martes, 21 de abril de 2009

ERRORES HISTÓRICOS EN DIARIO EL TIEMPO/ OCTUBRE 2008


Santa Ana de los Ríos de Cuenca, Octubre 5 del año 2008
In sollemnitate S. Faustina Kowalska

Dr. René Toral
Director de Diario El Tiempo
Ciudad
De mi consideración:

He de lamentar, in honorem veritatis splendor, que ustedes hayan publicado terribles errores, en contra de la historia de la urbe, en la nota sobre la Morenica del Rosario de la ciudad de Santa Ana de los Ríos de Cuenca.

En primer lugar, la imagen de la Morenica del Rosario fue traída a Cuenca como regalo del Rey Felipe II y de ninguna manera «debido a la construcción del templo de los hermanos dominicos», como erróneamente afirman ustedes.

En la historia de la provincia dominicana del P. Enrique Vacas Galindo, O.P, y en las investigaciones de Fray José María Vargas, O.P y Enrique Almeida, O.P., se dice que el Rey de España Felipe II obsequió dos imágenes de la Virgen de Rosario para los conventos de Santo Domingo de Quito y Cuenca, a poco de fundada la segunda urbe, por Gil Ramírez Dávalos, comisionado del marqués de Cañete Andrés Hurtado de Mendoza, tercer virrey del Perú.

Cuenta la Historia , magistra vitae/ maestra de la vida, que cuando llegaron las esculturas a la capital de la República , desde España, estaban embaladas de manera similar. Entonces, los superiores del Convento Máximo de Santo Domingo de Quito, creyendo que eran dos réplicas similares, sin abrirlas, enviaron una de aquellas a Cuenca, mientras el segundo bulto permaneció en Quito para ser colocado en la capilla del Rosario de la iglesia de Santo Domingo.

Cuando en días posteriores se abrió la caja que se quedó en Quito para colocarla en la iglesia dominicana de la capital, se encontraron con una Virgen del Rosario que tenía en su mano un letrero que decía «Cuenca», pero ya era muy tarde para hacerle retornar a la imagen que llegaba a la capital azuaya y que tenía en su mano una inscripción que decía: «Quito».

El hecho es singular, pues sólo hay que mirar y contemplar ambas imágenes, cum plena et accurata diligentia, para darse cuenta de que la escultura que llegó a Santa Ana de los Ríos de Cuenca era la mejor, pues estaba destinada a la que habría de ser la capital de la Real Audiencia de Quito, fundada como tal en 1563, por cédula del propio monarca Felipe II, el generoso donante de las esculturas.

Debido a la belleza del ejemplar que vino a Cuenca, los ciudadanos de la morlaquía la bautizaron como la «Morenica del Rosario» y llegó a convertirse en una de las principales advocaciones de la capital azuaya. Tan querida fue que, para el siglo XIX, los Sábados de Mayo de la Cuenca de antaño estaban a ella dedicados y el ilustre poeta cuencano Honorato Vázquez Ochoa compuso, desde el exilio en Perú, una de las mejores poesías a la Morenica dedicadas en Castellano antiguo, cuyos iniciales versos dicen así: «Morenica, mi vecina/ morenica del Rosario/ que habedes vuesa morada/ cabe la del desterrado/ desde el Rímac os envío/ recordaciones e planto…».

Por lo tanto, lo que ustedes afirman para decir que: «Fueron dos esculturas: una blanca y otra morena, la primera fue enviada hacia Nabón y la segunda se quedó en la ciudad, por ello el nombre de La Morenica » es falso y equívoco. Se sabe que lo que ustedes han escrito es una leyenda de esas que se han forjado con el correr de los siglos y que no tiene asidero de verdad frente a las investigaciones de los ilustres dominicos que he citado ut supra.

Además, si podéis ir a Nabón os habréis de dar cuenta que la Virgen del Rosario de esa iglesia es mucho más pequeña que la Morenica del Rosario, que tiene tamaño natural y solo este particular es suficiente para descartar la equívoca aseveración que escribisteis, seguramente guiados de una fuente oral y no escrita.

Por otro lado, el obispo de Cuenca que colocó en las sienes de la Virgen una corona de oro y pedrería, donada por el pueblo azuayo, fue Daniel Hermida Ortega, al que ni siquiera lo citáis como hubiere sido más conveniente.

También, hay que lamentar que no se diga que en el año 2001, para desgracia de Cuenca, el Divino Niño de la Morenica del Rosario fue robado por delincuentes que ingresaron a la iglesia de Santo Domingo, cuando era prior de la comunidad dominicana de Cuenca, el P. Domingo Sánchez, O.P., constituyendo este siniestro un grave atentado al Patrimonio Cultural de la Atenas del Ecuador.

En consecuencia, es bueno recordar que la imagen que se encuentra en el retablo de la iglesia de Santo Domingo no es la original Morenica del Rosario, sino una réplica de aquella, pues la verdadera imagen, sin su niño, se encuentra guardada en la sacristía del templo. Ustedes deben recordar que este robo incluso fue denunciado en la prensa cuencana de esos días.

Os escribo para aportar mayores elementos que nos transporten a la verdad, que es el legítimo leit motiv que debe unirnos, tanto a ustedes para difundir una nota histórica y a mí, para reivindicar la gloriosa historia de Santa Ana de los Ríos de Cuenca, desde mi función de escritor castizo y defensor de la historia y de nuestra bella lengua de Castilla.

Por eso, este aporte tiene como caro objetivo contribuir a que el «gaudium de veritate o gozo de buscar la verdad» sea manifiesto en beneficio de la comunidad cuencana, a la que obligados estamos a servir desde la pluma, in honorem veritas semper fidelis.

His cum affectibus vobis,

Diego Demetrio Orellana
Datum Concha, apud flumina Tomebamba, ad initium mensis octobris, die quinta, currentis Anno Domini bismillesimo octavae, in Sollemnitate S. Faustina Kowalska.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada