sábado, 27 de febrero de 2016

BENEDICTUS, PAPAM XVI, DOCTORIS ECCLESIAE IN NOSTRA SANCTA MATER ECCLESIA


Ad gloriam Dei, cuando cúmplense 3 años del retiro del Santo Padre Benedicto, por la Divina Providencia Papa XVI, in nostra Sancta Mater Ecclesia, puédese ya, sine ira et studio, hacer un balance de su ministerio petrino en la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana.



Nacido en Marktl am Inn, en Alemania, el 16 de abril de 1927, Joseph Ratzinger participó en la II Guerra Mundial, en los servicios antiaéreos alemanes, hecho vilmente distorsionado para acusarlo como un antiguo nazi cuando solo cumplía el servicio militar obligatorio en su país natal. Estudió en la Escuela Superior de Filosofía de Freising, doctorándose en Teología por la Universidad de Munich. El 29 de junio de 1951 ordenóse sacerdote y fue profesor de Teología en varias universidades alemanas.


Hombre culto, erudito, in excelsis, latinista, de brillante inteligencia y de profunda fe es un prolífico escritor y el primer papa pianista de la historia. Fue consultor del Concilio Vaticano II (1962 – 1965). En 1977 fue arzobispo de Munich y Freising. Ese mismo año Paulo VI lo convirtió en cardenal y, en 1981, Juan Pablo II lo nombró prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe (antiguo Santo Oficio), adoptando medidas disciplinarias contra veleidosos teólogos de la liberación que, sin sustento cristológico y cercanos al marxismo, atentaban de profundis -con sus escritos- a la esencia de la doctrina católica. En el año 2002 fue decano del colegio cardenalicio y resultó el «primus inter pares» entre los purpurados de ese órgano de consultoría de la Iglesia.




Ofició la misa de requiem de Juan Pablo II y la misa «pro eligendo pontífice», previa al cónclave que lo eligió como el Vicario de Cristo número 265 de la Iglesia Católica, el 19 de abril del año 2005. Tomó el nombre de Benedicto XVI y en agosto de aquel año viajó a Alemania, su patria natal, y en la sinagoga de Colonia condenó con dureza al nazismo. Desde entonces ha visitado una veintena de países y ha publicado tres encíclicas: «Deus caritas est» (2006); «Spe salvi» (2007) y «Caritas in veritate» (2009), así como el compendio del Catecismo de la Iglesia Católica. Publicó 4 exhortaciones apostólicas, 116 constituciones apostólicas y 95 cartas.




Inició su ministerio prometiendo sancionar a los sacerdotes pederastas y con firmeza ha hablado de las terribles heridas que han dejado a las víctimas de violencia sexual. Ejerció sanciones en todos los casos concluidos con las investigaciones, verbi gratia, con el Padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.





En el año 2007 eliminó el limbo, suprimió la elección papal por mayoría simple, propició la celebración de la misa en Latín, con el Motu Proprio «Summorum Pontificum», reconociendo a la lengua latina como idioma oficial de la Santa Madre Iglesia. Retiró la plegaria por los judíos del Missale Romanum y en el 2009 revocó la excomunión a los obispos ordenados por Mons. Marcel Lefebvre, mientras abrió las puertas de la Iglesia a los tradicionalistas anglicanos. En el año 2010 promulgó un documento contra el blanqueo de dinero en las instituciones financieras vaticanas, el primero decretado por un papa sobre la materia.




Escribió la obra «Jesús de Nazaret», con notable erudición, en tres tomos, exonerando a los judíos como responsables de la muerte de Jesús y proponiendo su reflexión sobre la ausencia de la mula y el buey en el pesebre donde nació Jesús, con una admirable capacidad para expresarse con elocuencia urbi et orbi






Proclamó a 34 santos y alrededor de 600 beatos, entre ellos, su venerado predecesor, Juan Pablo II, el 1 de mayo de 2011. El 29 de junio de 2011 abrió el portal de Internet «News.va» y el 12 de diciembre de 2012 lanzó su primer tuit en la red Twitter, a través de su cuenta @pontifex_es.






De este modo, el pontificado de Benedicto XVI ha buscado siempre el servicio a la Iglesia para concluirlo con un gesto de suprema humildad al renunciar a su ministerio petrino sin aferrarse al cargo cuando sus fuerzas ya no le permitieron ejercerlo dignamente, en su calidad de Vicario de Cristo en la Tierra y Servus Servorum Dei.



Su dimisión prodújose en medio de graves circunstancias de pugnas de poder entre el cardenal Ángelo Sodano, decano del colegio cardenalicio, sobre quien pesan graves acusaciones de los escándalos de la Santa Madre Iglesia y quien preparó el cónclave precedente, junto con Tarcisio Bertone, SDB, el controvertido Secretario de Estado y hombre desprestigiado in Sancta Romana Ecclesia. Que el Señor nos proteja de tanto maniqueísmo de parte de este tipo de personajes que amargaron el pontificado del gran Papa Benedictus, PP. XVI


Ahora, en el retiro de su ministerio petrino, como papa emérito in nostra Sancta Mater Ecclesia, ha dado al mundo una singular y peculiarísima muestra de humildad, pues en tanto es un Sumo Pontífice emeritus no desconoce jamás la autoridad suprema del actual Romano Pontífice, el papa Francisco, por la Divina Providencia Papa I in ecclesia Dei ad maiorem dei Gloriam.



Oremus pro Pontifice Nostro emeritus Benedicti PP. XVI. 
Dominus conservet eum, et vivificet eum, 
et beatum faciat eum in terra, 
et non tradat eum in animam inimicorum eius.

DIEGO DEMETRIO ORELLANA
IN CONCHA, APUD FLUMINA TOMEBAMBA, MENSIS FEBRUARII, DIE XXVIII, CURRENTIS ANNO DOMINI MMXVI, III DOMINICA IN QUADRAGESSIMA, IN ANNO MISERICORDIAE MMXVI

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada