jueves, 23 de abril de 2009

ERRORES HISTÓRICOS DE LA AGENDA CULTURAL DE CUENCA/ MARZO 2009


Santa Ana de los Ríos de Cuenca, marzo 15 del año 2009
In sollemnitate tertia dominica Quadragesima

Ing. Marcelo Cabrera Palacios
ALCALDE DE CUENCA
Ciudad

De mi consideración:

«Beatus vir, qui in sapientia morabitur et qui in iustitia sua meditabitur et in sensu cogitabit circumspectionem Dei; qui excogitat vias illius in corde suo et in absconditis suis intellegens, vadens post illam quasi investigator et in viis illius consistens; qui respicit per fenestras illius et in ianuis illius audiens./ Feliz el hombre que se ejercita en la sabiduría, y que en su inteligencia reflexiona, que medita sus caminos en su corazón, y sus secretos considera. Sale en su busca como el que sigue su rastro, y en sus caminos se pone al acecho. Se asoma a sus ventanas y a sus puertas escucha».

La Agenda Cultural de Cuenca del mes de marzo del presente año nos trae algunas novedades que usted, Señor Alcalde, las anuncia en la presentación de la publicación cuando afirma: «…como Alcalde de Santa Ana de los Ríos de Cuenca, debo destacar y agradecer la incorporación a la Agenda cultural, del historiador y catedrático, Juan Cordero Iñiguez, Cronista Vitalicio de la Ciudad , quien a partir de esta edición compartirá con los lectores sus conocimientos e investigaciones».

Ad astra per aspera, ojalá este anuncio sea finalmente la solución para poner fin a las graves equivocaciones que mes a mes afectan a la historia, la cultura y la lengua de Castilla en la Agenda cultural de Cuenca, aunque esta vez, ante la inveterada incapacidad mostrada por los responsables de la publicación, se ha optado por lo más cómodo: eliminar lo difícil y no entrar en honduras a tener que decir barbaridades sin cuento, a riesgo de la pérdida de la calidad intelectual en el principal medio informativo y cultural del Ayuntamiento cuencano.

Sin embargo, Señor Alcalde, exceptis excipiendis, la curiosa estrategia no ha funcionado cuando aún existen graves contradicciones y falsedades en la Agenda de marzo, las que me permito señalarlas, con el mejor espíritu cívico de cuencano que sabe amar a su suelo patrio, a fin de que sean tomadas en cuenta para corregir y enmendar los errores a futuro.

1. La primera contradicción le adjudican a usted mismo, Señor Alcalde, cuando en la presentación de la Agenda cultural le hacen decir: «Todosantos» para nombrar al tradicional barrio cuencano. Ese término es inadmisible en la lengua de Castilla y las explicaciones constantes en la página 5 para aducir, ad absurdum, que esa expresión ya se conocía en la novela «Menosprecio de corte y alabanza de aldea», de Fray Antonio de Guevara (1475 – 1545) son forzadas, maniatadas y nada convincentes si se ha de considerar que, a la muerte de dicho fraile, Santa Ana de los Ríos de Cuenca ni siquiera estaba fundada.

Además, después de 1557, Todos los Santos no existía, pues la primera edificación religiosa que allí se erigió fue la llamada «Ermita del Uzno», la que según algunos historiadores de la morlaquía; entre ellos, Márquez Tapia, fue construida por Rodrigo Núñez de Bonilla, encomendero de los cañaris, antes de la misma fundación castiza de Cuenca.

Esa Ermita del Uzno se convirtió después en la capilla de San Marcos durante la época colonial y es sólo en los momentos finiseculares del siglo XIX, en plena época republicana, cuando la iglesia de Todos los Santos es construida, gracias al obispo cuencano Miguel León y Garrido, al que los editores de la Agenda cultural hacen que usted lo llame, equívocamente, Miguel de León en el folleto conmemorativo del XXVIII aniversario de fundación del Museo Municipal de Arte Moderno «Luis Crespo Ordóñez».

Ergo, para aquella época, aproximadamente hace 100 años, la referencia de fray Guevara estaba tan lejana en la historia, que es imposible que pudiera haber influido para que los habitantes de la morlaquía empezaran a llamar a ese paradigmático sector de la urbe como «Todosantos». La verdad histórica señala, cum fidelitas et veritas, que los cuencanos, con personalidad propia, han trastocado -en el habla coloquial de la morlaquía- la expresión castiza «Todos los Santos» por «Todos Santos», lo cual no debe ser manipulado con juegos semánticos extraídos de otras realidades y momentos históricos que nada tienen que decir frente a nuestra idiosincrasia.

Ante ello, veritas ante omnia, parodiando a Sor Juana Inés de la Cruz , bien vale decirles a los responsables de estas advenedizas deducciones, los inmortales versos de la inigualable Sor Juana Inés de Asbaje: «Dan las amantes penas/ a sus libertades alas/ y después de hallarlas malas/ las queréis hallar muy buenas».

2. Por otro lado, semper idem, se consigna un grave error cuando en la página 4 escriben que «el nombre de Todosantos hace referencia a la festividad cristiana del 1 de noviembre, fecha en la cual se venera a todos los santos que no tienen celebración ni fecha determinada»

Esto es una tamaña equivocación, pues la fiesta de Todos los Santos fue introducida en la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana, gracias al Santo Padre Gregorio, por la Divina Providencia , Papa IV, en el año 835 de la era cristiana y no para celebrar a los santos que no tienen fecha en el calendario sino para conmemorar a todos los venerables siervos y siervas de Dios, que conforman, en la Teología , eso que se ha llamado, ab aeternum, desde siempre, la «Communio sanctorum» o «Comunión de los santos» del símbolo nicenoconstantinopolitano, con el singular sentido escatológico de la esperanza cristiana en la vida eterna a la que todo católico romano debe aspirar.

3. Continuando con las incoherencias de la historia cuencana de la Agenda cultural, en la página 40, en un artículo intitulado «Eudoxia Estrella: un símbolo cultural de Cuenca», de la autoría del ciudadano Rodrigo Aguilar Orejuela, se escribió: «Hace 27 años, gracias al empuje de varias personalidades de la cultura cuencana, fue creado el Museo Municipal de Arte Moderno, hecho en el cual Eudoxia jugó un papel fundamental».

El Museo Municipal de Arte Moderno «Luis Crespo Ordóñez» acaba de cumplir 28 años de creación, por lo que el editor de la Agenda cultural demuestra inconsistencia tanto para afirmar el exacto aniversario de este importante centro cultural de la urbe cuanto para señalar el nombre del célebre artista cuencano, a quien ha trastocado por Lauro Crespo Ordóñez, en el folleto conmemorativo del vigésimo octavo aniversario de este museo, en el que le hace decir a usted, Señor Alcalde, esta inaceptable barbaridad.

4. In honorem invencibilis ignorantia, estas incoherencias son similares a aquellas redundancias e inconsistencias cometidas en contra de nuestra bella lengua de Castilla, en la misma nota de marras de la Agenda cultural, cuando dice: «Ha sido siempre una mujer de pasiones y dedicaciones. Dedicada al arte durante toda una vida…». «Mientros esto hacía, fue imprimiendo al mundo artístico cuencano su huella perenne». «…Se convierte en la directora de la nueva institución. Desde entonces, esa nueva pasión ocupará sus días…».

5. Los deslices descritos ut supra no se pueden ni siquiera considerar como los típicos gajes del oficio, cuando reflejan que nunca se revisan ni confrontan los textos de la Agenda cultural, en la misma forma en que, con liviandad y ligereza, se afirman cosas tales como las siguientes: «Músico vivencial, incursiona en este género de a los 16 años de edad» (pág. 24). «…tras lo cual se dará paso a un debado animado por los miembros de la Casa María Amor» (pág. 25)

En fin, Señor Alcalde, es de esperar que, en efecto, las futuras ediciones de la Agenda cultural de Cuenca cuiden más las graves y permanentes fallas a la historia, la cultura y la lengua castellana, a fin de que esta publicación deje de provocar baldón y oprobio a los lectores del mundo cultural de la morlaquía. La solución para no cometer errores no se encuentra en eliminar las cosas difíciles sino en investigar más y mejor los diversos datos que se habrán de dar a conocer a la comunidad para educarla in honorem veritatis splendor et semper pro mundi beneficio.

Valga la oportunidad, hic et nunc et semper, para refutar las insidiosas críticas de ciertos ciudadanos cuencanos que despotrican en contra de mi labor de defensa de la historia y la cultura de Cuenca, para decirle una vez más, Señor Alcalde, die constituta, que no busco, ni aspiro, ni oculto, ni pretendo nada personal con estas misivas escritas in honorem urbis et veritas, pues sólo me anima un legítimo espíritu cívico para resguardar y defender el prestigio cultural de Cuenca, tan venido a menos a causa de los constantes atropellos que se publican en la Agenda cultural de la capital de la morlaquía.

Señor burgomaestre cuencano: La ciudad vive, oh quam tristis et aflicta, una especie de oscurantismo morlaco que, ad absurdum et contra inteligentia et sensus comunis, se sustenta en el curioso hecho de que nadie puede decir nada con animus corrigendi en la morlaquía, a riesgo de resultar estigmatizado, amenazado, ultrajado o vilipendiado, ora con el libelo difamador, ora con el pasquín insolente o la filípica más burda, ora con el dicterio, el ditirambo o la enjundia procaz, ora con el insulto soez, el comportamiento ramplón, la descalificación infamante y la diatriba oprobiosa e inverecunda que se escuda en el anonimato electrónico y que, al parecer, ha involucrado a los propios editores de la Agenda cultural de Cuenca, quienes han demostrado su conducta zascandil como parte de la vergonzante campaña, y con animus necandi, han lanzado incluso los infamantes insultos con una pobreza intelectual digna de piedad y caridad cristianas, pues en vez de reconocer su falta de conocimientos, pretenden descalificar a quien consideran su adversario y ofenden a la cultura y a nuestra bella lengua de Castilla, reflejando una detestable vesania, una admirable laxitud y una abominable ignorancia supina, tenebrosa e invencible, mientras las murmuraciones y agravios son lanzados sin altura, sin debate, sin refutación inteligente ni erudición alguna, tal como los perros rabiosos que arrojan espumarrajos por sus fauces in Concha, apud flumina Tomebamba, ad initium tertium millenium, cum innefabilis et singularis gratia et riddendo semper cum admirationem adversas stultitia, ignorantia et corruptio. Ab hoste maligno, defendenos Domini.

His cum affectibus tibi in Christum Dominum Nostrum et in honorem amoris veritatem,


DIEGO DEMETRIO ORELLANA


Datum Concha, ex aedibus FIDEH, districti meridionalis, mensis martii, die decima ac quinta, currentis Anno Dominicae Incarnationis bismillesimus nonus, in sollemnitate tertia Dominica Quadragesima et in honorem Concha et culturalis aspectibus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada