lunes, 31 de agosto de 2015

ALBERTO SORIANO SUPER FLUMINA TOMEBAMBA


Guiado siempre por una prodigiosa curiosidad artística y un gran sentido de observación, Alberto Soriano es un destacado artista peruano que mantiene un constante proceso de exploración plástica en nuestro medio, mientras su valiosa trayectoria en el mundo de la pintura lo devela secundum artem como un creativo pintor que maneja con excelencia variadas técnicas como la acuarela, en donde sus obras son exquisitas; el óleo, con sólidos trabajos que impactan de profundis por la gran experticia, el colorido y la riqueza pictórica que trasuntan; o el acrílico, donde Soriano vuélvese un admirable colorista en busca de contemporáneas reflexiones, a la vez que en todas sus creaciones subyacen sus dotes de buen dibujante para conceptualizar sus ideas desde el horizonte cultural en donde refulge como un talentoso artista.


 En los últimos tiempos, los temas que el artista escoge responden a propuestas figurativas de muy buena factura en las que, a veces, intercálanse complementariamente esplendorosas atmósferas abstractas con una atractiva faz cromática que impacta por la luminosidad y la algarabía del color, como en la serie «selvas», la cual compendia un multicolor ensamble de obras inspiradas en la Amazonía reflejándose como un intrépido explorador de la naturaleza para extraer de ella su fundamental esencia, in puris naturalibus, dentro de singulares espacios compositivos delineados por una perspectiva que muéstrase infinita hacia el verde horizonte al que proyéctase, permitiéndonos columbrar, a la vez, un mensaje ecologista y un canto a la vida desde el prisma artístico en donde Soriano muévese sicut cervus ad fontes/ como el ciervo a las fuentes.



Versátil todo el tiempo, ora en la acuarela, ora en el óleo, ora en el acrílico, sus creaciones prepáranse bajo un previo estudio de la realidad que define en sus propuestas, ayudado de elementos iconográficos que aparecen siempre en el universo compositivo de sus trabajos, a fin de complementar el mensaje que transmite ex tota veritas en cada una de sus obras. Ergo, el simbolismo es esencial para descifrar su lenguaje plástico a calvo ad calvum.


Asimismo, en sus proyectos de creación reciente, Soriano desarrolla coyunturales reflexiones de las álgidas problemáticas de la cultura andina narradas junto a cotidianas escenas de la vida citadina planteadas en ambientes urbanos muy peculiares con profundas cavilaciones conceptuales, en donde los elementos compositivos de sus obras yuxtapónense entre sí creando una atmósfera en la que su lenguaje pictórico vuélvese inconfundible para definirlo in stricta veritas como un artista que ha encontrado su personal estilo.



No de otra forma puédese corroborar en la serie «Quitus», en la que sus propuestas enfrontan oportunas interpretaciones de nuestra sociedad andina constituida como exuberante reserva de muchas de sus experimentaciones plásticas plasmadas en los lienzos con un diestro manejo del color, tropical por antonomasia, así como por el buen uso de las texturas constituidas en la plataforma donde interpónense variados objetos figurativos entre los que resáltanse iglesias y edificaciones urbanas que contrastan complementariamente con la vívida naturaleza andina que, desde la periferia, vuélvese como la copiosa fuente de donde extrae los temas sobre los que trabaja in via veritatis.



Mas en todo su admirable proceso de creación, Soriano refléjase, in corpore et in anima, con un personal estilo que lo identifica per se como un pintor de oficio, que deambula preciso tanto en las obras circunscritas dentro del academicismo como en sus trabajos abstractos y conceptuales, en donde lo simbólico perfila el contexto adecuado para sus actuales motivaciones, siendo los símbolos como una especie de íconos que permítennos interpretar apropiadamente su lenguaje plástico, a través de creaciones que responden a las acuciantes realidades de la cultura andina, con signos extraídos del mundo precolombino y valiosas reflexiones contemporáneas, toda vez que desde lo conceptual erígese in crescendo como un pintor capaz de incursionar en la metafísica para expresar curiosas visiones de la realidad que nos circunda de momento ad momentum


Así, en el contexto imaginario del artista hállase un variopinto espectro de posibilidades para crear auténticas obras de arte en el Ecuador de nuestros días ad initium tertio millenio.


Diego Demetrio Orellana

Datum Concha, super flumina Tomebamba, mensis Augusti, die XXXI, Anno salutis nostrae MMXV

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada