martes, 19 de mayo de 2009

«AD PERPETUAM REI MEMORIAM» / UN INOLVIDABLE CONCIERTO DE MÚSICA CLÁSICA


«AD PERPETUAM REI MEMORIAM»

UN INOLVIDABLE CONCIERTO DE MÚSICA CLÁSICA

Cuatro piezas inmortales y representativas de la música clásica, correspondientes a Vivaldi, Haydn y Mozart han sido interpretadas magistralmente por la Orquesta Sinfónica y el Coro «Giussepe Verdi» de Milán, en el Vaticano, con motivo de la conmemoración del IV aniversario de la elección pontificia del Santo Padre Benedicto, por la Divina Providencia, Papa XVI, felizmente reinante.
La Orquesta Sinfónica de Milán estuvo dirigida por la destacada maestra japonesa Xian Zhang, mientras que el Coro «Giussepe Verdi» contó con la dirección de la eminente artista italiana Erina Gambarina, quienes consiguieron, cum magnam inteligentia et sapientia, una ejecución extraordinaria de estas inmortales obras maestras de todos los tiempos.

Conviene comentar acerca de estas célebres creaciones musicales de la historia del género humano. Se trata de un espectacular concierto en el que la inspiración de Vivaldi, Haydn y Mozart han suscitado emociones intensas en los asistentes al acto lírico y académico, en el aula «Paulo VI» del Palacio Apostólico Vaticano, dejando un recuerdo imborrable de una jornada llena de sentimiento y espiritualidad, en un ambiente en el que la «tranquilitas in ordinis» o «tranquilidad en el orden», que sólo la música es capaz de producir, ha sido el verdadero leit motiv para revivir esas maravillosas composiciones musicales de la historia del género humano.


1. La «Sinfonía 95» de Haydn ha sido interpretada en tonalidad de Do menor, atravesando un recorrido perfectamente equilibrado, mas no ausente de dramatismo, hasta concluir en la tonalidad de Do mayor. Esto nos hace pensar, cum stricta veritas et sinceritas, en el itinerario del alma que, a saltos de mata, se mueve todo el tiempo entre la serenidad y la paz interior, entre la alegría y la esperanza.

2. La «Sinfonía 35» de Mozart, ejecutada también en el evento, amplifica y corona la afirmación de la vida sobre la muerte, en una especie de amalgama de sonidos contrastantes y ritmos contrapuestos, semper cum gaudium, en admirable armonía y melodía.

3. Por su parte, el «Ave verum Corpus», inmortal obra coral de Mozart, ha embelesado el espíritu de los participantes en este concierto como si las voces humanas pudieran transmitir el fuerte sentimiento que se imbrica sólido, ab intra, en esta célebre creación mozartiana.

4. El «Stabat Mater» de Vivaldi, que es una destacada obra coral barroca, ha resultado una experiencia única y singular, sub specie spirituale opus, en la que la meditación cedió el paso a la contemplación para reconocer la magnificencia del misterio de la Redención, esperanza única para los cristianos de todos los tiempos en su peregrinaje por el mundo.



En conclusión, estas obras geniales de Vivaldi, Mozart y Haydn no pudieron ser mejor escogidas para la celebración del importante aniversario pontificio, supernaturalis gratia, cuando han transcurrido ya cuatro años desde que la Divina Providencia dispuso que la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana tuviera, como su cabeza, a un Sumo Pontífice culto, erudito, inteligente y brillante como sucesor de Pedro, Vicario de Cristo en la Tierra, Obispo de Roma y Servus Servorum Dei.

Salutem et benedictionem in Christum Dominum Nostrum,

DIEGO DEMETRIO ORELLANA

Datum Concha, apud flumina Tomebamba, ex aedibus FIDEH, districti meridionalis, Anno Dominicae Incarnationis bismillesimus nonus, die decima ac sexta, in sollemnitate Paschali.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada