jueves, 19 de mayo de 2016

HUARMICATURAS: lo que no se ha dicho



HUARMICATURAS: lo que no se ha dicho (opinión)

POR: Franklin Cepeda Astudillo



Conocí a la arquitecta, artista y caricaturista Vilma Vargas Vallejo a mediados de 2004, cuando entré en contacto con dibujantes, pintores e ilustradores de diversas provincias a los fines de graficar la primera edición ecuatoriana de El Quijote; desde entonces valoré altamente su labor y sus propuestas creativas, su independencia y su profundo sentido crítico, su fino humor y su arraigado humanismo; meses después, en el 2005, Ana María Armijos, curadora del Banco Central del Ecuador, –quien cumplía tareas relacionadas con el montaje de una muestra colectiva de artífices chimboracenses–, consideró que el trabajo de Vilma Vargas tenía la suficiente fuerza, originalidad y vuelo como para merecer una exposición individual y un catálogo independiente, por lo que, siguiendo los procedimientos del caso, promovió la muestra Pintura y arte-objeto, cuyo texto me fue encargado, y a la fecha consta referenciado en obras como el Diccionario Crítico de Artistas Plásticos del Ecuador, de Hernán Rodríguez Castelo, (Quito, Municipio de Quito-Centro Cultural Benjamín Carrión, 2007, p. 686 s.).


Más de 10 años después, Vilma Vargas muestra una trayectoria en franca consolidación y evidente crecimiento, sostenido periplo testimoniado en la realización de nuevas exposiciones, la participación en numerosos eventos nacionales e internacionales, la inclusión en diversas publicaciones físicas y digitales, e incluso en hechos preocupantes pero sugerentes de los cauces que su trabajo ha afrontado como el allanamiento de que su domicilio fue objeto en julio de 2015, atentado cuyo móvil, según todo parece indicar, no sería el robo, cuanto el “llamado de atención” por las incisivas pero fundamentadas e ingeniosas críticas al poder que, desde hace más de una década, han abundado en su trabajo, polifacético repertorio del que hacen parte proyectos como El Polvorín, página, –y por algún tiempo pequeño periódico–, al que fui invitado a colaborar con textos satíricos y humorísticos en torno a la política y la realidad local y nacional, y cuyo cierre no tuvo otro origen que nuestra compartida reluctancia a “bajar el tono” evitando la ciertamente grotesca pero, –a nuestro observar–, saludable crudeza de coplas cuya pertinencia y trasfondo de verdad, duela a quien duela, la historia y la justicia solo han confirmado: “Pato argolla te jodiste / si a Riobamba robas plata / en buen lío te metiste / cuidaráste inmunda rata”.


Ya en febrero de 2016, según puedo atestiguar, Vilma Vargas preparaba una nueva exposición de caricatura política a ser presentada en el Salón del Pueblo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo de Azuay. Vargas, con la metodicidad y previsión que han caracterizado cada uno de sus trabajos, remitió, a tiempo, con fecha 18 de abril, los soportes digitales y enlaces referentes a los trabajos a exponerse (cuadros y caricaturas), cédulas y videos. Mi participación básicamente consistió en bautizar la iniciativa con el híbrido Guarmicaturas, perfeccionado por Diego Demetrio Orellana, intelectual cuencano que actuó como curador de la muestra que, con presentación de su autoría, se llamó “Huarmicaturas por la libertad”. En Cuenca, ciudad a la que acudí con motivo de la presentación de mi libro Ecuador en la ruta de don Quijote, tomé las previsiones para poder asistir también a la inauguración, acto en el que pude ser testigo presencial de algunos particulares que la prensa no ha tomado en cuenta; ofrezco entonces mi opinión y testimonio:


Pese a que la organización de la muestra, en cuanto a las tareas correspondientes a la caricaturista y al curador atañen, fueron cumplidas con suficiente antelación, en forma repentina, el 3 de mayo, se les notificó que la misma no podría realizarse aduciendo sesgos políticos y “panfletarios” en varias de las piezas a exponerse; no se precisó cuáles. Ese 3 de mayo, día paradójicamente dedicado a la libertad de expresión, se indicó también que no se imprimiría el esperado catálogo y otras “depuraciones” que comprometían seriamente la posibilidad de que el evento se inaugurase la noche del miércoles 4, conforme se planificó desde hace tiempo ya. Estas contrariedades obligaron al Curador a buscar acuerdos que permitiesen llevar a efecto la exposición, uno de los cuales implicó la mutilación de su texto de presentación, el retiro de las cédulas y la no proyección de los videos animados hechos a partir de algunos de los trabajos.


La noche del 4, con un público que de a poco fue creciendo, pese a todo, tuvo lugar la inauguración; habló, en primer lugar, una funcionaria de la CCEA, quien, con parquedad y escaso carisma, dio la bienvenida a los asistentes; enseguida se pronunció Iván Petroff, presidente del Núcleo, quien, en forma tibia, –y yo diría timorata–, aludió a los fines de la caricatura en general, deslizando entre sus palabras alguna alusión al escritor español Francisco de Quevedo, y pidiendo “comprensión”, sin ser suficientemente explícito, pero aludiendo acaso a las reales motivaciones existentes detrás de un claro acto de censura, censura que, desde dentro y fuera del país, ha recibido el más rotundo de los rechazos.


Terminada la breve alocución de Petroff, hizo uso de la palabra Diego Demetrio Orellana, quien, en un lapso de cuarenta minutos, improvisó una gala oratoria que, entre otros puntos, increpó duramente a esos funcionarios a los que no les importa anteponer órdenes “superiores”, cuando no su personal o sectario interés, a los principios; fustigó enérgicamente las arbitrariedades del régimen imperante al que, con magistral pincelada, retrató como “nefasto, nefando y nefario”… …y dejó en claro que las decisiones tomadas con la muestra dejan en evidencia las limitaciones e inconsistencias de una autonomía institucional en la que, de tan trillada, resulta ingenuo creer. No faltó en esta vibrante intervención la hábil glosa, la airada invectiva ni la sesuda deconstrucción en torno a Quevedo, inicialmente citado por Petroff, ni la justiciera exigencia de que, como un mínimo acto de reparación ante el perjuicio irrogado a la artista, se edite el catálogo sin lugar a expurgación alguna, exigencia ante la que el público prorrumpió en sonoros aplausos, como prorrumpió en posteriores acotaciones de Orellana, quien, sospechosamente, no ha sido entrevistado con respecto a este caso. 
Petroff, cosa que no se ha dicho, tuvo toda la oportunidad de impugnar las “incoherencias”, expresiones “panfletarias”, o meras “calumnias” del orador, en caso de haberlas, pero se limitó a guardar silencio, acaso en medio del angustioso debate interno en que debió haber vivido los peores 40 minutos de su gestión, si no es que de su vida.

La intervención final estuvo a cargo de la caricaturista, quien, lesionada pero serena, cuestionó en breves palabras el proceder de la institución anfitriona y desplegó su ingeniosa protesta: una agridulce variante de los fusilamientos del 2 de mayo, cuadro de Francisco de Goya que, en la relectura de Vargas, alude a Cuenca y a la institución que, lo reconozca o no, tomó decisiones que han minado sensiblemente su credibilidad y prestigio; el mismo Petroff, valga informar, no asistió al día siguiente al Museo de las Conceptas, en una de cuyas salas, según comprometió su palabra, debía realizar la presentación del libro Ecuador en la ruta de don Quijote. Tampoco, cabe señalar, ha remitido disculpa algún ante dicho incumplimiento, que, por otra parte, dejó un espacio más que privilegiado para que Orellana volviera a la carga, aunque en esta ocasión con una muestra oratoria dedicada a Miguel de Cervantes y su legado en las letras, las artes y el pensamiento de Ecuador.


¿Quién o quiénes, a fin de cuentas, están detrás de esta censura? Vergonzoso, y aun miserable, pero revelador, sería que funcionarios o allegados al gobierno de turno, como vergonzoso y repugnante sería que, ante temores como el de ver comprometido el presupuesto institucional se hayan tomado tan deplorables, paradójicas e inauditas decisiones como las que representa cuestionar la presencia de caricaturas de corte político en una exposición que no era sino de caricaturas políticas, muchas de cuyas piezas, por ejemplo las alusivas al terremoto de Manabí, en cambio no han sido cuestionadas, pero tampoco justipreciadas pese a la evidente solidaridad y humanismo que las imbuye; como quien dice: solo se impugna lo que incomoda, con el adverso resultado de que más de una ráfaga les ha terminado saliendo por la culata al propiciarse, más allá del no buscado “escándalo”, que, “más que sea” en la web, sean miles de personas las que finalmente terminen viendo la muestra, no solo desde Cuenca sino desde el mundo en general, como lo confirman las páginas y blogs que se han hecho eco de lo acontecido en la hermosa y querida Atenas del Ecuador (Véase http://cartoonistsrights.org/cultural-agency-censors-carto…/). 
  • El distinguido abogado Bolívar Sánchez Orellana fue uno de los personajes más representativos
  • de la morlaquía en el evento de marras, quien posa aquí junto a Cristina Vinueza, venida desde Guayaquil in honorem libertatis.

Las réplicas y contrarréplicas institucionales, vistas sus inconsistencias y contradicciones, no han logrado más que embarrar y acrecer la plasta de errores previos. En buena hora que, desde la Casa de la Cultura Núcleo de Chimborazo, al menos se haya tenido la iniciativa de remitir al Núcleo de Azuay una carta de protesta en cuyo texto me permití sugerir se añada esa exigencia de que, como un mínimo acto de resarcimiento, se edite y distribuya el catálogo de la muestra, cuyas páginas nada tienen de panfletarias ni de sesgadas: sus caricaturas, duela a quien duela, indigne a quien indigne, no son sino logradas relecturas de la realidad económica, política, cultural e histórica en que nuestro país, y el mundo en general, han chapoteado durante los últimos meses. Bien puede usted, estimado lector, ver la muestra completa en el enlace http://vilmatraca.blogspot.com/…/cedulas-y-videos-censurado… y formar su propio criterio. Yo me he limitado a emitir el mío.

lunes, 16 de mayo de 2016

VISIONES PICTÓRICAS DE CUENCA: CRISTIAN CARRILLO

Ars gratia artis, la pintura ha sido siempre un auténtico lenguaje para consignar in perpetuum la realidad cotidiana. Y así, los artistas que a lo largo de la historia han dedicádose a la pintura han vuéltose de momento ad momentum como los idóneos interlocutores para graficar las sublimes expresiones de las cosas que nuestros ojos contemplan ex tota veritas.


Ad initium tertio millenio, es gratificante observar que aún existen artífices de las artes plásticas que exploran, con devota pasión, todas las insondables fronteras del arte para proponer sui generis creaciones pictóricas, en donde el oficio de pintar revélase sólido permitiendo constatar la capacidad y el talento que poseen para la pintura de caballete.




Uno de ellos, en nuestro medio, es Cristian Carrillo, un artista plástico que sorprende y encanta cautivándonos la atención para crear diem per diem interesantes obras en las que Cuenca es representada originalis et admirabilis in veritatis splendor.


Y el artista propone obras que lo catapultan como un reportero gráfico de la urbe, siempre halagüeña y fotogénica para los ojos del alma, pues cada propuesta pictórica es como un espejo de preciosos lugares y espacios morlacos que encandilan a todos cuantos pueden contemplar la suprema hermosura de la ciudad cargada de alma.


Y en ese proceso creativo que llévalo a Cristian para graficar los rostros de Cuenca hay un constante proceso de experimentación pictórica que ha convertídolo en un experimentado pintor que maneja diversas técnicas y que, con gran experticia, indaga variadas posibilidades para jugar con el lienzo y obtener sólidas creaciones en donde percíbense ipso facto que estamos ante un talentoso artista capaz de recrear las prolíficas visiones de una urbe encantadora que ofrece, en todos sus rincones, motivos singulares para ser representados en originales creaciones plásticas que exaltan nuestro ánimo para deleitarnos con la belleza arquetípica de la urbe in communitate nostra.


De esta manera, in corpore presente, Cristian Carrillo realiza obras en las que recrea insólitas vistas de la ciudad, desde sus múltiples facetas en donde la gente, la arquitectura y la naturaleza son representadas cum accurata diligentía, buscando la suprema perfección de estas originales creaciones que sugiérennos sublimes visiones de una encantadora urbe.




Ad exemplum, con su creativa imaginación, el artista supone cómo una avecilla -de las tantas que pululan en Cuenca- mira desde el aire para graficar interesantes vistas aéreas que permítennos contemplar a la urbe desde insólitas perspectivas por las que nos sorprendemos apreciando detalles que cotidianamente no los miramos ni siquiera de refilón. Verbi gratia et gratias Deo, ya se trate de una iglesia del patrimonio cultural de la ciudad, de una manifestación de la cultura popular de la gente, o de la esplendorosa naturaleza del paisaje cuencano, las vistas de Cuenca que Cristian plantea, con singulares efectos, conviértenlo en una especie de «magister veritatis» o «maestro de la verdad», en el mundo del arte, para mostrarnos a Cuenca en su más fidedigna realidad.


Así, pulcherrima super omnia/ hermosísima sobre todo, la urbe es motivo permanente de inspiración en la creativa mente del artista y por ello, desde la esfera natural, sus obras muestran exquisitez para graficar la bucólica hermosura de la capital de la morlaquía, siempre verde y colorida ad infinitum, mientras los habitantes y circunstantes de la urbe son también causa de inspiración para representárselos en ambientes que denotan la cultura popular morlaca, que es una de las características que han dado personalidad a Cuenca y que el artista cáptala en su más pura esencia.




Quizás, por este detalle, las obras de Cristian son significativas como auténtica expresión de la cultura popular que llévalo a pintar ex integro importantísimas expresiones del patrimonio cultural intangible que vivifica a los cuencanos con sus inveteradas tradiciones in historia nostra.


Mas en el proceso creativo del artista nótanse también, a maxima ad minima, detalle tras detalle, propuestas que degústanse por los delicadísimos efectos logrados con la técnica, a través de los cuales revélase un buen manejo del color que erígelo como un dotado colorista para prodigar las más inesperadas sensaciones y reacciones solo posibles de lograr al enfrentar una atractiva cromática que transpórtannos, in corpore et in anima, para experimentar el gusto estético de una obra en donde hay experticia para la pintura de caballete.


 Por ello, trátanse de creaciones con un solvente manejo de los cánones académicos que las propuestas pictóricas reclaman, en donde la perspectiva y la composición hállanse perfectamente coordinadas, mientras -más allá del pincel- el uso de la espátula es un recurso con el que resáltanse precisos detalles que definen taxativamente el concepto que el artista propónese al graficar sus peculiares visiones de la urbe con las que confróntanos para deleitarnos con cuadros de muy buena factura que muéstrannos cosas extremadamente reales y concretas.




Y en tanto el artista es dueño de un rico mundo interior, con el que ab intra revolotea por los profundos campos de la inspiración artística, vuélvese capaz de concebir originales vistas de la urbe, en donde no necesariamente la ciudad represéntala como una imagen casi fotográfica, sino que sobre esa realidad representada incorpora elementos que yuxtapónense entre sí para hacer que sus propuestas pictóricas tengan un estilo muy personal que le ha dado personalidad propia como pintor de oficio, toda vez que su trayectoria artística en la que subyace una gran experiencia pictórica permítele navegar por diversas corrientes artísticas que van desde el realismo a la abstracción entrelazándose mutuamente al momento de plantear sus propuestas plásticas que definen de manera peculiar a Cuenca in stricta veritas et iustitia, mientras el autor muéstrase diestro para trabajar en el óleo y el acrílico, con sorprendentes efectos.


Entonces, ad concludendi, digamos también que Cristian Carrillo, al mostrarse como dueño de una gran personalidad artística, para plasmar sus ideas en interesantes creaciones, defiende la paciente labor del pintor de oficio que, secundum artem, aporta a la sociedad con sui generis obras artísticas dignas de elogio en un mundo en donde muchas tomaduras de pelo míranse a diario con el arte contemporáneo que permite a muchos artistas visuales esconder su inhabilidad o incapacidad para revelarse con genio creador en el duro oficio del dibujo y la pintura de caballete.




A través de esta muestra pictórica en la Galería de la Alcaldía podemos corroborar in situ la talentosa obra de Cristian Carrillo que inter nos muéstranos también la fuerza centrífuga de una verdad absoluta por la que sabemos, ex informata conscientia, que el arte es infinito en su capacidad expresiva y cuando las obras son buenas impactan ex tota fortitudine, sicut erat in principio et nunc et semper et in saecula saeculorum.

Diego Demetrio Orellana

In Concha, super flumina Tomebamba, mensis maii, die XVIII, AD MMXVI, in Anno Misericordiae.

domingo, 15 de mayo de 2016

DIEM MUNDIALEM LATINITATIS MMXVI/ DÍA MUNDIAL DE LA LATINIDAD 2016



DIEM MUNDIALEM LATINITATIS AD MMXVI
DÍA MUNDIAL DE LA LATINIDAD 2016


In perpetuum, la latinidad es el prodigioso legado de la antigüedad clásica para nuestra cultura hispana y en cuanto ha pervivido sempiterna y culta, in aeternum, ad initium tertio millenio, es de veras un patrimonio inmaterial para toda la humanidad junto con la herencia griega, que constituye otra de las copiosas fuentes de la cultura española en tanto tenemos un origen grecolatino que debémoslo preservar por su esplendencia y refulgencia in historia mundi.



Pero el legado grecolatino no es patrimonio exclusivo de la hispanidad sino de la cultura de Occidente, pues la influencia de la Roma inmortal y la Grecia clásica es munífica ad omnes gentes in mundum universum/ para todas las gentes en todo el universo. Sin embargo, es particularmente en Occidente donde su preponderancia delineó y configuró los rasgos esenciales de nuestra identidad.

Aunque hoy estas lenguas considéranselas como muertas es errado pensar que de veras lo están, pues son millones y millones las personas que, in orbis terrarum, conocen muy bien a la lingua latina tanto como a la lingua greca y reconocen que ellas han forjado el pensamiento universal e incidido en el mundo de las ideas, en la esfera de lo científico, en el ámbito del espectro artístico y en el desarrollo mismo de la cultura, perviviendo su influencia ora en la ciencias, ora en las artes, ora en el lenguaje, ora en nuestra lengua castellana tanto como en la religión cristiana y en las diversas manifestaciones culturales que nos son propias.



In nostra Sancta Mater Ecclesia, ad exemplum, el Latín es aún la lengua oficial del catolicismo y siendo los fieles católicos aproximadamente 1.200 millones en el mundo hállanse en permanente contacto con la cultura latina en las comunidades parroquiales a las que pertenecen, por lo que pueden percibir, incluso de refilón, su fortísima influencia cultural en el planeta entero.





Ad initium tertio millenio, la vigencia de la lengua latina dentro de la Iglesia Católica es fuerte. Por ello, los principales documentos de la Santa Sede y del magisterio pontificio publícanse en este idioma, al igual que varias revistas eclesiásticas y libros, mientras emítense interesantes programas de radio y televisión in lingua latina por todo el mundo. La Radio Televisión Vaticana, exempli gratia, transmite diariamente múltiples programas en este idioma, los cuales son sintonizados por millones de católicos en la Tierra. Solo este hecho confirma la vigorosidad del Latín en el mundo contemporáneo, al interior de la Santa Madre Iglesia, mientras per se pruébanos la importancia de la cultura latina en nuestras vidas, puesto que de ella hemos heredado señas particulares de identidad in stricta veritas.




Por ello, ha surgido una interesante iniciativa en el mundo entero para que la UNESCO declare al Latín y al Griego como «Patrimonio Inmaterial de la Humanidad» y, en este DÍA MUNDIAL DE LA LATINIDAD DEL AÑO DEL SEÑOR DE 2016, IN ANNO MISERICORDIAE, queremos unirnos a esta campaña universal para difundir la siguiente propuesta in honorem lingua latina et cum respectum et reverentia pro lingua greca in universa terra.




SOLICITUD PARA HACER DEL GRIEGO Y DEL LATÍN PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD.

Pedimos a la UNESCO hacerse garante de una continua sensibilización de los gobiernos europeos por las lenguas clásicas, y de invitarlos a empeñarse en la verdadera conservación de las mismas, declarándolas «Patrimonio Inmaterial de la Humanidad».

A menudo se ha presentado a la cultura humana, tanto en Occidente como en Oriente, la exigencia de un idioma capaz no sólo de superar los confines espaciales que separan a un hombre de otro, sino también de reunir a sabios de diversas épocas más allá de la tiranía del tiempo, cuya voz, tomando una forma no sometida a los cambios del devenir continuo, llegue vívida y clara a otros exploradores a lo largo de los siglos. Estas lenguas, que no están más en uso o que quizá nunca lo estuvieron, han desarrollado un papel fundamental en la historia de las ideas y de la cultura, y constituyen todavía hoy un tesoro invaluable para la humanidad entera. De esta manera el Sánscrito ha transmitido intactas las doctrinas y especulaciones filosóficas de épocas remotísimas hasta nuestros días, y no solamente en la India.




Así también el árabe clásico y el persa medieval nos han otorgado las meditaciones de los místicos sufíes y las discusiones de pensadores que reflexionaron profundamente tanto sobre textos sagrados como sobre las obras de Platón y Aristóteles. De la misma forma, el hebreo, que por más de dos milenios ha transmitido la sabiduría de un pueblo consagrada en sus textos; y el chino clásico nos permite escuchar hoy en día las enseñanzas de Confucio y Lao Tze. De tal suerte que todas estas lenguas, así como las civilizaciones que las gestaron, conforman un gran patrimonio digno de ser defendido y custodiado.




Con el consenso común de toda Europa, en la civilización grecolatina se reconocen las raíces históricas de la realidad occidental, así como el tesoro inagotable de la memoria común del viejo continente.

El griego, por una parte, sirviéndose de esa flexibilidad que le es propia y de una fuerza de expresión formidable, ha dado voz y forma al pensamiento filosófico y, a través del mismo, a los conceptos de libertad, virtud, democracia, política y, en resumen, al conjunto de altísimas ideas que trascienden la miseria de la transitoriedad humana. Éste es el idioma en el que prácticamente se ha acuñado todo el vocabulario intelectual de Europa, y que aún hoy se utiliza en el mundo occidental cada vez que se hace mención de las diversas invenciones del ingenio y el espíritu humano, de las ciencias naturales, la medicina o la filosofía.




Por otra parte, el latín, solemne y concreto como era ya desde sus inicios, recibió la herencia griega y constituyó el vehículo común de la cultura occidental, vehículo que llegó mucho más allá de los confines temporales del imperio político del que obtuvo su fuerza y difusión. De esta manera, logró ofrecer a hombres de diversa nacionalidad, religión y costumbres, la posibilidad de sentirse ciudadanos de una sola Res publica que, a pesar de haber perdido la unidad material que Roma le había garantizado por tanto tiempo, conservaba el preciosísimo bagaje de la lengua y el derecho. El mensaje cristiano, tercera raíz de nuestra civilización, se nutrió asimismo del latín y a través de él difundió un nuevo soplo vital a toda la civilización de Occidente. Después, fue gracias a la labor política y cultural de Carlo Magno y de sus sucesores, al igual que del monaquismo en todas sus formas y de la infatigable revolución de los Humanistas que el uso de esa lengua antigua se hizo común a lo largo y ancho de Europa. Fue entonces que el latín se transformó por consecuencia en el elemento que mantuvo unido el amplio mosaico cultural de Europa por varios siglos. De hecho, si el latín ha conservado después de tantos siglos una notable vitalidad, es porque logró renovarse más de una vez y siempre estuvo a la par de las diversas exigencias de la realidad a la que debía servir de medio de expresión. En latín se expresaron Santo Tomás de Aquino y Dante Alighieri, Giordano Bruno y Erasmo de Rotterdam, Tomás Moro y Galileo Galilei, René Descartes y Godofredo Leibniz, Isaac Newton y Carl Friedrich Gauss, junto con la enorme consonancia de miles de científicos, literatos, juristas, filósofos, matemáticos, humanistas y demás estudiosos que han construido la cultura europea a través de los siglos. En efecto, el griego y el latín constituyeron la base fundamental de todo hombre culto en Europa hasta mediados del siglo XX, de manera que los beneficios de estas lenguas siguen teniendo resonancia aún en nuestra sociedad actual.


Hoy en día, Europa se encamina hacia un nuevo tipo de unidad, la Unión Europea, un proyecto que se está concretizando gradualmente, pero a velocidad considerable. De hecho, vivimos ya en una realidad de unión financiera, de libre circulación de personas, bienes, capitales y servicios, por no hablar de la unión monetaria, que está en vías de consumarse por completo. Y por ello mismo resulta indispensable que la Europa políticamente unida recupere también la conciencia de su identidad cultural y, sobre todo, que no olvide las civilizaciones y las lenguas que la han gestado. Éstas, para ser recordadas justamente, deben seguirse cultivando como un bien colectivo y como la expresión de la uniformidad de conceptos e ideas propiamente Europeas.




Sin embargo, las nuevas exigencias de tipo pragmático están excluyendo lentamente el estudio de estas lenguas en las escuelas de toda Europa. Los hombres de cultura en este continente corren ya el riesgo de ignorar por completo el pasado en que se enraíza su propia civilización y todo el pensamiento que le es característico. Sobre esta materia, no podemos pretender que baste el conocimiento abreviado y superficial que nos proporcionan las traducciones ni los resúmenes de nuestros tiempos; tampoco podemos tomar con seriedad el consuelo de la presencia de estas dos lenguas en las escuelas profesionales, donde su destino se coarta notablemente y queda reducido al de un mero instrumento de trabajo para los futuros clasicistas, perdiendo su antigua dignidad formativa, dirigida a abrir las puertas del pasado a todo hombre culto de nuestra sociedad.




Ahora bien, si consideramos las tres raíces más importantes de la civilización europea, es decir, griega, latina y cristiana, resulta innegable que Italia representa un punto de encuentro cultural y de confluencia histórica ideal. En efecto, las particulares condiciones de su territorio dieron la oportunidad a los Griegos de edificar florecientes colonias y generar extraordinarias escuelas de pensamiento, y además Roma, que constituyó el centro impulsor de un vasto y rico imperio y la principal sede de irradiación de la cultura cristiana.




