domingo, 31 de mayo de 2015

AD CONCLUDENDI: MENSIS MAII

La Virgen de Bronce/ 
Fotografía de Bill Riordan

Una bella imagen de la Virgen de Bronce, la cual es obra de Bill Riordan, un aficionado a la fotografía, parece un delicado pretexto para despedir a mayo en la capital de la morlaquía, urbe tradicionalmente mariana en donde el culto a la Santísima Virgen es proverbial in saecula saeculorum.

La escultura de la Virgen de Bronce, captada por el lente de Bill Riordan, permite contemplar la silueta de la Inmaculada Concepción en uno de los monumentos más bonitos de la ciudad amada, el cual fue importado desde Alemania, pues mandóselo a fabricar en la casa Mayer en 1904, para que la urbe celebre los 50 años de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción in nostra Sancta mater Ecclesia.

Efectivamente, el hecho había acontecido el 8 de diciembre de 1854 por el papa Pío IX y Cuenca celebró las Bodas de Oro de tal evento histórico con este maravilloso monumento por el que la piedad popular hizo que se lo bautizase como la Virgen de Bronce y que hoy, el 31 de mayo del año 2015, 111 años después, nuestro amigo Bill Riordan lo ha captado con un singular talento fotográfico por el que la foto sublima el alma y cautiva la mirada hasta los límites paroxísticos del embelesamiento in cordibus nostris.



Pero el talento de Bill nos lleva a contemplar este otro éxito fotográfico con la escultura de la Virgen de Bronce, con esa fuerza expresiva de los verdaderos artistas de la imagen, que pueden captar sub specie instantis preciosos momentos que quédanse in aeternum como muestras evidentes de la belleza que nos circunda y a veces ni la percibimos en el tráfago de nuestras vidas.



La Virgen de Bronce/ Foto de Octavio Díaz Rodríguez
Pág 331 libro Viaje a la Memoria, de Felipe Díaz Heredia

Mas desde la fotohistoria cuencana, Bill Riordan -al ofrecernos una mirada contemporánea sobre la Virgen de Bronce- coincide sorprendentemente con el fotógrafo cuencano Octavio Díaz Rodríguez, quien en el año del Señor de 1928 captó también el monumento de la Virgen de Bronce en un atardecer cuencano dejándonos una imagen cautivadora in excelsis, por la cual podemos columbrar que la Virgen de Bronce tenía in diebus illis/ en aquellos días, una urna singular de características góticas, la cual luce, a contraluz, como un detalle especialísimo de este precioso rincón cuencano de la Mater Immaculata, Regina sine labe originalis concepta. La foto de Rodríguez es del archivo fotográfico del destacado foto historiador cuencano Felipe Díaz Heredia y hállase en la página 331 de su precioso libro «Viaje a la Memoria, Cuenca: su historia fotográfica».

Esplendorosas imágenes que tanto antaño como hogaño nos invitan a pensar en la calidad mariana de Cuenca, urbis semper veneranda, donde exquisitos poetas cantaron a María Santísima ensoñadores versos como los que proferiría desde la lírica el gran poeta cuencano Manuel María Palacios Bravo: «Divina reina de amor/ todo el que cantar aspira/ debiera templar la lira/ de tu trono al resplandor/ y al pulsarla con primor/ la primer nota sonora/ parecer quiere señora/ cual los primeros vagidos/ de las aves en sus nidos/ son para la riente aurora», mientras el P. Julio María Matovelle despedíase del mes de María con sus inmortales versos puestos luego en música por el gran compositor cuencano José María Rodríguez: «Lumbre de Mayo, risueña / la montaña te escondió, / mientras de lejos te alcanzan/ los acentos de mi adiós… Ay, Madre, la luz se apaga, / Ay, Madre, se esconde el sol. / Adiós, oh, Mes de María, / Oh mes de mi Madre. Adiós…».

His cum affectibus vobis,

Diego Demetrio Orellana


In Concha, mensis maii, die XXXI, currentis Ano Domini MMXV, in sollemnitate Sancta Trinitas unus Deus.

viernes, 22 de mayo de 2015

RÉQUIEM POR EL PINUS RADIATA EN CUENCA

DÍA NACIONAL DEL ÁRBOL

RÉQUIEM POR EL PINUS RADIATA EN CUENCA 

Concha, trahe me: post te curremus in odorem unguentorum…/ Cuenca, atráeme en pos de ti y correré tras el olor de tus aromas... Del Cantar de los Cantares parafraseamos esta idea para explorar a la ciudad de Santa Ana de los Ríos de Cuenca a través de los hermosos árboles que encuéntranse en los campos y rincones de la morlaquía y que dan fiel testimonio del glorioso pasado de la ciudad «Atenas del Ecuador» y «Patrimonio Cultural de la Humanidad».


Hay urbes que ufánanse de sus árboles y mantiénenlos como parte sustancial de su patrimonio natural. Santa Ana de los Ríos de Cuenca debería ser una de ellas pues la capital azuaya, que es una continua caja de sorpresas, disfruta no sólo de flores y fuentes todo el tiempo sino también de muchos árboles que, in spiritus et veritas, permanecen impertérritos como silenciosos testigos de la historia comarcana.



Y es que la Historia, que es Magistra vitae/ Maestra de la vida, perfila siempre la conciencia crítica de una comunidad dueña de indelebles señas de identidad y cultura. Por ello, sólo se ama lo que se conoce ha díchose desde siempre y la gente que ha nacido o vive en Cuenca obligada está a conocer a sus árboles para amarlos en testimonio permanente de cariño a la ciudad cargada de alma.



Aunque quizás pocos lo recuerden, hoy es el «DÍA NACIONAL DEL ÁRBOL» y justamente -en los últimos días- ha acontecido en la ciudad uno de los más graves arboricidios con los pinos emblemáticos de la Av. España, en la parte septentrional de la capital azuaya, por lo que aprovechamos la singular efeméride a fin de proferir un RÉQUIEM POR EL PINUS RADIATA en la capital de la morlaquía.

La destrucción de los especímenes arbóreos ya esperábase por la construcción del tranvía. Ergo, conviene reflexionar en esta triste realidad por la que colúmbrase que Cuenca parece condenada a ser menos verde a causa del «progreso». Podríase decir así, in honorem veritatis, que este es el caro costo de la modernidad, mas nunca podráse justificar que la ciudad renuncie a sus preciosos árboles por los que adquirió una bella fisonomía in patria nostra.

PINO




Pulchrum ante omnia/ Hermoso ante todo, el pino es uno de los árboles ornamentales más bonitos de la ciudad y, sin lugar a dudas, trátase de una especie que nos ha acompañado por mucho tiempo. Encuéntraselo en los parques de la Madre, Miraflores y Cristo Rey de Cullca, en las avenidas Solano, España y 12 de Abril y hasta en algunas casas de la ciudad, en sus huertos, donde esta conífera es de veras admirabilis in communitate nostra.


Ad exemplum, uno de los ejemplares más valiosos hállase en la Av. Solano, en la esquina del colegio «Benigno Malo», donde el gigantesco porte alcanzado es impresionante y su forma cónica irregular configura un atractivo paisaje junto con sus compañeros, los inconfundibles molles de dicha avenida. Su nombre científico es Pinus radiata y es miembro de la familia Pinaceae; su tronco es leñoso, recto y de rugosa corteza.


Ad sollemnitatem, majestuoso, señorial, enorme, con su aspecto verde oscuro y sus sorprendentes formas es un árbol que vuélvese de inconfundible presencia en el universo arbóreo de la ciudad, en donde por su talle y su belleza atrae ipso facto las miradas de quienes lo observan como elemento sui generis para adornar diversos espacios públicos y privados super flumina Tomebamba.


Se sabe que antes de la década de 1950 no existían in conchenis urbe. Ergo, no hay pinos centenarios en la urbe, mas la especie es generosa para multiplicarse y por todo el perímetro urbano los vemos elegantes y originales. Así, los pinos de la Avda. España, secundum histórica veritas, sembráronse cuando hízose el Plan Regulador de Cuenca por el arquitecto Gilberto Gatto Sobral, quien diseñó esta avenida como una arteria septentrional a la que accédese a Cuenca desde el norte.


Así pues, la Av. España surgió como emblema de la modernidad urbanística de Cuenca en el siglo XX y para fines de la década de los cincuenta estas esplendorosas pináceas estaban ya presentes como elementos arbóreos de este espacio. Como trátase de un árbol de lento desarrollo puédese decir que los pinos cuencanos guardan tras de sí valiosas memorias de la urbe, pues han estado presentes en el paisaje de la morlaquía durante casi 70 años, siendo una especie introducida que engalana a la capital azuaya amabilis et admirabilis in veritatis splendor. Como resiste a las bajas temperaturas, a los fríos y a la neblina, adaptóse ipso facto en la ciudad pues por décadas ha sido típico de la región.




Es un árbol exótico, de hojas perennes y crecimiento lenticular. Su fronda tiene unas resinas que cuando caen al suelo impiden que debajo de sus ramas crezca todo tipo de plantas. Por ello, son peligrosos para sembrarse en los páramos, donde han alterado el ecosistema cuando han usádose para reemplazar a los árboles autóctonos de los bosques primarios, mas como árboles ornamentales los pinos son preciosos en los parques, parterres y jardines de la capital azuaya y de cualquier urbe y es mejor sembrarlos con intereses estrictamente decorativos.


No obstante, aunque muchos no háyanse percatado, en los últimos días, más de una decena de bellos pinus radiata han sido talados en la Avda. España, desde el sector del Terminal Terrestre hasta la zona del aeropuerto, en donde configuraban una especial fisonomía de dicha parte septentrional de Cuenca.





Desde que hace tres meses comenzaron los trabajos del tranvía por esas zonas, al momento de abrir la avenida, ya cortáronse las raíces de estos pinos de manera inmisericorde provocando una lenta y dolorosa agonía para estos árboles que, uno a uno, fueron secándose y muriendo, acriter et fideliter, como lo podemos comprobar en esta imagen.





Hace unas semanas, ya podíase observar que algunos pinos adelantáronse en su mortífero proceso, como lo vemos en esta foto de la Avda. España del 25 de abril. Ad effectum videndi, en las imágenes corrobóranse, in stricta veritas, que estos tres pinos -que tenían taladas sus raíces desde que iniciáronse los trabajos del tranvía en la Av. España- no tuvieron la misma manera de resistir a su muerte, pues los dos primeros, a la izquierda, aún yérguense como si se negasen a morir, aunque amarillentos, mientras el tercero aparece vis a vis ya muerto sin motivo ad finis mensis aprilis.



Ex admirationem, este otro árbol, que ya terminó de morir, lucía en este aspecto el mismo día 25 de abril, completamente muerto, pudiendo verse lo majestuoso y solemne que era cuando en vida fue un árbol patrimonial de esta zona.




Ab irato, de la forma más grotesca, este árbol fue derribado en estos días, de manera vil, con motosierras y tractores. Según puédese columbrar, la estrategia usada para evitar el escándalo que habríase producido si talábaselos al iniciar los trabajos ha sido justamente cortar las raíces de los especímenes arbóreos y dejar que mueran para que una vez secos se los derribe sin que nadie diga: «esta boca es mía».


Sin embargo, como el proceso de muerte no es uniforme para todos los pinos de la Avda. España algunos aún muéstranse verdes, en su verdadero esplendor, como este precioso pino de la foto que, ahora, solitario, en la esquina del aeropuerto, parece exclamar con grito estertóreo que no desea morir, mientras el verde oscuro de sus hojas comienza a amarillarse en el inexorable proceso agónico que ya concluyó para sus compañeros que han sido talados en vísperas del DÍA NACIONAL DEL ÁRBOL, en donde deberíamos reflexionar que la ciudad vuélvese menos verde y más gris a causa de este proyecto que ha causado polémica y que a veces hace pensar a los cuencanos si de veras era indispensable para solucionar el problema del transporte o simplemente fue como el juguete de campaña electoral del precedente alcalde Paúl Granda López en el gobierno de Su Majestad Rafaelina o gobierno de la Revolución Ciudadana.



En esta otra imagen, frente al Terminal Terrestre, otro pino de gran fortaleza aún contémplase verde y erguido y como su inexorable proceso de muerte inicióse hace tres meses solo débese estar esperando que se seque definitivamente para ser talado, a fin de que la conmoción de los habitantes de la morlaquía y de los ecologistas sea aplacada con esta mendaz estrategia de los ingenieros y arquitectos de los actuales tiempos, ad initium tertio millenio.


Pero en esta otra fotografía de la misma avenida puédese mirar que un pinus radiata hállase ya muerto y aún no es talado, mientras sus verdes compañeros, que son molles, de la especie Schinus molle, con seguridad también esperan el mismo destino en las próximas semanas, mientras al fondo de la imagen los últimos pinos que aún quedan en la zona han empezado a amarillarse. La foto da cuenta del singular espacio verde que Cuenca está perdiendo, a causa del tranvía, mientras no solo son los pinos los candidatos a ser talados ad vitam aeternam.

Mas la muerte de los pinus radiata en Cuenca, en los últimos años, llegó también al Parque de la Madre, espacio en donde eran especímenes peculiares hasta hace 4 años cuando el ex alcalde Paúl Granda López inició la regeneración urbana de este sitio recreativo construyendo un parqueadero subterráneo que causó mucha polémica in communitate nostra.











In illo tempore/ En aquel tiempo, la administración municipal de Granda aseguró que con el parqueadero subterráneo no afectaríanse las raíces de los pinus radiata del parque, lo cual fue falso, pues lentamente, en los últimos 2 años, hemos visto que fuéronse amarillando y secando hasta morir como lo prueban estas fotos tomadas a fines de diciembre del año 2014.








Ciento cincuenta días después, in mensis Maii/ en el mes de mayo, ya no quedan huellas de estos majestuosos pinos, puesto que la Municipalidad de Cuenca ha procedido mas bien a talarlos pues bien muertos terminaron en este medio año, como lo vemos en estas imágenes en donde los troncos de los pinus radiata que un día fueron majestuosos y que en diciembre estaban ya casi muertos hoy, tristis et afflictis, parecen ahora esculturas de naturaleza muerta en este singular espacio de la capital de la morlaquía.


La EMAC, en las últimas semanas, ha adornado con ciertas plantas pequeñas y trepadoras algunos de estos troncos que han quedádose más evidentes, a causa de estos adornos, como testimonio de que el parqueadero subterráneo afectó sus raíces hasta morir masivamente, pues son casi diez los preciosos ejemplares de pinus radiata que, ad futuram rei memoriam, hoy ya son historia en este parque muy tradicional de Cuenca.

           





Pero la muerte de los pinus radiata en el Parque de la Madre no concluye... Al parecer, morirán todos y no quedará huella alguna de que este parque era uno de los principales sitios en donde alojábanse in puris naturalibus. En estas semanas aún puédeselos ver secos o llegando al último estadio de sus vidas, como pruébanlo las fotografías precedentes.





Pero como lo ha díchose ut supra, el proceso de muerte de los pinus radiata cuando sus raíces son cortadas no es uniforme para todos y así, después de que ha perdídose una decena de árboles de esta especie en el Parque de La Madre, los pinos que sobreviven siguen muriendo como lo podemos observar en estas fotos del centro del parque y de la esquina de este espacio verde, en las Av. 12 de Abril y Federico Malo, siendo sorprendente ver que otras de las últimas majestuosas pináceas de este sitio están prácticamente muertas en el DÍA NACIONAL DEL ÁRBOL 2015.

Este parque, que puede exhibir para los tecnócratas un sorprendente adelanto y progreso por contar con un parqueadero subterráneo, ya no es el mismo sin los pinus radiata que lo identificaban per se como un auténtico oasis verde dentro de la ciudad, junto al Barranco, por lo que el verdadero leit motiv de esta reflexión tiene la intención de tomar conciencia, hic et nunc/ aquí y ahora,  de la indefensión en la que encuéntranse siempre los árboles de la ciudad, sobre los cuales no deberíanse adoptar posturas superpuestas por las que las personas míranse sobre las plantas y deciden su destino, pues la mejor actitud conservacionista procura que veamos a los árboles como compañeros nuestros en la naturaleza. Debemos entonces aprender a mirar a las plantas como seres vivos que comparten equitativamente con nosotros el planeta, ante los cuales, sin conductas superpuestas de quien decide su futuro, adoptamos una mirada igualitaria que los considere fraternalmente con la cual, talis frater qualis frater, debemos tomar medidas para no afectarles en modo alguno sino preservarlos como elementos fundamentales que débense respetar en la naturaleza in Concha et in omnia Terra.

Es lamentable que durante muchos años se talen estos pinos o parte de ellos para preparar árboles de navidad, contribuyendo así a su destrucción. Por eso, es pertinente que los valiosos ejemplares de pinus radiata que aún quedan sean catalogados como árboles patrimoniales no sólo de Cuenca sino del Ecuador.



Pero en la Avda. España, no solo los pinus radiata se están convirtiendo en historia. Y de veras que no lo están, pues en el tramo que comienza en el aeropuerto y concluye en la Av. Gil Ramírez Dávalos, un gigante Urapán, de la especie Fraxinus sp, ya murió porque tenía sus raíces taladas, mas el equipo constructor del tranvía no lo tala aún, pues al parecer la prioridad para que no quede piedra sobre piedra sobre este «arboricidio», si se nos permite el neologismo, es con los pinus radiata que causan más «escándalo», digámoslo así, cuando están secos y muertos debido a su espesa fronda.



Y como son valiosas y variadas las especies arbóreas que nuestros antepasados sembraron en esta avenida para exornar de belleza a la ciudad amada, cum grata contemplationem, vemos cómo una linda casuarina, de la especie Casuarina equisetifolia, tiene también sus raíces taladas y es otro árbol próximo a morir a causa del tranvía. La imagen permite visualizar la presencia de bellos urapanes que concluyen en la esquina de la Gil Ramírez Dávalos demostrando que este es otro espacio verde que se perderá por el cuestionado tranvía.

Que no se nos acuse de estar en contra del progreso, mas no debemos callar, in honorem veritatis, de los efectos terribles que causan ciertas modernizaciones cuando la ciudad planifícase sin valorar equitativamente a los árboles que configuran también un territorio y una identidad morlaca por la que la urbe tiene personalidad propia in patria nostra, mientras la eterna e inveterada actitud del ser humano para volverse depredador de la naturaleza siempre está presente, sicut erat in principio et nunc et semper et in saecula saeculorum.


Cuenca no debe perder la condición de paraíso que hízola célebre ad consummationem saeculi por el privilegiado espacio que la naturaleza la prodigó y que hizo exclamar ex toto corde- al Padre Juan de Velasco, S.J: «Si hubiera de estar a los relatos fabulosos de algunos escritores que quisieran poner el Edén en algunas pintorescas regiones de América, me tentaría a colocar el paraíso terrestre en la provincia de Cuenca... ».

In illo tempore/ En aquel tiempo, el P. Velasco escribía la historia del Reino de Quito y nuestra urbe era ya una destacada ciudad de la Real Audiencia de Quito y su natural belleza fue, tanto como hoy, el atributo esencial de su vera effigies. Uno de los cronistas de las Indias, el Padre Bernabé Cobo, opinaba por su parte, en 1635: «...la ciudad de Cuenca, tierra tan apacible, que es la templanza del cielo, fertilidad y hermosura, ninguna le hace ventaja en todo este reino».

En el DÍA NACIONAL DEL ÁRBOL digamos pues: O quam bonum habitare in Concha est/ O cuán bueno es habitar en Cuenca cuando propios y extraños perciben día a día que la capital del austro ecuatoriano es paradisíaca, esplendorosa y seductora en grado superlativo, a punto tal de haberse constituido en una sui generis reliquia de los Andes Ecuatorianos. En efecto, circunscrita en un hermoso e inmenso valle, la ciudad tiene –intra muros como extra muros- excepcionales ejemplares de árboles que requieren ser protegidos como Patrimonio Natural de la «Atenas del Ecuador», ad perpetuam rei memoriam.


Diego Demetrio Orellana

Datum Concha, super flumina Tomebamba, mensis maii, die XXII, reparata salute Anno Dominicae Incarnationis MMXV, in vesperas sollemnitate Pentecoste.