martes, 14 de febrero de 2012

DIEM MUNDIALEM AMICITIAE

«DE VERA AMICITIA»

«SOBRE LA AMISTAD VERDADERA»

¡Quam admirationem in cordibus nostris concitare debet vera amicitia! / ¡Qué admiración ha de suscitar en nuestro corazón la verdadera amistad!


AMOR Y PSIQUIS/ Antonio Canova

(1757 - 1822)


Ludwig Van Beethoven, con esa sui generis sensibilidad hacia las cosas espirituales que le era característica, fue un ser introspectivo que observaba mucho a las cosas y a las personas, a punto tal de constituirse en un gran conocedor de la naturaleza humana. Ya en la edad provecta, cuando su sordera iba complicándose, in crescendo, escribió un célebre pensamiento que refleja su gran conocimiento del género humano: «La verdadera amistad debe basarse en la unión de los caracteres» y esta conclusión apodíctica nos da un indicio de que esta unión, qué duda cabe, se sustenta en la simpatía esencial que es el requerimiento previo para el surgimiento de una amistad, la cual ha de desarrollarse siempre que haya similitud en los caracteres y llega a ser verdadera siempre que haya transitado ese camino ascendente del «agapé» o amor oblativo.

AMOR Y PSIQUIS/ Detalle


Según el propio Canova, la obra está inspirada en El asno de Oro de Apuleyo, concretamente en el momento en el que el Amor despierta a Psiquis del sueño infernal en el que había quedado sumida al abrir el jarrón que le había entregado Proserpina (y que también está representado en la parte posterior de la escultura).

**********************

Por esto, «La verdadera amistad comienza con una sonrisa, crece con una ilusión, se fortalece con la esperanza y se queda en el corazón» como sentencia un anónimo proverbio de dimensiones planetarias y cuando se la descubre en nuestras vidas es el resultado del maravilloso encuentro de afinidades profundas entre los seres humanos que sienten la necesidad de establecer una convivencia fraterna, gracias a determinadas peculiaridades que son mutuas para quienes intervienen en una relación y que permiten una apropiada comprensión y desarrollan el especial «affectio originalis» que define a la sui generis consideración que surge entre dos o más personas que experimentan este profundo sentimiento de la vida.

Pero como dice el dicho «facta et non verba/ hechos y no palabras», la amistad exige manifestaciones explícitas del aprecio entre las personas y así no puede ser definida tan solo con expresiones sino esencialmente con las acciones, pues «Un amigo es aquel que en cada una de sus actuaciones nos expresa cuánto nos ama y cómo nos valora».

En este día singular de la amistad dedico a todos mis amigos y amigas el maravilloso texto bíblico del libro de Sirácide que, en la inmortal Vulgata, dice con la admirable precisión y contundencia de la culta y sempiterna lengua latina: «Amicus fidelis protectio fortis; qui autem invenit illum, invenit thesaurum. Amico fideli nulla est comparatio, et non est ponderatio contra bonitatem illius - El amigo fiel es una defensa poderosa, quien lo halla ha hallado un tesoro. Nada es comparable al amigo fiel, y no hay nada equiparable a su bondad».

En esta solemne celebración decimos entonces ex toto corde: «Vera amicitia pulchra est/ La verdadera amistad es pulcra», pues la auténtica amistad es traslúcida, limpia, cristalina y diáfana desde todo punto de vista et sicut erat in principio et nunc et semper et in saecula saeculorum.


Diego Demetrio Orellana

Datum Concha, apud flumina Tomebamba, in Diem Mundialem Amicitia, Februaris, XIV, reparata salute Anno Dominicae Incarnationis MMXII, in octava VI Dominica per annum.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada