miércoles, 3 de mayo de 2017

¿CASA DE LA CULTURA O CASA DE LA INCULTURA APUD FLUMINA TOMEBAMBA?


Terribilis et horribilis in culturalis aspectibus, un espeluznante galimatías que estupefacta e indigna es lo que la Casa de la Cultura Ecuatoriana «Benjamín Carrión», Núcleo del Azuay, enfrenta cuando Iván Petroff, su presidente saliente -en jadeante y desesperada carrera por la reelección- ha administrado la institución en forma calamitosa, cual si fuese «cosa nostra», a la manera de una hacienda en donde su omnímoda y autocrática voluntad ha avasallado todo principio ético, per fas et per nefas, mientras las intrigas, la doblez, la falsía y la corrupción han sido como el caldo de cultivo en el que su cuestionado ejercicio atibórrase de infamia, escándalo tras escándalo, a punto tal de preguntarnos ex tota fortitudine: ¿por qué no ha podido desechar la podredumbre en la que la Casa de la Cultura desenvolvióse en los nefastos y cercanos tiempos del cándido señor Carlos Vásconez, a quien sucedióle para derribar una época oprobiosa que mas bien ha inficionádolo de profundis para pervivir en la corrupción que tanto dijo combatir cuando apenas un año atrás confiábamos en que su ascenso representaba de veras un cambio en la capital de la morlaquía?



Al parecer, los tenebrosos y escabrosos métodos que Petroff ha utilizado para gobernar a la Casa de la Cultura, sin Dios ni ley, no deben quedarse impunes in nostra communitate, siendo pertinente no callar a la hora en que sus miembros apréstanse a elegir un nuevo directorio para el que Petroff, engolosinado y empalagado por las delicias de su oprobioso poder, pretende ratificarse como si fuese un personaje non plus ultra de la cultura morlaca, cuando mas bien –a merced de sus caprichos- la institución camina por un despeñadero que solo llévala al abismo de las huestes infernales, de donde debe ser mas bien rescatada pro populo beneficio.



De aliquibus aspectibus in culturalis res/ Sobre algunos aspectos en cosas culturales:

Las graves denuncias en contra de Petroff indignan inclusive al más imberbe ciudadano y decepcionan más a quienes confiamos un día en este personaje -sin imaginar la caja de Pandora que ha sabido portar in corpore et in anima- y sorprenden a las personas conscientes, mientras las trapacerías del susodicho pretenden echar sobre sus cuestionadas acciones un velo de impunidad para cubrir su mañosería, entendible solo bajo las malas artes del engaño con las que la institución es manejada, contra dignitatis, creyendo que todos los cuencanos somos imbéciles para no percibir el inicuo modus operandi que debe desterrarse a la hora de elegir a las nuevas autoridades de la institución in urbe nostra.



Así, quid pro quo, las siguientes acciones de Petroff cuestiónanse por todos quienes, como actores culturales, considerámoslas incompatibles con la ética, aunque para el presidente saliente sean parte de sus cualidades que magníficanse in excelsis bajo una despersonalización enfermiza y patológica que ha llevádolo a vivir de la asquerosa adulación de sus corifeos y tiralevitas tanto como de las repugnantes mentiras que propala cada vez que abre la boca; vicios propios de aquellos miserables seres que no conocen el valor de la decencia ni la importancia de la santa libertad.

WENDY AGUILAR HERMIDA

FERNANDO TRUJILLO

Oh Sancta Simplicitas, para ejecutar tales acciones conformó, ab initio, un equipo mediocre integrado por Wendy Aguilar Hermida, impreparada ciudadana en el mundo cultural de la morlaquía, quien fue nombrada como Jefe de Proyectos junto a quien sería electo secretario general de la Casa de la Cultura, el ciudadano Fernando Trujillo, tiralevita del ex alcalde más cuestionado de la capital azuaya, Fernando Corcho Cordero, y esbirro fiel del correísmo, del que Petroff es un áulico febricitante y un esclavo de la dictadura.


HUARMICATURAS PARA LA LIBERTAD: VILMA VARGAS


El filocorreísmo de Petroff confirmóse el 4 de mayo del año 2016 cuando intentó clausurar la muestra libertaria «Huarmicaturas para la libertad», de la aguerrida caricaturista Vilma Vargas, quien mostró desde el arte -con este proyecto expositivo- su férrea oposición a la dictadura rafaelina a la que Wendy Aguilar, Iván Petroff y Fernando Trujillo veneran como las «anguis in herba» o «serpientes bajo la hierba», adulando al tiranuelo de turno y espantando, tal como si fuesen perros rabiosos que vomitan espumarrajos por sus fauces, a todos quienes combaten al tirano verdeflex in patria nostra. El ridículo y fachoso trío simula ser la Santísima Trinidad de la Casa de la Cultura y tal como una vera Sancta Trinitas unus Deus in coelum créense dueños de la edificación olvidando que es un espacio público, a punto tal de pretender impedir el ingreso libre de los ciudadanos a la institución cultural de la capital de la morlaquía.



Así, con semejante equipo, Petroff ha cometido las siguientes tropelías en el ejercicio de sus funciones:

  1. No ha acogido las recomendaciones de Contraloría realizadas en la última auditoría institucional ni ha convocado a las sesiones de directorio en los tiempos debidos, puesto que, ad verecundiam, ha preferido una gestión personalista que evade a los vocales del cuerpo colegiado en la toma de decisiones, cual monarca o cacique de barrio que actuando de tal forma garantízase que el cometimiento de sus fechorías quédese impune y expedito al libre arbitrio de sus insólitas apetencias. A causa de ello, nunca ha dado a conocer al directorio el monto de auspicios para los proyectos y convenios que aprueba motu proprio y en autocrática condición de manda más o capataz. Tampoco hace que el directorio apruebe los gastos que decide cuando el monto de los mismos supera la mínima cuantía, mientras ante sus largas ausencias, cuando sale de viaje, deja el sillón en acefalía y en muy pocas ocasiones ha encargado la presidencia a la primera vocal, como manda la ley in stricta iustitia.

  1. Ha contratado un numeroso equipo de personas que desarrollan actividades remuneradas en la Casa de la Cultura, sin que justifíquese la necesidad de tales operarios a base de un proyecto sólido que promueva la cultura inter nos, toda vez que nunca convocó un concurso de oposición y méritos para los cargos de Tesorero, Contador y Director de Archivo.


  1. No ha solicitado rendición de cuentas a Patricio Palomeque, encargado de la Sala Proceso durante la precedente administración de Carlos Vásconez, conforme el directorio ha dispuesto en reiteradas ocasiones.


  1. Ha permitido el cometimiento de muchos desmanes en el Salón del Pueblo de la Casa de la Cultura «Benjamín Carrión», Núcleo del Azuay, mal administrado por Nancy Arpi de España, quien realiza exposiciones de pésima calidad y con desfachatez y ramplonería burda ataca a los artistas, maltratándolos, ofendiéndolos y censurándolos junto a los críticos de arte, mientras algunos artistas plásticos como Boris Ordóñez Petroff, Eduardo Segovia, Ricardo Montesinos, Manuel Tarqui, Eudoxia Estrella, entre otros, han sido objeto de imposiciones y censuras, ad arbitrium, por parte de la inverecunda funcionaria de aviesa condición y patibulario aspecto, quien solicita mensualmente a ciertos críticos de arte que le escriban sus discursos para brillar con ave marías ajenas, en un centro de exposiciones en donde la ignorancia supina y tenebrosa de Arpi es un real peligro para el buen manejo de dicho espacio expositivo.



Son gravísimas las acciones tomadas por Petroff sin la aprobación del directorio para la creación de las extensiones cantonales de la Casa de la Cultura y para que la institución local intégrese en la llamada Mancomunidad del Sur, ente creado con fines electorales exclusivistas, pues Petroff ha pretendido ser presidente de la Casa de la Cultura Nacional, a cómo dé lugar, creyendo equívocamente que esta mancomunidad sería la que lo catapulte in excelsis a ocupar la máxima función directiva del ente cultural al que ha infamado al paroxismo con sus torcidas actuaciones. Ya ubicado, super terram, que sus aires de megalomanía no le alcanzan para presidir la Casa de la Cultura nacional ha tomado decisiones arbitrarias y electoreras en el ente local, al enviar oficios de aceptación a los postulantes a ingresar a la Casa de la Cultura de Cuenca antes de que el directorio haya conocido y aprobado su debido ingreso. Riddendo semper cum gaudium, el padrón electoral ha infládose con un séquito de personajes que para Petroff no representan actores culturales sino supuestos votos seguros para ganar una reelección en la que no cuentan los principios que hoy demuestra no haberlos tenido in vita suam




Por otro lado, semper idem, la dictadura rafaelina ha puesto en vigencia el Registro Único de Actores Culturales (RUAC) en el que no solo han empadronádose verdaderos actores culturales sino también oscuros y advenedizos ciudadanos que dicen ser personajes del mundo cultural cuencano, sin que hayan demostrado presencia cultural en el horizonte artístico de la morlaquía, representando una masa informe a la que Petroff intenta atraer con sus cantos de sirena, enloquecido y envilecido con insania y vesania por esta loca carrera a la reelección en la Casa de la Cultura adversas intelligentia nostra et in honorem stultitiae.

Acúsase a Petroff de holgazanería pues, al parecer, no hay diligencia en sus actuaciones. El personal denuncia que llega tarde a la oficina, o ni siquiera llega si, al parecer, las bebidas espirituosas han alcoholizádolo in extremis. No cumple la palabra empeñada, ni comprométese a ejecutar lo convenido, viviendo, de momento ad momentum, del «yo te ofrezco, busca quién te de» y con tal modus operandi ha decepcionado a muchos de los actores culturales y miembros de la Casa de la Cultura que votaron por él buscando la reivindicación institucional luego del execrable ejercicio administrativo de Carlos Vásconez.



La lenidad no está lejos de su accionar y cuando debe tomar medidas severas tiembla cual enteco personaje al que crújenle los dientes para decir: «NON POSSUMUS» o para ordenar que termínese la indisciplina o simplemente para sancionar a los que infringen la ley. Ergo, por ello, no ha sido capaz para poner en orden al personal que falta constantemente al cumplimiento de sus obligaciones permitiendo que ciertos «privilegiados» incumplan con sus horarios de trabajo. Justamente por la dejadez con la que actúa denúnciase que el POA 2017 ni siquiera ha aprobádose por no estar listo oportunamente.



La labor editorial deja mucho que desear y así, ad libitum, sin criterio alguno, aprueba ediciones de libros sin seguir las recomendaciones del directorio, complaciendo ególatras vanidades de sus íntimos amigos en el mundo de las letras y creyéndose con patente de corso para decidir, ex tota libertas, lo que débese publicar o no bajo su personalísimo criterio y mal gusto, en el que subyace el pago de favores, el clientelismo y el quedar bien con Raimundo y todo el mundo.

Debiendo trabajar coordinadamente con el directorio, en tanto solo preside la institución que guíase bajo un cuerpo colegiado, lo que menos ha realizado es gobernar con sus compañeros vocales, a los que evade constantemente para que no se aprueben las cosas bajo su conocimiento, nemine discrepante, sobre todo en acciones tales como los acuerdos llegados con las extensiones, la rendición de cuentas económicas ante el cuerpo colegiado, la presentación de informes trimestrales de las cuentas institucionales como fueron sus ofertas de campaña, a las que le ha importado un rábano acatar cum respectum et reverentia inter nos. Evade entonces las decisiones del directorio para que las funciones de Compras Públicas y Contabilidad no sean realizadas por la misma persona, mientras que, sic transit gloria mundi, su mala puntería no ha permitídole candidatizarse a la presidencia nacional, a la que aspiraba fervorosamente cual dulce prenda de sabrosos encantos. Entonces ha provocado un escándalo público que repugna cuando su sucesión pro tempore no ha sido la adecuada, de Iure, pues en vez de encargar la presidencia a la primera vocal ha pretendido que sea su secretario, Fernando Trujillo, con quien conforma un dúo dinámico correísta a favor de la dictadura, quien sucédalo en el cargo, desencadenándose las siguientes escenas que causan baldón y oprobio a quienes las expectamos ab irato in anima nostra.





  1. El 30 de marzo del año 2017 Iván Petroff convocó a los vocales del directorio a una sesión ordinaria en la que pretendió legalizar a Jonathan Kouperman, otro personaje esclavo y servil a la dictadura rafaelina, como miembro del directorio, decisión ilegal que Marco Salamea, Vanesa Freire y Yolanda Neira no permitiéronla, mandándole a la casa a Koupermann ante esta descarada manera de iniciar la estrepitosa sucesión de Petroff en la Casa de la Cultura local, pues con este socio listo pensaba que facilitaríansele las cosas para anquilosarse en la institución in aeternum et usque ad gloriam aeternam.

  1. Iván Petroff convocó entonces a los vocales de directorio o otra sesión ordinaria a realizarse el 6 de abril de 2017, de acuerdo al siguiente Orden del Día: Renuncia del presidente. Sin embargo, NO RENUNCIA porque dice que nada le obliga a hacerlo.


  1. El 7 de abril Petroff, mediante memorando, encarga la presidencia a Trujillo. El mismo día Petroff firma un oficio dirigido a los miembros del directorio en el que manifiesta su deseo de renunciar al cargo de presidente.

  1. El 10 de abril convócase una reunión extraordinaria del directorio en que se trata como único punto la renuncia de Petroff. Efectivamente, renuncia pero encarga ipso facto la presidencia a Fernando Trujillo. Post factum, el directorio desconoce tal encargo. El mismo día, habiendo ya renunciado a la presidencia del Núcleo, inaugura una exposición en el local donde funcionaba la EMUVI. Enseguida, miembros del directorio solicitan, mediante oficio dirigido al Señor Raúl Pérez, Presidente de la CCE «Benjamín Carrión» un pronunciamiento jurídico sobre la sucesión.


  1. El 11 de abril los miembros solicitantes reciben el criterio jurídico, por el que la primera vocal, Vanessa Freire, pide al ex presidente Petroff que se retire del despacho, que aún lo sigue ocupando. El mismo día, en sesión de directorio de la CCENA, nómbrase como secretaria Ad hoc a la Sra. Nancy Ortiz.  También, encárgase la presidencia a la primera vocal, Vanessa Freire, quien excúsase del cargo porque terciará en la lid electoral. Encárgase entonces la presidencia a la segunda vocal titular, Yolanda Neira, quien legalmente empieza a ejercer pro tempore la presidencia.

  1. El 12 de abril, según el reglamento electoral, el secretario de cada núcleo debía entregar el padrón a la Junta Electoral.  Trujillo lo entrega con cuatro sobres más de carpetas de las listas.


  1. El 17 de abril, en sesión extraordinaria, el directorio resuelve dar por terminados los servicios que Trujillo presta a la CCENA y notifícaselo del particular.


  1. El 17 de abril Yolanda Neira oficia a empleados de planta de la CCENA e informa que la presidencia está bajo su responsabilidad hasta que se posesione el nuevo directorio.

  1. No obstante, ex contradictionem, el 18 de abril Trujillo ingresa arbitrariamente a la presidencia para asumir esta función, habiendo sido ya notificado que no es más empleado de la CCENA.

  1. El 18 de abril, la presidenta encargada, Yolanda Neira, con el respaldo del personal de planta de la institución, pide a Trujillo que se retire de la presidencia, función que ilegalmente pretende asumir.

  1.  El 18 de abril, la encargada de Talento Humano certifica que no ha emitido acción de personal alguna a favor de Trujillo, quien desempeñábase como Secretario general hasta la víspera. Enseguida emítese acción de personal como presidenta de la CCENA a favor de Yolanda Neira Alvarado.


  1. El 18 de abril, Trujillo intenta nuevamente tomarse la presidencia con gritos y amenazas propios de las verduleras de un mercado, requiriéndose la intervención de la fuerza pública para sacar a Trujillo de la institución al armar escándalo dentro de la misma. Trujillo, creyendo ingenuamente que aún es el presidente, convoca a sesión de directorio, la misma que no realízase. El mismo día, en conversación informal llevada a cabo entre algunos miembros del directorio, con la presencia de Jonathan Koupermann, Coordinador Regional de Cultura, éste pide a Fernando Trujillo que reconozca sus errores y los de Petroff y solicita que acepte que la delegación hecha a él como presidente es ilegal.


  1. El 19 de abril Trujillo, ya habiendo sido notificado del cese de sus funciones, ingresa a la CCENA, a la oficina de secretaría, que estaba cerrada con llave, y toma documentos que se los lleva sin previa autorización, lo que lleva a que se cambien algunas chapas de las oficinas: presidencia, secretaría  y puerta de ingreso a la segunda planta.

  1. El 21 de abril el departamento financiero elabora documento por medio del que se declara vacante el cargo de Secretario General del Núcleo del Azuay.

  1. El 24 de abril  la Unidad de Talento Humano elabora la acción de personal de Fernando Trujillo en la que se señala su cese de Funciones a partir del 17 de abril.


Pero para que el inaudito sainete sea más grave, la cosa no termínase allí. Así, rebus sic stantibus, Iván Petroff ha iniciado una campaña sucia, virulenta y rocambolesca para ganar la presidencia de la Casa de la Cultura local per fas et per nefas. In ciberspatium et diem per diem, ataca a mansalva a la candidata que cree triunfadora, a quien tan solo hace unos meses declaraba una admiración superlativa  proclamando que representaba su «artista predilecta» o su «amada diva», lo cual refleja la volatilidad de sus afectos hacia las personas, la falta de coherencia entre lo que dícese y hácese y la sinrazón con la que actúase con tal de pescar a río revuelto para ganar una contienda bajo sus apetencias, sus empatías y antipatías o bajo el sucio juego de la política en la que su amo, Su Majestad Rafaelina, es experto si la meta es pretender mostrar que lo negro es blanco coram populo.

Las malas artes artes del engaño, cuando con ellas preténdese ocultar las nefastas actuaciones de un cuestionado ejercicio administrativo de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, no débense permitir in vita communitatis. He allí, el leit motiv verdadero de este pronunciamiento. Declaro, hic et nunc, ex tota veritas, que no soy miembro de la Casa de la Cultura ni me interesa serlo. Tampoco estoy registrado en el RUAC, pues mi espíritu libertario impídeme ser censado en un padrón de la dictadura rafaelina, a la que combato de vita et moribus. Por ello, mi ánimo es orientador para la opinión pública a que escuchemos a la imperiosa voz de la conciencia personal y la razón, que muy bien derecho tienen de mandarnos y que no pueden obligarnos a que aceptemos estas terribles y reluctantes acciones que ofenden no solo a nuestra inteligencia sino a nuestra moral, la que debe promover la salud de la sociedad en su conjunto ad omnes gentes.



Y en este escenario electoral suceden, ex abrupto, extrañas situaciones que interpelan a nuestra conciencia. Ad exemplum, míranse alianzas inauditas que júntanse como el agua y el aceite en la lid electoral o confírmanse lealtades solapadas como en el caso del Cronista de la urbe, Eliécer Cárdenas, quien dice estar en contra de Petroff pero teme demostrarlo, acriter et fideliter, y alíase a la componenda electorera que busca la reelección de Petroff bajo el argumento de que le es muy difícil anteponer sus principios a la camaradería histórica que existe entre los dos, como lo denuncia el sociólogo Marco Salamea in honorem veritatis.

Catalina Sojos 

Cristóbal Zapata 


Y entre las extrañas cosas que obsérvanse con estupefacción devélanse traiciones y felonías impensables para quienes hacemos de la sinceridad una norma de vida. Miembros de la Casa de la Cultura que odiábanse, de vita et moribus, empiezan de pronto a amarse, ex admirationem et ex toto corde. De esta manera, sub specie instantis, comienzan a dedicarse poemas, a declararse amor eterno, gratis et amore, como denúncialo Ángel Vera, con chispa elocuente en El Mercurio, cuando informa que dentro de este panorama electorero la poetisa Catalina Sojos, cercana a Petroff, quien antes hablaba muy mal de Cristóbal Zapata, del bando contrario a Petroff, ahora dedica poemas al presidente de la Bienal cuencana, en un increíble escenario en donde los falsos sistemas de lealtades muestran, a calvo ad calvum, a personas cuyas máscaras finalmente han caídose para mirar en sus entrañas su naturaleza hipócrita y falsa a nativitate.



In via veritatis, esta diagnosis de la Casa de la Cultura Ecuatoriana «Benjamín Carrión», Núcleo del Azuay, llévanos a que preguntemos a todos los votantes de la misma: ¿deseáis que el horripilante modo de gobierno del señor Petroff continúe para vergüenza y oprobio de los actores culturales honestos? o ¿preferís, ahora sí, un verdadero cambio? Tenéis 4 contendores, in corpore et in anima, y solo necesitáis observarlos en su unicidad.



Infame resultaría que luego de tan escandaloso ejercicio administrativo en la Casa de la Cultura del Azuay este inicuo modus operandi perviva ad infinitum cuando lejos de darle consistencia y solidez ha falseado a la institución desde sus mismas bases, socavándola ad portas inferi y estableciendo un modus actuandi abiertamente contrario a lo que la ética reclama, toda vez que ha dádose muerte a los principios para recibir a cambio el yugo de la corrupción y la autocracia, que incitan a postrarnos ante seres de insólitas megalomanías y desubicaciones que infaman a la cultura adversas intelligentia et sapientia.

Por ello, aborrecemos estos métodos, ex tota anima nostra, sin extraviarnos del buen modo de vivir que guía nuestra vida cual satélite que gira alrededor de su planeta primario, bajo la virtud y el espíritu de servicio por el que debemos buscar, ante omnia et super omnia, el bienestar colectivo in culturalis aspectibus in urbe nostra.


Diego Demetrio Orellana

Datum Concha, super flumina Tomebamba, mensis aprilis, die XXX, reparata salute Anno Dominicae Incarnationis MMXVII, III Dominica Paschalis.

OPINIONES CIUDADANAS
Ana Fernandez Ayer leí un email de Diego Orellana 
muy preocupante, si son ciertas esas acusaciones, 
es un diagnóstico reservado: 
la Casa de La Cultura está desahuciada.
3 de mayo 


Catalina Sojos Querida Ana Fernandez, más allá de 
comentarios, supuestas denuncias y otros argumentos, 
la situación de la institución es el resultado de una 
gran decadencia arrastrada por muchos años. 
Preocupa,sobretodo, el patrimonio tangible de la entidad, 
puesto que el intangible ya no existe o es muy precario.
3 de mayo


Mercedes Crespo Muy buena información Diego.
Gracias.
Diego Demetrio Orellana GRACIAS MI APRECIADA
 Mercedes Crespo POR VALORAR ESTAS GRAVES 
DENUNCIAS EN LA CASA Museo Casa de la Cultura
PAX CHRISTI ET AFFECTIBUS.
4 de mayo a la 1:11
Glenda Mendez CUANDO LA MAFIA IRRESPONSABLE 
INFLA EL PADRÓN ELECTORAL CON SUS PANAS, ES 
PARA LA REELECCION PREMEDITADA, PORQUE HAY 
MUCHO JUGO Y ESO VALE MÁS QUE LOS PRINCIPIOS 
ETICOS Y MORALES QUE DEBE TENER UN ASPIRANTE 
PARA "PRESIDENTE DE LA CASA DE LA CULTURA" UN 
NEFASTO E IRRESPONSABLE SIN VOCACIÓN PARA ESE 
CARGO, LO CUAL DA LÁSTIMA E INDIGNACIÓN A LOS 
CUENCANOS CULTOS, QUE TENEMOS CLARO COMO 
SE HA MANEJADO DE UNA PESIMA FORMA ESTE CARGO.
Mostrar más reaccio · 
1
3 de mayo a las 21:31
PAX CHRISTI ANTE OMNIA. MUCHAS GRACIAS POR 
TUS VALIENTES OPINIONES EN ESTE ESPACIO ANTE
 NUESTRO GRITO DE INDIGNACIÓN FRENTE A LAS 
ELECCIONES DE LA Casa Cultura Azuay, EN DONDE 
LA INCULTURA AVERGÜENZA HASTA EL HASTÍO A 
QUIENES COMO ACTORES CULTURALES NO 
PODEMOS CONCEBIR A QUÉ NIVEL DE BAJEZA HA
 LLEGADO LA Casa de la Cultura Ecuatoriana NÚCLEO 
DEL AZUAY POR EL DESGOBIERNO DE SU SALIENTE 
PRESIDENTE QUE BUSCA DESESPERADO LA 
REELECCIÓN INMUNDA QUE ATRAE SUS APETITOS 
POR LAS DELICIAS DE SU OPROBIOSO PODER. 
PAX TIBI ET AFFECTIBUS IN CAMERA CARITATIS,

DIEGO DEMETRIO 
OCTAVA III DOMINICA PASCHALIS, AD MMXVII
Mostrar más reaccio· 
1
3 de mayo a las 20:41
Glenda Mendez SE ENAMORO DEL CARGO

Mostrar más reaccio· 
1
3 de mayo a las 21:34
Diego Demetrio Orellana NO SOLO SE ENAMORÓ, 
Glenda Mendez. EL CARGO LE HABRÁ RESULTADO 
EMPALAGOSO QUE NO DESEA DEJARLO A PESAR 
DE SU NEFASTO GOBIERNO CULTURAL IN URBE 
NOSTRA. PAX TIBI ET AFFECTIBUS. 

Diego Demetrio Orellana

OCTAVA III DOMINICA PASCHALIS, AD MMXVII
Mostrar más reacci· 
1
3 de mayo a las 21:49
Galo L. Bibliothek Carvajal Uff
La casa como un nido de ratas
Cualquiera tiene el ruac

Valiente este diagnóstico
de la Casa de la Cultura Azuay
Hay que limpiarla
y devolver la belleza
a la Atenas del Ecuador
Mostrar más reaccion
1
4 de mayo a las 9:53
Galo L. Bibliothek Carvajal: CUÁNTA RAZÓN TIENES 
EN TUS PALABRAS. ES UNA VERGÜENZA LO QUE LA 
Casa Cultura Azuay VIVE IN URBE NOSTRA ANTE EL 
PANORAMA ELECTORAL QUE SE AVECINA. 
ESPEREMOS QUE ESTE NEFASTO GOBIERNO 
TERMINE PRO POPULO BENEFICIO. PAX CHRISTI, 

DIEGO DEMETRIO 

OCTAVA III DOMINICA PASCHALIS, AD MMXVII


Cuerpo del mensaje




Cuerpo del mensaje

1 comentario:

  1. En virtud de lo expresado por Usted en este artículo, lo menos que uno podría inferir de aquello es que algo, o mucho, (no lo he comprobado) no anda bien en el presente de la CCE Núcleo del Azuay. De su pasado reciente si puedo dar testimonio, pues en mi búsqueda de apoyo como un artista más de esta bella ciudad me acerqué por múltiples ocasiones y con el cumplimiento de TODOS los requerimientos, al anterior directorio, con un proyecto bajo el brazo que ya llevaba en sí muchas horas de trabajo y esfuerzo previo a su presentación (y que asumo está lleno de polvo en un elegante escritorio o en un futuro podría ser plagiado), no obstante, y luego de meses de desgastantes esperas, citas, entrevistas, re-entrevistas y más.......CONSEGUÍ.......nada más... que estrellarme con personas que, deformando al SISTEMA, estructuraban un estilo ELITISTA que desde ningún punto de vista podría llamarse inclusivo ni garante de los mas básicos derechos de un sencillo gestor cultural que, técnicamente, cumple, pero tal vez, en abolengo, o "contactos"... NO!...sistema que se aleja absolutamente del verdadero PUEBLO, (Gracias a Dios no subsisto por ahora del arte porque con este tipo de "apoyo".....?)lo menos que debería hacerse, entonces, es empezar a cambiar los nombres de ciertos espacios por otros que se apeguen más a la realidad como por ejemplo...."Salón delll......las influencias". Con todo lo descrito lo único que uno espera son mejores días para esta institución y, ojalá, que con el nuevo directorio, se INICIE la vivencia de nuevas prácticas en donde se empiece a ver al artista como tal, como un simple SER HUMANO dotado de un don, en algo más sensible que los demás, para abstraer y expresar cosas que tal vez muchos ya no ven; exigiéndole, eso sí, calidad en su trabajo pero también FACILITÁNDOLE su tarea y el compartir con SU PUEBLO y con otros.....el fruto de su labor! en bien de lo que Usted menciona en su articulo Diego; tomando sus palabras:"no extraviarnos del buen modo de vivir"....y mejor aún....CONVIVIR! Saludos cordiales! Saúl.

    ResponderEliminar