Es por ello que mediante esta misiva pedimos a la UNESCO:

• Hacerse garante de una continua sensibilización de todos los gobiernos europeos por las lenguas clásicas, y de invitarlos a empeñarse, sobre todo en sus políticas de educación, en la verdadera conservación de las mismas, dado que son la máxima expresión de la cultura Europea, que ha sido incluso exportada a muchas otras partes del mundo.

• Empeñarse por declarar el latín y el griego patrimonio inmaterial de la Humanidad, teniendo en cuenta que estas lenguas no sólo pertenecen a la cultura europea, sino también a la extra europea, dado que constituyeron un elemento de cohesión de todo Occidente como herencia de valor inestimable de más de dos mil y setecientos años de historia cultural.

• Investir al gobierno italiano de la responsabilidad de ‘salvaguarda del griego y del latín’, siendo estas disciplinas que, junto con la filosofía, tienden a la formación de las nuevas generaciones, no ya en un ámbito meramente profesional, sino con una aspiración de cultura global.

• Nombrar a Italia ‘baluarte simbólico y encrucijada cultural’, de tal suerte que se fomente entre sus ciudadanos un interés que comprenda todos los sectores de la cultura, desde el sistema escolar hasta el campo de la ciencia, y del mundo del espectáculo a los medios de comunicación masiva.

FIRMA LA PETICIÓN EN: www.vivariumnovum.net/unesco


HIS CUM AFFECTIBUS VOBIS ET GRATA RECORDATIONEM, RESPECTUM ET REVERENTIA PRO LINGUA LATINA ET LINGUA GRECA OMNIBUS VOBIS,



DIEGO DEMETRIO 


IN CONCHA, SUPER FLUMINA TOMEBAMBA, IN ANNO MISERICORDIAE, DIEM MUNDIALEM LATINITATIS MMXVI

domingo, 1 de mayo de 2016

CARICATURAS EN CONTRA DE SU MAJESTAD RAFAELINA: RAFAEL CORREA


Un país que sangra cuando la gente expresa libremente sus ideas 
y el gobierno la amilana para callar a la palabra libre y soberana.



Una reinterpretación de «La lección de Anatomía» de Rembrandt 
aplicada para el presidente Rafael Correa desde el pincel y el lápiz de Vilma.



In perpetuum, el arte es un lenguaje universal para expresar los más caros sentimientos y las más nobles aspiraciones del género humano in aeternum. Y son las obras artísticas las que, sin palabras pero con suprema creatividad, hablan más de los sentimientos colectivos que un artista interpreta desde su privilegiada condición de reportero gráfico de las aspiraciones de un grupo social in nostra communitate.
A propósito de la visita papal, Rafael Correa es ironizado frente a Francisco I
 por sus ataques a la libertad de expresión en un baile de tango que lo disfruta ad summum.


Desde esta perspectiva, in historia aequatorianae, el arte de la caricatura ha sido un recurso artístico para expresar ideas o reclamar justicia, tanto como reivindicar derechos o simplemente reírse de la realidad que nos circunda con los actores políticos y sociales a quienes las caricaturas espetan un específico mensaje que proclama dignidad.
Su Majestad Rafaelina, intolerante mandatario, a Eugenio Espejo, 
precursor de la libertad de expresión.




Y este es el ingrediente esencial de lo caricaturesco: reír para expresar las cosas con jocundia ridiculizando a los personajes que, con sus acciones, vuélvense objetos hilarantes que deben perdurar en los anales del mundo de lo burlesco.
El perrito Golden Retriever que su Majestad Rafaelina rifó 
en una sabatina de junio del año 2015.




Por eso, un buen caricaturista es como un escritor irónico de pluma flamígera que deviénese en temido y respetado ya por el ramplón ciudadano, ya por el palurdo individuo o ya por el autocrático gobernante de turno, quienes mientras más débiles siéntense más bravucones aparéntannos, cuando mas bien muéstranse vulnerables ante la ironía y la hilaridad que entrañan implícitas las caricaturas o escritos que condenan sus nefastas acciones ad consummationem saeculi/ hasta la consumación de los siglos.




La imprudencia del ministro Serrano en el escándalo de twitters con
el asesinato de las dos argentinas en Montañita.


La crisis del país en la Semana Santa 2016, en el Año de la Misericordia, 
vista por Vilma ante Su Majestad Rafaelina.



Por ello es que los caricaturistas pueden también ser perseguidos cuando la autocracia y el abuso del poder de un prepotente mandatario es la única respuesta a la reivindicación de derechos y libertades que un pueblo reclama ávido de justicia, a través de una obra de arte como la caricatura exquisita que deleita, zahiere y condena ad infinitum.





Una irónica caricatura que zahiere a la falta de ética en la Revolución Ciudadana


Mucho más cuando una autoridad que patentiza sus burdas acciones créese con derecho a que solo su razón sea la suprema lex con la cual gobierna a un pueblo pobre cual oso hambriento o león rugiente sicut dixit sacra scriptura.


El Ecuador vive una particular circunstancia con el presidente Rafael Correa Delgado, a quien el destacado periodista Francisco Febres Cordero refiérese como «Su Majestad Rafaelina», quien muéstrase, in patria nostra, como amigo fiel de la autocracia en su modus operandi para gobernar.





Así, es ya común contemplar cómo las acciones de resistencia han vístose atropelladas en estos últimos años con una represión policial que in crescendo conviértese en amenaza al ejercicio de las libertades, toda vez que representa el termómetro de la prepotencia con la cual el gobierno expavece a las masas y mantiénese en el poder in aeternum, mediante dádivas que animalizan a los ciudadanos por el protervo sistema de «panem et circensem» o «pan y circo», con el cual muchos ecuatorianos anestésianse como si fuesen hordas de ilotas o grupos de esclavos para aceptar resignadamente los abusos del poder.


Un justo parangón entre «el loco que ama» y «Su Majestad Rafaelina», 
en el país de la Revolución Ciudadana y la fuerza de los pobres.


Con motivo de los detenidos en las protestas contra el gobierno 
y su parangoneada marca «Ecuador» en la Revolución Ciudadana.


El hecho agrávase con la criminalización de las protestas y el permanente juzgamiento a los manifestantes que salen a las calles y que son objeto de abusos infamantes cuando las fuerzas de seguridad parapétanse en inexpugnables muros que confróntanse vis a vis con el pueblo, en un obsesivo afán por sostener al gobernante de turno, quien recuérdanos a la oprobiosa consigna de los césares in Roma aeternam: «Hoc volo, sit iubeo, sit pro ratione voluntas/ Lo quiero, lo mando, sirva mi razón de voluntad».



Su Majestad Rafaelina invitó a un duelo pugilista a Andrés Paéz 
y el inefable «Simons», del Consejo Nacional Electoral, 
ofrecióse como juez de la pelea en medio de la crisis petrolera
 irónicamente vista por Vilma in diebus illis/ en aquellos días.






Esta diagnosis de la patria ha sido frecuentemente graficada por eminentes caricaturistas nacionales como Bonil, quien es uno de los múltiples personajes perseguidos por el gobierno de la Revolución Ciudadana.


El caído ministro Marx Carrasco y ex hombre fuerte de la Revolución Ciudadana 
en el escándalo de los mensajes de twitter ajusticiados por el supuesto nepotismo 
de su familia en el gobierno.


La caída del cuestionado ex alcalde de Cuenca y prepotente como insolente ex hombre fuerte de la
Revolución Ciudadana vista por el genio chispeante de Vilma, ante el Corcho Cordero, de ingrata
memoria para la ciudad cargada de alma, la capital de la morlaquía.



Ergo, consecuentemente, las caricaturas para la libertad están de moda inter nos y sirven no solo para pregonar este derecho sino para reírse con humor fino de estas crudas realidades así representadas bajo la plataforma de la hilaridad, el chiste, la ironía y el «sensus vitae» o «sentido de la vida» con el cual decimos desde siempre: «Riddendo castigat mores/ Riendo castíganse las costumbres».



Recordando a Rómulo y Remo, amamantados por una loba en la fundación de Roma, los corifeos de Su Majestad Rafaelina que ganan latisueldos y amamantan de las arcas fiscales frente a un país que debátese en la miseria: Omar Simons, Alexis Mera, Doris Solís, Javier Ponce Cevallos y Vinicio Alvarado.


Y entre los caricaturistas de talento que ejercen su noble actividad, en el Ecuador contemporáneo, Vilma Vargas brilla con luz propia, ora como una especie de heroína de lo caricaturesco para reírse de Raimundo y todo el mundo, ora como una artista con una chispa y un sentido del humor que tanto por la ironía cuanto por la facundia prodíganos ocurridas ideas para reírnos ante las hilarantes acciones del gobernante de turno y sus áulicos colaboradores que, parapetados en la camioneta de la Revolución Ciudadana, integran un oprobioso sistema de gobierno que atenta contra las libertades públicas en la patria ecuatoriana.


Una chistosa forma de ver a Freddy Ehlers, siempre caricaturesco y cantinflesco, como fachoso y
ridículo, en el Ministerio de la Felicidad y la «dolce vita» para disfrutar de las delicias del poder,
con su carita de San Antonio y acciones del demonio.


Vilma Vargas es la única caricaturista mujer que existe en el Ecuador del tercer milenio y más allá de su gran talento como artista, su fina ironía para reírse de las álgidas circunstancias que vivimos en la patria y su especial sensibilidad para captar las cosas más sublimes que llévalas a crear arte y belleza, su conciencia crítica permítele guiarnos como una autorizada voz que orienta a la comunidad y provoca reflexiones profundas sobre las acuciantes realidades que vivimos diem per diem, las cuales muévennos el alma para buscar un mundo más justo y más humano en un país en donde la «libertad» o «libertas», en la sempiterna lingua latina, sea de veras la facultad de las personas para decidir y llevar a cabo determinadas acciones que deben buscar socialmente el bien común.

La criminalización de una muchacha que se declaró atea en ECUAVISA, ante un jurado de estrellas televisivas que mostraron su gran capacidad de intolerancia y sectarismo adversas libertas in conscientia nostra


Por esta causa, la exhibición de caricaturas que expónense en el Salón del Pueblo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana «Benjamín Carrión», Núcleo del Azuay, llámase «Huarmicaturas para la libertad» y quién más que Vilma para hacerlo con propiedad y talento.



El circo montado en un país que se hunde como el «Titanic» 
con la llegada de Miguel Bosé y el show rafaelino para cantar junto al divo.




Dueña de una especial condición para el dibujo y la pintura, las obras de Vilma son valiosas muestras de su gran experticia para las artes plásticas y su prodigioso talento para graficar la realidad in stricta veritas.





Sus dibujos guardan composición y perspectiva denotando euritmia y gusto estético, siendo cada uno per se un ejemplo paradigmático de perfectas formas y seguros trazos, mientras el buen manejo del color, la cromática de sus ilustraciones, el dominio de la técnica y la profundidad de sus conceptualizaciones crean la plataforma sobre la cual sus caricaturas son verdaderas obras de arte en las que refléjanse como un plus su chispeante sentido del humor, su fuerte capacidad para encontrar hilaridad en todas las cosas y su especial sensibilidad para captar la realidad y catalizar los sentimientos colectivos de una comunidad a la que guía con sus libérrimas ideas y su convicción decidida de que «La Libertad es una cosa social/Libertas ante omnia rei socialis est», consigna de milenaria data que hoy el país reclama como derecho humano que conviértese en un atributo colectivo de la comunidad, que el Estado, como ente jurídico supremo de la sociedad, debe promoverlo ya que éste tiene su razón de ser, su fundamento y su justificación, en la defensa y la garantía del ejercicio de este derecho para todos quienes son sus mandantes in stricta iustitia.


«El espejo del maltrato». Así Vilma reinterpreta esta obra de Velázquez intitulada «La Venus del Espejo» in historia mundi para mostrar el maltrato femenino en el Ecuador de los actuales días.


La epónima obra de Ingres sobre la mujer en el baño, en la Historia del Arte, 
recrea la sufriente condición de las mujeres en el Ecuador de los actuales días, 
según el espíritu creativo de Vilma.


Vilma Vargas, natural de Riobamba, es la caricaturista autora de esta exhibición artística y la única mujer dedicada a este género en el Ecuador del tercer milenio. Arquitecta de profesión, artista y pintora, es un ser con especiales atributos para ironizar, desde lo caricaturesco, la realidad nacional siempre acuciante, con valentía y fidelidad, a la manera de una heroína que clama libertad pro patria et Deo. No es feminista y considera al feminismo loco y desaforado como una aberración a la que hay
que deshechar como lucha reivindicativa de los derechos de las mujeres. Sin embargo, Vilma es una mujer digna, femenina y dulce, pero con gran personalidad para liderar luchas sociales por nuestros derechos in patria aequatorianae.

Girón, el bello cantón azuayo, víctima de la minería 
con el cuestionado plan minero «Quimsacocha» 
y la tozudez del gobierno de la Revolución Ciudadana 
para ejecutarlo per fas et per nefas.

Una hilarante manera de ver el miércoles de ceniza del año 2016 con el cambio de la cúpula
militar y la revuelta de los militares en servicio pasivo a causa de los fondos del ISSFA, con el ex
ministro de Defensa, Fernando Corcho Cordero, prepotente y atrabiliario, pero finalmente caído
in aeternum in illo tempore.




Los caricaturistas han sido fundamentales in historia nostra para registrar irónicamente los hechos y personajes que débense mirar siempre hilarantes in aeternum... Ad exemplum, hace 110 años ironizábase de esta manera a Eloy Alfaro, polémico personaje inter nos, quien es hoy burdamente remedado por Su Majestad Rafaelina, Rafael Correaa quien, a su vez, Vilma Vargas ironízalo ad infinitum  como un mandatario que infama hasta el hastío a la Presidencia de la República del Ecuador AD PORTAS INFERI...



Diego Demetrio Orellana

In Concha, super flumina Tomebamba, ad initium mensis maii, die IV, reparata salute Anno Dominicae Incarnationis MMXVI, vesperas sollemnitate Ascensionis Domini.


OPINIONES CIUDADANAS
  • Pancho Cajas
    01/05/2016 22:07
    Pancho Cajas


    Me alegra que la querida Vilma presente su exposición, una caricaturista muy valiente, directa y oportuna, felicitaciones.
  • ***************************************************************************************************************

Cuerpo del mensaje

Franklin Cepeda Astudillo
6 h
HUARMICATURAS: lo que no se ha dicho (opinión))
Franklin Cepeda Astudillo
Conocí a la arquitecta, artista y caricaturista Vilma Vargas Vallejo a mediados de 2004, cuando entré en contacto con dibujantes, pintores e ilustradores de diversas provincias a los fines de graficar la primera edición ecuatoriana de El Quijote; desde entonces valoré altamente su labor y sus propuestas creativas, su independencia y su profundo sentido crítico, su fino humor y su arraigado humanismo; meses después, en el 2005, Ana María Armijos, curadora del Banco Central del Ecuador, –quien cumplía tareas relacionadas con el montaje de una muestra colectiva de artífices chimboracenses–, consideró que el trabajo de Vilma Vargas tenía la suficiente fuerza, originalidad y vuelo como para merecer una exposición individual y un catálogo independiente, por lo que, siguiendo los procedimientos del caso, promovió la muestra Pintura y arte-objeto, cuyo texto me fue encargado, y a la fecha consta referenciado en obras como el Diccionario Crítico de Artistas Plásticos del Ecuador, de Hernán Rodríguez Castelo, (Quito, Municipio de Quito-Centro Cultural Benjamín Carrión, 2007, p. 686 s.).
Más de 10 años después, Vilma Vargas muestra una trayectoria en franca consolidación y evidente crecimiento, sostenido periplo testimoniado en la realización de nuevas exposiciones, la participación en numerosos eventos nacionales e internacionales, la inclusión en diversas publicaciones físicas y digitales, e incluso en hechos preocupantes pero sugerentes de los cauces que su trabajo ha afrontado como el allanamiento de que su domicilio fue objeto en julio de 2015, atentado cuyo móvil, según todo parece indicar, no sería el robo, cuanto el “llamado de atención” por las incisivas pero fundamentadas e ingeniosas críticas al poder que, desde hace más de una década, han abundado en su trabajo, polifacético repertorio del que hacen parte proyectos como El Polvorín, página, –y por algún tiempo pequeño periódico–, al que fui invitado a colaborar con textos satíricos y humorísticos en torno a la política y la realidad local y nacional, y cuyo cierre no tuvo otro origen que nuestra compartida reluctancia a “bajar el tono” evitando la ciertamente grotesca pero, –a nuestro observar–, saludable crudeza de coplas cuya pertinencia y trasfondo de verdad, duela a quien duela, la historia y la justicia solo han confirmado: “Pato argolla te jodiste / si a Riobamba robas plata / en buen lío te metiste / cuidaráste inmunda rata”.
Ya en febrero de 2016, según puedo atestiguar, Vilma Vargas preparaba una nueva exposición de caricatura política a ser presentada en el Salón del Pueblo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo de Azuay. Vargas, con la metodicidad y previsión que han caracterizado cada uno de sus trabajos, remitió, a tiempo, con fecha 18 de abril, los soportes digitales y enlaces referentes a los trabajos a exponerse (cuadros y caricaturas), cédulas y videos. Mi participación básicamente consistió en bautizar la iniciativa con el híbrido Guarmicaturas, perfeccionado por Diego Demetrio Orellana, intelectual cuencano que actuó como curador de la muestra que, con presentación de su autoría, se llamó “Huarmicaturas por la libertad”. En Cuenca, ciudad a la que acudí con motivo de la presentación de mi libro Ecuador en la ruta de don Quijote, tomé las previsiones para poder asistir también a la inauguración, acto en el que pude ser testigo presencial de algunos particulares que la prensa no ha tomado en cuenta; ofrezco entonces mi opinión y testimonio:
Pese a que la organización de la muestra, en cuanto a las tareas correspondientes a la caricaturista y al curador atañen, fueron cumplidas con suficiente antelación, en forma repentina, el 3 de mayo, se les notificó que la misma no podría realizarse aduciendo sesgos políticos y “panfletarios” en varias de las piezas a exponerse; no se precisó cuáles. Ese 3 de mayo, día paradójicamente dedicado a la libertad de expresión, se indicó también que no se imprimiría el esperado catálogo y otras “depuraciones” que comprometían seriamente la posibilidad de que el evento se inaugurase la noche del miércoles 4, conforme se planificó desde hace tiempo ya. Estas contrariedades obligaron al Curador a buscar acuerdos que permitiesen llevar a efecto la exposición, uno de los cuales implicó la mutilación de su texto de presentación, el retiro de las cédulas y la no proyección de los videos animados hechos a partir de algunos de los trabajos. La noche del 4, con un público que de a poco fue creciendo, pese a todo, tuvo lugar la inauguración; habló, en primer lugar, una funcionaria de la CCEA, quien, con parquedad y escaso carisma, dio la bienvenida a los asistentes; enseguida se pronunció Iván Petroff, presidente del Núcleo, quien, en forma tibia, –y yo diría timorata–, aludió a los fines de la caricatura en general, deslizando entre sus palabras alguna alusión al escritor español Francisco de Quevedo, y pidiendo “comprensión”, sin ser suficientemente explícito, pero aludiendo acaso a las reales motivaciones existentes detrás de un claro acto de censura, censura que, desde dentro y fuera del país, ha recibido el más rotundo de los rechazos.
Terminada la breve alocución de Petroff, hizo uso de la palabra Diego Demetrio Orellana, quien, en un lapso de cuarenta minutos, improvisó una gala oratoria que, entre otros puntos, increpó duramente a esos funcionarios a los que no les importa anteponer órdenes “superiores”, cuando no su personal o sectario interés, a los principios; fustigó enérgicamente las arbitrariedades del régimen imperante al que, con magistral pincelada, retrató como “nefasto, nefando y nefario”… …y dejó en claro que las decisiones tomadas con la muestra dejan en evidencia las limitaciones e inconsistencias de una autonomía institucional en la que, de tan trillada, resulta ingenuo creer. No faltó en esta vibrante intervención la hábil glosa, la airada invectiva ni la sesuda deconstrucción en torno a Quevedo, inicialmente citado por Petroff, ni la justiciera exigencia de que, como un mínimo acto de reparación ante el perjuicio irrogado a la artista, se edite el catálogo sin lugar a expurgación alguna, exigencia ante la que el público prorrumpió en sonoros aplausos, como prorrumpió en posteriores acotaciones de Orellana, quien, sospechosamente, no ha sido entrevistado con respecto a este caso. Petroff, cosa que no se ha dicho, tuvo toda la oportunidad de impugnar las “incoherencias”, expresiones “panfletarias”, o meras “calumnias” del orador, en caso de haberlas, pero se limitó a guardar silencio, acaso en medio del angustioso debate interno en que debió haber vivido los peores 40 minutos de su gestión, si no es que de su vida.
La intervención final estuvo a cargo de la caricaturista, quien, lesionada pero serena, cuestionó en breves palabras el proceder de la institución anfitriona y desplegó su ingeniosa protesta: una agridulce variante de los fusilamientos del 2 de mayo, cuadro de Francisco de Goya que, en la relectura de Vargas, alude a Cuenca y a la institución que, lo reconozca o no, tomó decisiones que han minado sensiblemente su credibilidad y prestigio; el mismo Petroff, valga informar, no asistió al día siguiente al Museo de las Conceptas, en una de cuyas salas, según comprometió su palabra, debía realizar la presentación del libro Ecuador en la ruta de don Quijote. Tampoco, cabe señalar, ha remitido disculpa algún ante dicho incumplimiento, que, por otra parte, dejó un espacio más que privilegiado para que Orellana volviera a la carga, aunque en esta ocasión con una muestra oratoria dedicada a Miguel de Cervantes y su legado en las letras, las artes y el pensamiento de Ecuador.
¿Quién o quiénes, a fin de cuentas, están detrás de esta censura? Vergonzoso, y aun miserable, pero revelador, sería que funcionarios o allegados al gobierno de turno, como vergonzoso y repugnante sería que, ante temores como el de ver comprometido el presupuesto institucional se hayan tomado tan deplorables, paradójicas e inauditas decisiones como las que representa cuestionar la presencia de caricaturas de corte político en una exposición que no era sino de caricaturas políticas, muchas de cuyas piezas, por ejemplo las alusivas al terremoto de Manabí, en cambio no han sido cuestionadas, pero tampoco justipreciadas pese a la evidente solidaridad y humanismo que las imbuye; como quien dice: solo se impugna lo que incomoda, con el adverso resultado de que más de una ráfaga les ha terminado saliendo por la culata al propiciarse, más allá del no buscado “escándalo”, que, “más que sea” en la web, sean miles de personas las que finalmente terminen viendo la muestra, no solo desde Cuenca sino desde el mundo en general, como lo confirman las páginas y blogs que se han hecho eco de lo acontecido en la hermosa y querida Atenas del Ecuador (Véase http://cartoonistsrights.org/cultural-agency-censors-carto…/). Las réplicas y contrarréplicas institucionales, vistas sus inconsistencias y contradicciones, no han logrado más que embarrar y acrecer la plasta de errores previos. En buena hora que, desde la Casa de la Cultura Núcleo de Chimborazo, al menos se haya tenido la iniciativa de remitir al Núcleo de Azuay una carta de protesta en cuyo texto me permití sugerir se añada esa exigencia de que, como un mínimo acto de resarcimiento, se edite y distribuya el catálogo de la muestra, cuyas páginas nada tienen de panfletarias ni de sesgadas: sus caricaturas, duela a quien duela, indigne a quien indigne, no son sino logradas relecturas de la realidad económica, política, cultural e histórica en que nuestro país, y el mundo en general, han chapoteado durante los últimos meses. Bien puede usted, estimado lector, ver la muestra completa en el enlacehttp://vilmatraca.blogspot.com/…/cedulas-y-videos-censurado… y formar su propio criterio. Yo me he limitado a emitir el mío.

Comentarios
Diego Demetrio Orellana MAXIMAS GRATIAS, DILECTISSIME Franklin Cepeda Astudillo: LA VERDAD NO EXIGE MAQUILLAJE ALGUNO... LA VERDAD ES LA QUE ES Y SIGUE SIENDO VERDAD AUNQUE SE PIENSE AL REVÉS... TU TESTIMONIO, AL HABER ESTADO IN CORPORE PRESENTE, ES CLARÍSIMO PARA MOSTRAR LA VERDAD DE LOS HECHOS: EL TEMOR REVERENCIAL Y EL PÁNICO PAROXÍSTICO QUE LA Casa Cultura AzuayTIENE FRENTE A SU MAJESTAD RAFAELINA: Rafael Correa PARA CENSURAR ALGUNOS ELEMENTOS DE ESTA MUESTRA ARTÍSTICA DEVilma Vargas EN UN HECHO HISTÓRICO LIBERTARIO QUE IMPLICÓ IMPONERSE SOBRE EL MIEDO PARA EXIGIR QUE LA MUESTRA SE ABRA AUNQUE CON ELLO EL DESPRESTIGIO DE LA Casa Cultura Azuay HAYA BAJADO AL ABISMO DE LAS HUESTES INFERNALES IN PATRIA NOSTRA.

VERITAS ODIUM PARIT AUT VERITAS SUPER OMNIA ET FIAT IUSTITIA PEREAT MUNDUS,

DIEGO DEMETRIO
OCTAVA DOMINICA PENTECOSTE, ANNO MISERICORDIAE MMXVI
Cuenca 2 de junio de 2016

Estimado Sr.
Ing. Guillermo Montoya
PRESIDENTE DE LA CCE NÚCLEO DE CHIMBORAZO
Reciba un cordial saludo. Por medio de un artículo de Franklin Cepeda Astudillo, publicado en el Diario Los Andes tengo conocimiento de que a nombre de la Institución que usted preside, se envió una carta de reclamo al Núcleo de Azuay, por la censura que fue objeto mi exposición realizada el 4 de mayo en Cuenca, por lo que le solicito muy comedidamente se digne en enviarme una copia o en hacerla pública, pues personalmente no entiendo la solidaridad que ustedes han expresado hacia mi trabajo sin que la carta sea una protesta notoria y explícita. Este pedido va en razón de que la comunidad artística y cultural del país debe estar al tanto de éstos actos de censura que desdicen de la misión de las Instituciones Culturales del Ecuador. Por su atención a la presente, le anticipo mis agradecimientos.


Atte.
Vilma Vargas
*************************************************






Cuerpo del mensaje