jueves, 7 de agosto de 2014

BICENTENARIO DE LA RESTAURACIÓN DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS 1814 - 2014


GAUDIUM ET BENEDICTIONEM:

BICENTENARIO DE LA RESTAURACIÓN O 
REFUNDACIÓN  DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS 
7 DE AGOSTO DE 1814  – 7 DE AGOSTO DE 2014



Ad gloriam Dei, hoy, jueves 7 de agosto del año del Señor de 2014, el mundo jesuita celebra alborozado el bicentenario de la refundación o restauración de la Compañía de Jesús, pues in diebus illis/en aquellos días el Santo Padre Pío VII, con la bula «SOLLICITUDO OMNIUM ECCLESIARUM» restituyó -en la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana- a la orden religiosa fundada en 1539 por San Ignacio de Loyola y aprobada por el Sumo Pontífice Paulo III el 27 de septiembre de 1540, la cual habíase extinguido por el papa Clemente XIV en 1773.



Desde entonces, los padres jesuitas han extendídose por el mundo realizando su singular labor apostólica in universa Terra, para lo cual retornaron a muchos lugares durante el siglo XIX, recuperando parte de sus antiguas posesiones o fundando nuevas obras, mientras en múltiples regiones del planeta, tantas veces -in partibus infidelium/en lugar de infieles- instauraron e iniciaron interesantes emprendimientos ora en las misiones, ora en la educación, ora en diversas actividades pastorales, ya en las parroquias, en los medios de comunicación o en peculiares  actividades apostólicas en las que trabajan ad maiorem Dei gloriam/a la mayor gloria de Dios, como ha sido siempre el deseo de nuestro padre San Ignacio de Loyola, quien enviaba a sus primeros compañeros diciéndoles: ITE, INFLAMMATE OMNIA/ ID, INCENDIADLO TODO, en alusión al fuego de la actividad evangelizadora para la que los beneméritos padres jesuitas han sido, en todo tiempo, ejemplares misioneros y educadores ad gloriam aeternam.


Clemente XIV

Conviene precisar que la Compañía de Jesús había sido extinguida por el papa Clemente XIV, con el breve «Dominus ac Redemptor Noster» el 21 de julio de 1773, por lo que para el año de 1814 restituyóse la orden religiosa después de 41 años. El Santo Padre Pío, por la Divina Providencia Papa VII, en la bula de restauración de la Compañía de Jesús justificaba su decisión magnánima en los siguientes términos ad peddem litterae: «Urgentes y apremiantes solicitudes para la restauración de la misma Compañía de Jesús, con unánime consenso de casi todo el mundo cristiano nos llegan cada día de nuestros venerables hermanos arzobispos y obispos, y de las órdenes y sectores de todos los personajes insignes, especialmente desde que se difunde por todos lados la fama de los frutos fértiles que esta Sociedad había producido en las mencionadas regiones; puesto que ella era día a día fecunda con su prole en aumento, se creía oportuno adornar y dilatar ampliamente el campo del Señor».

Hasta aquí la transcripción de la bula Sollicitudo ómnium ecclesiarum en los parágrafos que son de nuestro interés para dar cuenta de este grandioso día in nostra Sancta Mater Ecclesia.

Pius VII

Mas el Santo Padre Pío VII, Servus Servorum Dei, era muy afecto a la Compañía de Jesús y había pensado en su restauración desde el mismo instante en que fue elegido como Sumo Pontífice de la Iglesia Católica,  Apostólica y Romana en el año del Señor de 1800, por lo que este caro anhelo del Vicario de Cristo pudo concretarse cuando la Divina Providencia quiso que se hiciese realidad el 7 de agosto del año del Señor de 1814.



En la bula de restauración de la Compañía de Jesús, el papa Pío VII fundamentaba las razones por las que la orden religiosa era restaurada con las siguientes palabras que las copiamos de verbo ad verbum:

«2. Deseosos de satisfacer al deber de nuestro trabajo pastoral, tan pronto como el aún vivo Francesco Kareu y otros sacerdotes seculares que viven desde hace muchos años en el vastísimo imperio ruso, y una vez agregados a la Compañía de Jesús, suprimida por nuestro predecesor Clemente XIV de feliz memoria, nos presentaron su petición en la cual suplicaban nuestra autorización para permanecer unidos en un solo cuerpo, para, según su institución, emplearse más ágilmente en el instruir a la juventud en las cuestiones de la fe, y en educarla a las buenas costumbres, ejercitar el oficio de la predicación, escuchar las confesiones y administrar los otros sacramentos, nosotros juzgamos oportuno consentir su solicitud, aun más gustosos cuando el emperador Paolo Primero, ahora reinante, nos había recomendado cordialmente a tales sacerdotes con su gentilísima carta del 11 de agosto, dirigida a nosotros, en la cual, comunicando su singular benevolencia hacia ellos, declaraba que le sería agradable si, por el bien de los católicos de su imperio, la Sociedad de Jesús fuese establecida por nuestra disposición.

3. Por tal cosa, considerando nosotros con ánimo atento cuán grandes utilidades serían derivadas a aquellas vastísimas regiones casi privadas de trabajadores evangélicos, y cuánto aumento habrían aportado a la religión católica eclesiásticos de tal condición, las justas prácticas de las cuales eran ponderados con tantos elogios por el continuo esfuerzo, por el ferviente celo dedicado a la salud de las almas y por la indefensa predicación de la palabra de Dios, nosotros hemos considerado razonable consentir los deseos de un príncipe tan grande y benéfico. Por lo tanto, con nuestra carta en forma de breve, el 7 de marzo de 1801 hemos concedido al ya nombrado Francesco Kareu y a sus allegados habitantes del imperio ruso, o a aquellos que allá fuesen reunidos de otras partes, la facultad de unirse en un cuerpo, o congregación de la Sociedad de Jesús, y acordada la libertad de reunirse en una o más casas, según la autorización del superior, pero solamente dentro de los confines del imperio ruso, y hemos designado, con nuestro beneplácito y de la Sede Apostólica, Prepósito General de la tal congregación al mismo sacerdote Francesco Kareu, con las facultades necesarias y oportunas para mantener y seguir la regla de San Ignacio de Loyola, aprobada y confirmada con sus Constituciones por nuestro predecesor Pablo III de feliz memoria. Esto, a fin de que los socios reunidos en un grupo religioso se ocupasen de educar a la juventud en la religión y en las buenas costumbres, a regir seminarios y colegios y, con la aprobación y el consenso de los oriundos de los lugares, escuchar las confesiones, anunciar la palabra de Dios y administrar libremente los sacramentos. Acogemos a la congregación de la Compañía de Jesús bajo la directa tutela y sujeción nuestra y de la sede apostólica, y reservamos a nosotros y a nuestros sucesores decidir y establecer aquellas cosas que nos parecieran en el Señor eficaces para reforzarla, presidirla y purgarla de aquellos abusos y aquellos vicios que acaso se habrían podido introducir. A tal efecto nosotros expresamente hemos derogado de las constituciones apostólicas, estatutos, costumbres, privilegios e indultos que de algún modo fueron concedidos y confirmados en oposición a nuestra carta preliminar, especialmente a la carta apostólica del mencionado Clemente XIV, que comienza ‘Dominus ac Redemptor Noster’ en aquellas partes, solamente, que fuesen contrarias a nuestra citada carta en forma de breve, cuyo principio es ‘Catholicae’ y escrita sólo para el Imperio de Rusia».


Así entonces, quiso la Providencia Divina que la Compañía de Jesús fuese refundada en 1814 y desde entonces los padres jesuitas han venido ejerciendo sus labores apostólicas en muchos países del orbe católico, siguiendo las inmortales palabras de Nuestro Señor Jesucristo: «Euntes in mundum universum et praedicate evangelium omnia creaturae/ Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura». Así, los beneméritos padres jesuitas dedican sus afanes sobre todo en la actividad misionera, razón de ser de la orden religiosa, tanto como en la educación, las obras sociales, la vida intelectual y los medios de comunicación dentro de la Iglesia de Cristo, buscando siempre la mayor gloria de Dios.

Francisco I, el primer papa jesuita de la historia

Hoy, ad initium tertio millenio, la Compañía de Jesús cuenta con 17.676 miembros entre sacerdotes jesuitas, estudiantes y hermanos coadjutores, siendo la mayor orden religiosa masculina de la Iglesia Católica en los actuales tiempos. Cuando conmemórase este magno aniversario el Señor, Providentissimus Deus, ha querido que el papa reinante sea jesuita, el Santo Padre Francisco I, Servus Servorum Dei in Sancta Mater Ecclesia.



Que el bicentenario de la Restauración de la Compañía de Jesús sea ocasión propicia para alabar al Señor, Pontifex fidelis et misericors, y que la fiesta jesuita sea un gran aliciente para que la obra apostólica de la Compañía de Jesús continúe en el mundo entero usque ad consummationem saeculi/ hasta la consumación de los siglos.

OMNIA AD MAIOREM DEI GLORIAM

  
Diego Demetrio Orellana

Datum Concha, apud flumina Tomebamba, mensis Augusti, die VII, Anno Dominicae Incarnationis MMXIV, in octava Dominica XVIII per annum.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada