sábado, 20 de junio de 2009

OTRO ATROPELLO EN CONTRA DE LA LENGUA DE CASTILLA



Santa Ana de los Ríos de Cuenca, junio 21 del año del Señor de 2009

In sollemnitate XIII Dominica per annum

Dr. Joaquín Moscoso

DIRECTOR DEL INSTITUTO DE PATRIMONIO CULTURAL

REGIONAL CUENCA


Ing. Paúl Carrasco Carpio

PREFECTO PROVINCIAL DEL AZUAY

Ciudad

De mi consideración:

«Gravissimus deffectibus adversas hispanica lingua in Concha vulnerat sermones pressio sicut horribilis et terribilis errorem / Un gravísimo defecto en contra de la lengua de Castilla vulnera la precisión semántica como un error horrible y terrible».

Adversas hispanica lingua et amoris veritatem, se ha cometido un terrible error de precisión semántica, en contra de nuestra bella lengua de Castilla, en dos de las gigantescas pancartas que el Instituto de Patrimonio Cultural ha hecho colocar junto a la vieja edificación de la esquina de las calles Simón Bolívar y Tomás Ordóñez, la cual ha sido intervenida gracias al decreto de emergencia del Patrimonio Cultural.

Justamente, me refiero al viejo edificio del Convento de las Madres del Buen Pastor, inmueble en donde funcionó, por mucho tiempo, la escuela «Manuela Cañizares», en cuyas pancartas se ha escrito, cum terribilis sensus, «Monasterio del Buen Pastor», en perfecto desconocimiento de la diferencia que existe entre un monasterio y un convento.

Como no puede ser de otra forma, in honorem lingua nostra, me permito sugerir que se busque siempre la precisión idónea para el uso correcto de las palabras en nuestra lengua castellana. Así, la tradición ha configurado una diferencia notoria entre lo que es un monasterio y un convento.





Ergo, aunque el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Castellana toma a estos dos términos como sinónimos, en verdad, el «monasterio es la casa de religiosos o de religiosas, generalmente alejado de un pueblo o dentro de una urbe, en donde dichas personas se dedican a una vida de clausura», lo cual no es el caso de las Madres del Buen Pastor, quienes no tienen la condición de vida contemplativa que se ejecuta en un monasterio. Por su parte, «convento es la comunidad de religiosos o religiosas que habitan en la misma casa bajo una regla, acepción perfectamente aplicable a la mencionada comunidad de Madres del Buen Pastor».

En consecuencia, Dr. Moscoso, cum accurata diligentia, lo correcto hubiese sido escribir en las pancartas, con más exactitud: «Convento del Buen Pastor», en vez de «Monasterio del Buen Pastor» y así se hubiera evitado esta grave y oprobiosa contradicción que atenta en contra de nuestra incomparable lengua de Castilla.

Abyssus abyssus invocat/ el abismo llama al abismo, y así este error ha traído ya una secuencia inaudita, Ing. Paúl Carrasco, cuando el Consejo Provincial hace circular unas invitaciones para festejar el próximo 30 de junio el aniversario de su creación, con «un brindis que tendrá lugar en el monasterio del Buen Pastor»

Escribo estas líneas en salvaguarda del prestigio cultural de mi ciudad; ergo, desde mis funciones de escritor castizo y en uso de mis derechos ciudadanos, no puedo dejar de protestar por este nuevo atropello en contra del Castellano.

Mientras espero una acogida favorable a la presente, reciban ustedes un cordial saludo.

Copiosa gratia, salutem et benedictionem in Christum Dominum Nostrum,

DIEGO DEMETRIO ORELLANA

Datum Concha, apud flumina Tomebamba, ex aedibus FIDEH, districti meridionalis, mensis Iunii, die vicesima ac prima, Anno Dominicae Incarnationis bismillesimus nonus, in sollemnitate XIII Dominica per annum.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada