jueves, 14 de diciembre de 2017

JESUITAS: DIARIO «EL TIEMPO» EN CONTRA DE LA HISTORIA


Contra veritatis et solus ad verecundiam, Diario «EL TIEMPO» del día de ayer miércoles 13 de diciembre del año 2017 publicó una noticia falsa que la copiamos ex integro: «Con una mesa redonda, promovida por la Cátedra Abierta de Historia de la Universidad de Cuenca y la Dirección Municipal de Áreas Históricas y Patrimoniales, hoy se conmemoran los 250 años de la expulsión de los jesuitas del país, acontecida el 13 de diciembre de 1767».




Sin embargo, esta información es falsa pues la expulsión de los jesuitas no fue el 13 de diciembre de 1767 sino el 20 de agosto de 1767 y en Cuenca aconteció el 25 de agosto de 1767, por lo que sorprende que este yerro publíquese tan irresponsablemente, después de casi 4 meses de la fecha verdadera.


Para Ana Luz Borrero, de la Cátedra Abierta de Historia de la Universidad de Cuenca, «la información les cogió de sorpresa y el diario El Tiempo les ha hecho un grave daño» al haber publicado semejantes disparates.




Para Juan Martínez Borrero, la culpa es del periodista, quien es el señor Fabián Campoverde. Sin embargo, sea como fuere, la equivocación es TERRIBILIS y la desinformación al público resulta HORRIBILIS siendo causa de ludibrio e ignominia para los sensatos ciudadanos que quédanse absortos y patidifusos ante la fácil manera con la que se altera la historia in communitate nostra.



Pero los equívocos no concluyen allí y mientras avanzamos en la lectura aparecen otros gravísimos desafueros en la nota de «El Tiempo» cuando el periodista escribió, a su vez la siguiente abstrusa barbaridad contra veritatis: «Para entender la trascendencia de los jesuitas, cabe mencionar parte de su historia, cuya constitución en la Real Audiencia se debe a San Ignacio de Loyola y data de 1540. Posteriormente, 34 años después, llegan los primeros padres jesuitas a Quito.

Ad absurdum, lo que acabamos de leer es ridículo, por decir lo menos, puesto que, tal como ha redactádose la nota, la presencia de los jesuitas en la antigua Real Audiencia de Quito no débesela a San Ignacio de Loyola. In stricta veritas, la Compañía de Jesús establecióse en la antigua Presidencia de Quito el 19 de julio de 1586 cuando San Ignacio de Loyola ya había muerto 30 años antes de este acontecimiento, mientras que el 27 de septiembre de 1540 habíase fundado la Compañía de Jesús in nostra Sancta Mater Ecclesia.




Pero como abyssus abyssum invocat/ El abismo clama al abismo, una falta acarrea a otra y así, para que el pecado sea mortal, en diario «El Tiempo» escribióse adversum veritatis la siguiente hilarante y vergonzosa chifladura que la transcribimos de verbo ad verbum: «...en 1812, la Corte de Cádiz pide el retorno de los padres jesuitas, por petición de los diputados sudamericanos y en 1815 se deroga la radical sanción de Carlos III».

Este es aún un absurdo más absurdo pues las Cortes de Cádiz jamás podrían haber pedido el retorno de los padres jesuitas en 1812, ya que en aquel año todavía no se había refundado la Compañía de Jesús. Secundum historica veritas, la restauración de la orden ignaciana aconteció dos años después, el 7 de agosto de 1814, por el papa Pío VII, por lo que los datos de diario «El Tiempo» no pueden ser más cantinflescos y alejados de la lógica siendo causa de risa a carcajada batiente. Más todavía cuando la nota periodística termina diciendo: «Estos y otros temas se abren para todo público, principalmente docente, estudiantes de la carrera de Historia y Geografía y de áreas afines, investigadores, historiadores, arqueólogos y otros».



Si el objetivo de la mesa redonda es educar en historia y la nota de prensa que invita comete tantos desafueros en contra de la historia es conveniente considerar que se hace mucho daño desinformando a la comunidad con equívocas afirmaciones que reflejan la negligencia investigativa con la que escríbense absurdos dislates que solo son entendibles in honorem invincibilis ignorantiae.




La verdad sea dicha, no está demás indicar que la Dirección de Áreas Históricas de la Ilustre Municipalidad de Cuenca viene permanentemente atentando en contra de nuestra historia, con las agendas culturales plagadas de datos erróneos que atentan en contra de la historia y las tremebundas publicaciones que conspiran diem per diem et contra veritatis en una dependencia que debería cumplir un rol fundamental para resguardar y precautelar la verdad histórica por sobre todas las cosas. Solo recordemos el siguiente escándalo para confirmarlo in stricta iustitiaUNA AGENDA EN CONTRA DE LA HISTORIA.
Reverendissime Pater Francisco Piñas. SJ
Fotografía: Reverendissime Pater Iván Lucero, SJ


La mesa redonda contó con la presencia del Reverendissime Pater Francisco Piñas, SJ, Archivero de la Provincia Ecuatoriana de la Compañía de Jesús, quien pudo ser testigo del reclamo público que hiciéramos coram populo sobre este asunto que avergüenza y empaña a la historia jesuitica in patria aequatorianae.

Eventos de esta naturaleza deberíanse seguir promoviendo in conchensis urbe/ en la urbe cuencana por la Cátedra Abierta de Historia de la Universidad de Cuenca como así han prometido Juan Martínez Borrero y Ana Luz Borrero. Sin embargo, es pertinente aportar con las siguientes reflexiones que no pudieron ser dichas en la mesa redonda por habérsenos cortado la palabra a causa de la falta de tiempo.



1. Entre los ponentes, auxiliada por un ayudante, la señora María Tommerbak, quien ha sido nombrada historiadora de Cuenca en la Dirección de Áreas Históricas de la Municipalidad de Cuenca, presentó una paupérrima conferencia sobre la antigua iglesia de la Compañía de Jesús en Cuenca, con elucubraciones propias de una mente fantasiosa que olvida que la historia no es especulativa, pues el hecho histórico es fáctico y cuando encuéntrase ausente en proceso de investigación histórica el historiador responsable no puede ingresar al terreno de las presunciones fantasiosas con las que divágase por las sinuosas vías de los sofismas convirtiendo a la ciencia histórica en una fábula contra veritatis in provintia aequatorianae Societatis Iesu. Ya la fama de Tommerbak es una vergüenza en la urbe cuando la Curia Arquidiocesana de Cuenca rechazó su estudio histórico para la restauración de la Catedral Nueva de Cuenca, mientras su estudio histórico sobre el Puente Roto está atiborrado de equivocaciones históricas y su libro sobre el Pasaje León desbórdase de impreciones históricas y de rabulescas manipulaciones que vuelven fantasiosas muchas de sus aseveraciones en contra de la historia del barrio San Francisco de Cuenca.

2. Igual cosa acontece con el arqueólogo Juan Pablo Vargas, quien en su ponencia sobre los hallazgos arqueológicos de la iglesia de la Compañía de Jesús en Cuenca demostró una capacidad imaginativa nada inherente a la ciencia arqueológica y su fantasía desborda los límites de cualquier mente sensata para convertir a la historia en una fábula y para presumir, al socaire de sus responsabilidades como arquéologo, que debajo de los cimientos de la antigua iglesia de la Compañía de Jesús hállanse vestigios arqueológicos que convierten a este sitio, a su equívoco decir, en el descubrimiento arqueológico más importante del siglo XXI super flumina Tomebamba, mientras su estudio intitulado: «LIBERACIÓN Y EXCAVACIÓN ARQUEOLÓGICA EN EL PREDIO DEL CONSEJO GUBERNATIVO DE LOS BIENES ARQUIDIOSESANOS DE CUENCA –CURIA- CON CLAVE CATASTRAL 010203500100» hállase plagado de faltas gramaticales, errores ortográficos, semánticos y sintácticos con los cuales la propia historia de la llegada de los jesuitas a Cuenca ha sido confundida a la maldita sea con una acta de cabildo del 30 de  agosto de 1611, lo cual es digno de oprobio y vergüenza ex tota fortitudine.

Esta  protesta pública tiene como leit motiv el ánimo de defender a la historia de Cuenca, «Patrimonio Cultural de la Humanidad», puesto que nuestra historia y el prestigio cultural de la capital de la morlaquía no pueden seguir siendo atropellados in honorem invencibilis ignorantia et stultitia.

Pax vobis in Iesu, Pontifex qui tradidisti temetipsum Deo oblationem et hostiam,

Diego Demetrio Orellana


Datum Concha, super flumina Tomebamba, mensis decembris, die XIV, reparata salute Anno Dominicae Incarnationis MMXVII, 



viernes, 1 de diciembre de 2017

CENTESSIMUS ANNUS: UNA SEMBLANZA DE MONSEÑOR GONZÁLEZ SUÁREZ A CIEN AÑOS DE SU MUERTE



Sicut lux veritatis in historia nostra/ Como luz de la verdad en nuestra historia la egregia figura de Federico González Suárez brilla esplendente en el horizonte cultural de la patria, desde donde elévase in excelsis como varón de inmarcesibles virtudes, exemplaris et singularis ómnibus nobis. Nacido el doce de abril del año del Señor de 1844, cuando Santa de los Ríos de Cuenca cumplía 287 años de su castizo natalicio, y muerto hace cien años exactamente, in quitensis urbe, en la madrugada del primero de diciembre de 1917, fue un eclesiástico, historiador y arqueólogo ecuatoriano.


In provintia aequatorianae Societatis Iesu/ En la provincia ecuatoriana de la Compañía de Jesús González Suárez refulge como uno de sus militantes, pues por casi cerca de diez años fue jesuita, orden a la que abandonó en el año del Señor de 1872, a los 28 años de edad, «por razones que se las guardaba en el fondo de su corazón» como escribiría ab imo pectore en sus «Memorias Íntimas» cuando en la edad provecta reflexionaba sobre el sensus vero de su prolífica existencia, en el instante en que como hombre de bien cuestionábase sobre el sentido de la vida con las inmortales preguntas: ¿Quis egomet sum?/¿quién soy?; ¿Unde venio?¿Quoque vado?/ ¿De dónde vengo y a dónde voy?; ¿Cur mala adsunt? ¿Quid nos manet hanc post vitam?... ¿Por qué existe el mal? ¿Qué hay después de esta vida?...


Su salida de la Compañía de Jesús benefició copiosamente a Cuenca, urbe que – la verdad sea dicha- representó para el ilustrísimo prelado su madre intelectual pues por espacio de 11 años, desde 1872 hasta 1883, lo acogió como hijo adoptivo siendo el lugar en donde forjóse como presbítero católico romano apud flumina Tomebamba. La ciudad cargada de alma fue el magnánimo suelo en donde nació su afición por los estudios históricos y arqueológicos en donde, post factum, habría de destacarse como estrella luminosa de refulgente presencia ad futuram rei memoriam.


Y es que en la Atenas del Ecuador hubo un cuencano ilustre que supo justipreciar el asombroso talento del egregio historiador ecuatoriano. Trátase de monseñor Remigio Estévez de Toral, quien fue su mecenas y padre espiritual, por quien Cuenca embebióse de la sabiduría, la preclara inteligencia, la pluma y la fuerza oratoria de su verbo in nostra Sancta Mater Ecclesia et super omnia in culturalis aspectibus. In illo tempore/ Por aquel tiempo, era ya un integérrimo varón que descollaba fulgurante ora por su gran talento, ora por su habilidad política, ora por su sabiduría enciclopédica, ora por su oratoria sagrada que aseméjalo a un verdadero Crisóstomus in conchensis urbe et in patria aequatorianae.

Esas fueron precisamente las virtudes que haríanlo alcanzar las posturas más altas ab intra ecclesiae, dentro de la Iglesia, desde donde ejerció una influencia todopoderosa ora en la política, ora en la religión, ora en el Estado pudiéndose decir de él ex tota fortitudine: vir bonus discendi peritus/ hombre de bien que sabe hablar, tal como si fuere una luminosa personalidad in Roma Semper aeterna et solus ab immemorabili.

En la política la Divina Providencia teníalo asignado un rol importantísimo ad perpetuam rei memoriam. Ergo, en el año del Señor de 1878 fue electo diputado por la provincia del Azuay a la Convención de Ambato. Cuando tuvo que dejar a la ciudad de Cuenca, urbe semper amata, en 1883, establecióse in quitensis urbe, desde donde volvióse un adversario inflexible de la oprobiosa y vesánica dictadura de Ignacio de la Cuchilla, así llamado por el verbo flamígero de Montalvo al Gral. Ignacio de Veintemilla, de aviesa condición y atrabiliaria conducta contra dignitatis et adversum libertatis.

Esta respetable postura hízole una figura temida por su gran prestancia moral y para el año del Señor de 1887 González Suárez encumbróse aún más como sol esplendente del horizonte moral de la patria al desnudar a José Peralta como un vergonzante plagiador, acusación de la que jamás Peralta pudo resarcirse ante el genio sapiente que lo puso en la vindicta pública como un falsario fanático y deshonesto in communitate nostra.

El Congreso del año del Señor de 1892 acogeríalo aún como senador de la república, mientras para la época su gran Historia del Ecuador consolidábase ya como la más grande contribución a la patria in via historiae. Es en este momento en que estando en el pináculo de la fama, nuestro Santísimo Señor León, por la Divina Providencia papa XIII, erigiólo para ocupar el obispado de Ibarra, el 14 de diciembre de 1894, supérstite la gran polémica que incendiaba a la república por las graves denuncias que su pluma consignó en el tomo IV de su Historia del Ecuador en contra de la orden dominica, por un escándalo que habíase ocultado desde la Colonia contra veritatis.



La revolución liberal y el fanatismo clerófobo de Alfaro no pudieron contra él y en el año del Señor de 1906 el Santo Padre Pío X nombrólo como Arzobispo de Quito, siendo el único obispo ecuatoriano en todo el territorio patrio y ejerciendo el papel de «guardián de la fe». Desde allí, in quitensis urbe, con su habilidad política fue el gestor del nombramiento de obispos en todas las diócesis ecuatorianas en las que el fanatismo liberal había impedido que la Santa Sede nombrara purpurados, mientras la capital de la república fue el epicentro de su gran labor apostólica gobernando a la iglesia ecuatoriana hasta su muerte.

Sicut quitensis archiepiscopus in patria aequatorianae/ Como arzobispo quiteño en la patria ecuatoriana fue demasiado inteligente para despolitizar al clero. No obstante, mantúvose implacable para oponerse a la doctrina liberal, ex tota anima sua, con las leyes que a su pensar íbanse en contra de la Iglesia, como aquellas del matrimonio civil, el registro civil, la libertad de cultos, el divorcio y el laicismo estatal, tanto como la ley de educación en la que subyacíase el laicismo.

In admirabilis magisterium ab intra Ecclesiae/  En admirable magisterio dentro de la Iglesia, así habría de describir su labor patriótica pro Patria et Deo: «Como obispo me considero firmemente adherido a la silla apostólica... Como ciudadano, amo a mi patria con el más sincero amor y el más desinteresado patriotismo. En mi pecho caben muy bien el amor a la Santa Iglesia y el amor a la patria, sin que el un amor pugne con el otro, pues en la moral católica es imposible esa pugna. Y no sucederá nunca el caso de que un católico sincero se encuentre en la ineludible disyuntiva de optar entre el sacrificio de la patria o el sacrificio de la religión».


Un retrato físico del celebérrimo arzobispo muéstralo así, de verbo ad verbum: «estatura pequeña, cabeza bien formada, cabello entrecano, frente alta y limpia donde brillaba la centella del genio, espesas y arqueadas cejas, el mirar melancólico y penetrante, la nariz larga y algo extendidos los labios al terminar en su parte inferior, las mejillas blancas, sonrosadas y salientes; la boca grande y gruesos labios, el andar lento y mesurado. Tranquilo y apacible en el trato familiar y cuando estaba de buen humor, serio y severo en el ejercicio del ministerio sacerdotal. De temperamento nervioso y sensible, al contemplar su rostro bien a las claras se veía que un sentimiento de tristeza profunda dominaba su alma noble y generosa. Sus modales decorosos y dignos inspiraban respeto y aún veneración. Tenaz en sus propósitos y firme en sus resoluciones, nunca le faltó el valor para llevar a cabo empresas de trascendental importancia. Solía decir que el honor era el premio a la virtud. Sirvió de puente y evitó el abismo entre dos mundos, el decimonónico que él clausuró y el siglo XX que inauguró con su influyente personalidad de sabio y sacerdote. Al recibir a cualquier persona levantaba la cabeza y el pecho para mirarla de frente, gesto que le daba un aire señoril y regio, como de quien no se intimida ante nadie y que infundía respeto y algo de turbación en cuantos se le acercaban, sobre todo la primera vez. De índole comunicativa, gustaba de la conversación y de las tertulias de amigos, deleitándolos con las anécdotas que refería con gran franqueza y cierto gracejo».



In via historiae, fue el fundador de la Sociedad Ecuatoriana de Estudios Históricos Americanos y en el año del Señor de 1909 fundó la Sociedad Ecuatoriana de Estudios Históricos Americanos, que en 1920 transformaríase en la Academia Nacional de Historia.

Fotografía: R.P. Iván Lucero, SJ

Cien años ha, el sábado 1 de diciembre de 1917, alrededor de las 04h00 expiraba este santo varón ad portas Dei, en el Palacio Arzobispal. La ciudad alborotóse pues había muerto el más importante personaje de la patria, el varón de mente lúcida y de alma apasionada pro patria et Deo. El presidente Alfredo Baquerizo Moreno, el Ilustre Concejo Cantonal de Quito presidido por J. F. Game, la Corte Suprema de Justicia, la Academia de Abogados, la Junta Administrativa de la Universidad Central, la Sociedad Ecuatoriana de Asuntos Históricos fundada por el conspicuo arzobispo con las diferentes diócesis de la patria uniéronse al dolor que su partida causaba sicut magno sacerdos in persona Christi capitis et sancte episcopus in nostra Sancta Mater Ecclesia ubi luceat omnibus nobis sicut lux veritatis in historia nostra.

Diego Demetrio Orellana

Datum Concha, apud flumina Tomebamba, mensis dicembris, die primus, reparata salute Anno Dominicae Incarnationis MMXVII, vesperas I Dominica Adventus.

martes, 28 de noviembre de 2017

SANTIAGO ROLDÓS CONTRA LA CENSURA ARZOBISPAL Y MUNICIPAL

LA PATRIA VUELVE (MÁS REACCIONARIA QUE NUNCA)

POR: Santiago Roldós Bucaram
REVISTA VISTAZO




Cuentan sus allegados, en Guápulo y el sector de la Casa de la Cultura,  que Samuel Chambers hacía su propia ropa, vestía como un hada, comía de su huerto, paseaba a animales a los que no consideraba de su propiedad, ayudaba a turistas y desplazados, intercambiando lo que podía y quería con quien lo necesitase, y se sostenía dando cursos de permacultura, una filosofía y tecnología sustentada en vivir de espaldas a las lógicas del sistema, en paz y sin guerra.

La noticia de su asesinato, con apenas 25 años –había desaparecido en octubre, y su cadáver fue identificado por un tatuaje-, nos llegó poco tiempo después de conocer la censura contra la exposición de Marco Alvarado en el Museo de las Conceptas de Cuenca, la cual sería cómica si no fuera un nuevo retroceso del Estado de Derecho –abolido desde Montecristi- y del laicismo ecuatoriano.



El lunes 13 de noviembre, a dos semanas de inaugurada la muestra, en visita guiada por el propio Alvarado, un joven estudiante de diseño gráfico le pide explicaciones, cada vez con mayor violencia, sobre una urna que para él viola un lugar santo con pornografía, un pequeño collage donde una pareja simula un coito sin exhibición de genitales ni penetración: en realidad lo más evidente es la nariz de payaso con que se ridiculiza al personaje masculino.

Los propios compañeros y el profesor del joven le imprecan, contienen y terminan sacándolo en peso, después de golpear y tratar de romper la urna. Un atentado criminal protagonizado por un fanático religioso o enajenado, condenado por ciudadanos de a pie, pero que no mereció otra respuesta de las autoridades que la clausura de la obra agredida, y una censura nebulosamente articulada por la Municipalidad de Cuenca y el Obispado del Azuay.

MÓNICA MUÑOZ, 
QUIEN AHORA SE CONTRADICE FRENTE A LA CENSURA



MARCO PÉREZ CAICEDO, 
ARZOBISPO DE CUENCA Y CENSURADOR ECLESIÁSTICO


MARCELO CABRERA PALACIOS, 
ALCALDE DE CUENCA Y CENSURADOR MUNICIPAL


JUAN ANDRÉS RAMÍREZ CRESPO, 
AUTOR INTELECTUAL DE LA CENSURA 
Y MANDANTE DEL ARZOBISPO PANIAGUADO 
Y DEL PUSILÁNIME BURGOMAESTRE 

FRANCISCO ABRIL, DIRECTOR MUNICIPAL DE CULTURA
OSCURO ARTÍFICE 
DE UNA PROPUESTA INDECENTE 
AL ARTISTA MARCO ALVARADO

Contradiciendo las primeras versiones que dio al propio artista, la directora del Museo, Mónica Muñoz, afirma ahora que al alcalde y el obispo simplemente «transmitieron su preocupación» a través de terceros, como el secretario de Cultura Francisco Abril, por las «varias denuncias» de ciudadanos, y que fueron las hermanas conceptos, «dueñas de casa», quienes le pidieron retirar la muestra –todo hay que decirlo: solo después del atentado. Durante dos días intenté hablar con el alcalde y el secretario, para conocer sus versiones, sin éxito.



Ganador junto a La Artefactoría del Premio Mariano Aguilera, precisamente por una obra que hoy incluía la exposición atropellada, Alvarado lo tiene claro: La inconsecuencia y el ocaso de los gobiernos de izquierda parece haber empoderado a los sectores más reaccionarios de una derecha atávicamente religiosa que viene por todo y por todos. El fenómeno, desde Trump hasta el homófobo de Putin, pasando por la reciente agresión de la pensadora feminista Judit Butler a manos de racistas e integristas evangélicos en Brasil, es regional y global. Pero a dicho integrismo religioso, sea católico, musulmán o evangélico, habrá que resistirlo y denunciarlo local y puntualmente cada vez que atropelle, excluya, asesine y aterrorice.

Debemos pedir justicia para Samuel Chambers y condenar la censura contra Marco Alvarado. Basta del imperio de la religión en la vida de un Estado  y una sociedad laica.

El asesinato de Samuel Chambers y la censura contra la obra de Marco Alvarado confirman el auge del fanatismo religioso y las diversas formas de intolerancia y violencia con que opera.

lunes, 20 de noviembre de 2017

IVÁN PETROFF: UN CENSURADOR CENSURADO AD NAUSEAM



Ad verecundiam, tal como quien escupe al cielo haciendo que su escupitajo caiga rocambolesco sobre sí mismo, el cuestionado ciudadano Iván Petroff Rojas, ex presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Azuay, pronúnciase sobre la censura a la obra de MARCO ALVARADO en el MUSEO DE LAS CONCEPTAS de Cuenca.



Así entonces, Petroff olvida que fue el censurador de la obra «HUARMICATURAS POR LA LIBERTAD», de la destacada artista Vilma Vargas en contra de SU MAJESTAD RAFAELINA, y dejando ver su terrible rabo de paja como CENSURADOR RAFAELINO ha espetado, dentibus albis, las siguientes expresiones, en el muro de Jonathan Kouperman, tristemente célebre funcionario del Museo Pumapungo de Cuenca y esbirro fiel del latrocinio rafaelino in patria nostra:


Iván Petroff Nuestro total respaldo a Mònica Muñoz. La censura en el arte es inconcebible

1
15 de noviembre a las 20:58

Desde este espacio libertario conviene señalar, ad nauseam, que la solidaridad de Petroff para Marco Alvarado es asquerosa a capite ad calcem, mientras el filocorreísmo de Petroff confirmóse el 4 de mayo del año 2016 cuando intentó clausurar la muestra libertaria Huarmicaturas para la libertad:«http://criticayopinioncultural.blogspot.com/2016/05/huarmicaturas-lo-que-no-se-ha-dicho.html», de la aguerrida caricaturista Vilma Vargas, quien mostró desde el arte -con este proyecto expositivo- su férrea oposición a la dictadura rafaelina a la que Iván Petroff venera como las «anguis in herba» o «serpientes bajo la hierba», adulando al tiranuelo de turno y espantando con sus aúlicos febricitantes, tal como si fuesen perros rabiosos que vomitan espumarrajos por sus fauces, a todos quienes combaten al tirano verdeflex in patria aequatorianae.



Nos solidarizamos con Marco Alvarado por la censura arzobispal y municipal a su exposición y rechazamos estas hipócritas palabras de Petroff, quien no tiene calidad moral para oponerse a una censura al arte con palabras hueras, las cuales cuestiónanse por todos quienes, como actores culturales, considerámoslas incompatibles con la ética, aunque para el cuestionado personaje esta conducta es parte de sus antivalores que magníficanse in excelsis bajo una despersonalización enfermiza y patológica que ha llevádolo a vivir de la asquerosa adulación de sus corifeos y tiralevitas tanto como de las repugnantes mentiras que propala cada vez que abre la boca; vicios propios de aquellos miserables seres que no conocen el valor de la decencia ni la importancia de la santa libertad.


Diego Demetrio Orellana
In Concha, mensis novembris, die vicesimus, currentis Anno Domini MMXVII, octava Dominica XXXIII per annum.

OPINIONES CIUDADANAS




Cuerpo del mensaje

CARTA ABIERTA AL ALCALDE DE CUENCA SOBRE UNA REPUDIABLE CENSURA

Carta abierta


Sr. Marcelo Cabrera
Alcalde de la ciudad de Cuenca

 Como ciudadanos de esta urbe y como ecuatorianos de un país laico, queremos expresar nuestra indignación y total rechazo a lo que consideramos una muestra de intolerancia por parte de la Alcaldía de Cuenca, al clausurar arbitrariamente la muestra del reconocido artista Marco Alvarado. Hecho lamentable de represión artística en una ciudad que pretende ser referente cultural del país.


 Le solicitamos a usted Sr. Alcalde, que nos aclare los motivos de su decisión, pues le recordamos que usted fue electo para servir a la ciudadanía de Cuenca y para administrar la ciudad, no para que decida por nosotros sobre qué tipo de muestra o expresión artística podemos ver. No es la primera vez en la que la Alcaldía se ha convertido en un brazo ejecutor de los intereses de la Iglesia, aún esperamos la demolición del inmueble construido en la vía pública de la histórica calle Santa Ana y que permanece allí como muestra del abuso por parte del clero hacia la ciudad y de la inoperancia municipal en hacer respetar las leyes y ordenanzas.



 También le solicitamos a usted una explicación clara sobre la administración y financiamiento del Museo Monasterio de las Conceptas. Si el Museo (salas de exhibiciones)  percibe fondos públicos sería conveniente que su funcionamiento y administración responda ante los ciudadanos y sea regentado por funcionarios públicos.

 En defensa de la libertad de expresión y en apoyo de los artistas ecuatorianos, los abajo firmantes esperamos su respuesta.

 Atentamente,

Diego Delgado - Diseñador y ciudadano al día con sus impuestos

Diego Demetrio Orellana - Historiador y Curador

Vilma Vargas - Artista y Caricaturista

Ariel Velázquez Vélez  - Fotógrafo y artista visual

Juan Martín Cueva - Cineasta

Fernando Falconí - Artista, Gestor cultural y Docente

Sylvia García - Poeta y artista plástica

Adrián Esteban Chuquiguanga - Artista visual

Isabel Calderón Mora - Artista plástica y ceramista

Edwin Anilema Troya - Artista

Diego Vaca - Artista visual

 Marcelo Ormaza - Artista plástico

Marcelo Manosalvas - Artista plástico

Fernando Coellar - Artista plástico

Eduardo Yumisaca - Investigador social, dibujante

Víctor Lalón - Artista plástico

Galo Barros Córdova - Diseñador, artista visual

Augusto Pucha - Artista Títeres Piolín

Francisco Ron Santillán - Artista multimedia

Franklin Cepeda Astudillo - Historiador

Iván Campoverde Ochoa - Arquitecto

Hernán Burbano - Arquitecto

Juan Diego Badillo - Master en Administración y Conservación de Bienes Patrimoniales, Ceramista

Diego Castro Ochoa - Gestor cultural en temas patrimoniales

Christian Colt Mendoza - Técnico en Cultura, Patrimonio y Turismo

Diego Velasco Andrade - Escritor, arquitecto, docente investigador UCE

Carlos Enrique Villavicencio - Músico concertista de Guayaquil Ensamble Concert

Cristian Castro Crespo - Cantante lírico de ópera

Fernando Chávez Rojas - Cantautor, músico

 Linda Jaramillo  - Cantautora

Wiliam Sánchez  - Músico

Iván Patricio Álvarez Chacón - Director de la Biblioteca Víctor Manuel Albornoz, Museo
Pumapungo de Cuenca

Pedro Colangelo Kraan - Poeta y docente argentino residente en Cuenca

Asoreth Becsi - Poeta

David Sánchez Santillán - Poeta y doctor en Jurisprudencia

Genoveva Ponce - Escritora

Elsy Santillán Flor - Escritora novelista

Miguel Morán Gonzales - Abogado y escritor

Francisco Ron Proaño - Master en Sociología Rural y ensayista

Javier Cevallos Perugachi - Actor, escritor y gestor cultural

Fabián Saltos Coloma - Antropólogo y gestor cultural

Ing. Juan Carlos Huaraca - Gestor cultural y coreógrafo de Danza Nacional

Paulina Ortega - Actora cultural Imprenta Gráficas Ortega

Glenda Méndez  - Vicepresidenta Ejecutiva de la Asociación Latinoamericana de DDHH

Dr. Francisco Quintanilla Zamora - Abogado del Foro Interamericano de Derechos Humanos FIDHE

Cristina Vinueza  - Activista social de Guayaquil

Elsita Orellana Vintimilla  -Activista de Derechos Humanos en Cuenca

Paúl Germán Castro Álvarez - Activista social en Cuenca

Arq. Fabián Tenesaca - Activista social, Juventudes Socialistas de Cuenca

Dr. Felipe Delgado Jara - Activista social

Maritza Rivas - Activista social

Daniela Delgado Cárdenas - Activista social

Carlos Yascaribay - Activista social

Chesco Missura Martensen - Activista social

Lucía Coronel Coronel - Activista social

Ing. María Agusta Cárdenas Urgilés-  Activista social, ex candidata a la Alcaldía de Cuenca

Cap. Diego Fernando Rodríguez  - Activista social de Guayaquil 

Ing. Juan Bustillos Ronquillo - Ex presidente de la Federación de Barrios de Cuenca

Samuel Coronel  - Gerente de Operatours Azuay

Dr. Patricio Rodas Narea - Doctor en Jurisprudencia

Galo Carvajal - Activista Cultural y librero

Mirian Patricia Moscoso Loyola - Ex reina de Cuenca, activista social, fundadora y Presidenta
vitalicia de la Fundación Reinas de Cuenca

Tras la sombra del Arte - Colectivo de artes literarias y visuales de Riobamba

Ñusta Juliana Vega - Artista plástica y actora cultural, Cuenca.


OPINIONES CIUDADANAS


SEÑOR ALCALDE Marcelo Cabrera, EN LA Alcaldia de Cuenca,
Municipio Cuenca, Cuenca Alcaldías: EXIGIMOS, EX TOTA
FORTITUDINE, QUE SE DIGNE CONTESTAR ESTA MISIVA
QUE LOS CIUDADANOS PRECEDENTES ENVIAMOS A SU
PERSONA PREOCUPADOS POR UN ACTO AUTORITARIO
Y ATRABILIARIO CON TINTES DE PREPOTENCIA Y ABUSO
DEL PODER EN UN ASUNTO EN EL QUE, AL PARECER,
NO ESTÁ USTED CAPACITADO PARA ENTENDER,
MIENTRAS EN LOS ACUCIANTES PROBLEMAS DE LA
COMUNIDAD CUENCANA HAY UNA EXCESIVA LENIDAD
PARA ACTUAR, COMO EN EL CASO Tranvía Cuenca.

AD INTERIM, EN LA Iglesia de Cuenca EL ARZOBISPO
NO PONE MANO DURA CONTRA EL CLERO IGNORANTE
E INSOLENTE QUE INCIDIÓ EN LA CENSURA, A 
TRAVÉS DEL PADRE JOFFRE ASTUDILLO, SECRETARIO
DE COMUNICACIÓN DE LA Iglesia de Cuenca.



LA VERDAD SEA DICHA, LA CURIA ARQUIDIOCESANA DE
CUENCA ACTUÓ IRRESPONSABLEMENTE HACIÉNDOSE
ECO DE LA INTOLERANCIA QUE HA MOSTRADO PARA
LA MUESTRA ARTÍSTICA EL MOVIMIENTO
«GUARDIANES DE LA FE», QUE PROMUEVE, CON
FANATISMO CIEGO, LA VENERACIÓN A LA VIRGEN DEL
CAJAS, A TRAVÉS DE JUAN ANDRÉS RAMÍREZ CRESPO,
UNO DE SUS CABECILLAS IN CONCHENSIS URBE,
SUPER FLUMINA TOMEBAMBA.

LA CENSURA AL ARTISTA Marco Alvarado EN EL Museo
Monasterio de las Conceptas EN CONTUBERNIO,
CONNIVENCIA Y CONCUPISCENCIA CON Marco
Pérez Caicedo, ARZOBISPO EN LA Iglesia de
Cuenca, ES ALGO QUE DESPRESTIGIA A LA
Iglesia de Cuenca Y AL PROPIO Municipio Cuenca
COMO ENTIDADES PERSECUTORAS AL
LIBRE PENSAMIENTO CONCULCANDO NUESTROS
DERECHOS CONSTITUCIONALES A LOS QUE
OBLIGADOS ESTÁIS A SER GARANTES.

LIBERTAS REI SOCIALIS EST,

Diego Demetrio Orellana

OCTAVA DOMINICA XXXIII PER ANNUM, AD MMXVII
**************************************************



Glenda Mendez ha compartido tu publicación.
JAMÁS UN ELEGIDO PUEDE SER ARBITRARIO!
TIENE QUE SER VOCERO DEL PUEBLO Y NO HABLAR POR EL PUEBLO!
*************************************************************************************************
Patricia Peña Carrasco Quien es la persona que critica la obra?


Mostrar más reacci
Eliminar
Isabel Calderon A mi también me gustaría saber quien es!


Eliminar
Ceciliana Carrasco En la publicación decía que fue un señor que armo un escándalo en el museo....que se desencadenó en una denuncia y en la posterior clausura y renuncia de la directora del museo
Eliminar
Isabel Calderon Si, pero no dice el nombre de dicho señor. ..

Mariaugusta Vintimilla La ignorancia, es quien cierra una exposición. No se necesitan nombres


Mostrar más re
Eliminar
Isabel Calderon Me admira la actitud del municipio. ..

Analu Serrano Que pena y vergüenza 🙈 la imagen de la ciudad quedó ya en el mundo de las artes de la U en Guayquil !


Mostrar más reaccio
Eliminar
Sylvia Quezada Es una verdadera lástima que hechos como este ocurran en nuestra ciudad.


Mostrar más reac
Eliminar
Ceciliana Carrasco Una vergüenza que no nos debe incluir a todos los cuencanos con criterio!!!


Mostrar más reacciones
Daniel Pekin Palacios Que horror siguen mis paisanos con mentalidades de la época de la chispa,por eso siguen las nuevas generaciones con paradigmas estúpidos y no son felices, que pena por el arte y la cultura