martes, 5 de enero de 2010

UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA




«Hanc litteram visusus salutem et communionem in veritas semper fidelis»



Como muy bien lo conocéis, se encuentra en circulación la colección intitulada «Imágenes del Ecuador», serie publicada en 5 tomos por el Consejo Nacional de Cultura, con la intención de compendiar la historia fotográfica de la nación y entregar a la comunidad un aporte bibliográfico de primer orden.
El V tomo de esta antología de libros de Fotohistoria está dedicado a la capital de la morlaquía y se intitula «Cuenca 1, Manuel J. Serrano». En esta obra se publica la biografía de este distinguido fotógrafo cuencano, la cual está acompañada por 63 de las imágenes más relevantes realizadas por este artista azuayo.

Ad initium, en la página introductoria, se indica que la colección se publica bajo la dirección de Irving Iván Zapater, mientras que la biografía y los textos de esas 63 fotografías han sido de autoría y responsabilidad del escritor cuencano Jorge Dávila Vázquez.


Jorge Dávila Vázquez



Irving Iván Zapater


Ramiro Noriega, Ministro de Cultura, Ecuador

Ex admirationem, resulta sorprendente e insólito que tanto en los textos biográficos de Manuel de Jesús Serrano como en los pies de fotos que se publican en la obra existan gravísimas equivocaciones que desprestigian a la investigación y hacen que ella se convierta en una ignominia para la ciudad de Santa Ana de los Ríos de Cuenca, por lo que me permito protestar por los agravios cometidos, los cuales los enlisto a continuación, ad exhibendum, para que realicéis una FE DE ERRATAS sobre este libro dedicado a Cuenca, pues –por respeto a los lectores- la obra no debe circular sin las enmiendas respectivas.




En la página 30, Jorge Dávila Vázquez escribió adversas veritas et de verbo ad verbum: «Manuel Jesús Serrano nació en Cuenca en 1882. Su padre fue el guayaquileño Jesús Serrano, tempranamente fallecido, cuando el futuro fotógrafo contaba alrededor de 3 años y su madre, la cuencana Mónica Serrano».

Este dato es falso, pues Manuel de Jesús Serrano fue hijo natural de Mónica Serrano y nunca se ha sabido ni se ha confirmado quién fue su padre. La partida de bautismo así nos lo demuestra. Por lo tanto, ¿de dónde se obtuvieron estos datos erróneos que atentan en contra de la historia? ¿Por qué se no investigó antes de publicar una información que altera la biografía del destacado fotógrafo cuencano?

Me permito adjuntar a esta comunicación, copia de la fe de bautismo de Manuel de Jesús Serrano, cuyo texto dice: «En el año del Señor de 1882, en 5 de agosto, siendo el infrascrito cura interino del Sagrario, bautizó con su licencia, puso óleo y crisma el presbítero Juan M. Sarmiento a Manuel de Jesús, nacido de un día, hijo natural de Mónica Serrano. Fueron sus padrinos el señor don Darío Díaz y Ángeles Lafebre, a quienes advertí su obligación. Certifico y firmo. Gregorio Cordero, Párroco de El Sagrario».

Más abajo, en la página 31, Dávila Vázquez escribió otro dato equívoco que lo transcribo ex integro: «Sus estudios secundarios los realizó en el Colegio Seminario, y luego siguió la carrera de medicina en la Universidad de Cuenca llamada entonces del Azuay, cuyo rector, en la época de su grado doctoral (1908) era Remigio Crespo Toral…».

Esto es una grave equivocación, pues en el año de 1908 el rector de la Universidad de Cuenca era el historiador cuencano, Dr. Alfonso María Borrero Moscoso. ¿De dónde se ha obtenido la información de que Remigio Crespo Toral era el rector del alma mater cuencana en dicho año? Para conocimiento público, habremos de decir que, in stricta veritas, Crespo Toral fue rector de la Universidad de Cuenca 17 años después de lo que señala Jorge Dávila Vázquez, concretamente desde el mes de octubre de 1925 hasta el 8 de julio de 1939.

Un poco después, Dávila escribió: «Se convirtió en propietario de una farmacia, que entre otros insumos, recibía y comerciaba productos fotográficos de la casa Bayer».

El dato es impreciso, pues la casa Bayer es una centenaria farmacéutica que no comercializaba productos fotográficos; al menos nunca se ha confirmado en la Historia que eso haya sabido acontecer.

Semper admirabiliter adversas Hispanica lingua, los errores no sólo son históricos sino inclusive ortográficos, como cuando en el pie de foto de la página 45 se escribió: «Nótense que todavía no existen las verjas que la rodeaban…» ¿No se habrá querido decir: «Nótese que todavía no existen las verjas que la rodeaban…»?




Ad infra, en la referencia del texto que acompaña a la fotografía de la página 50 se escribió: «La iglesia de Santo Domingo en la plaza del mismo nombre. A la derecha, la sacristía de la iglesia y el antiguo edificio de la Universidad del Azuay».

A esa época, la plaza no se llamaba de Santo Domingo sino Juan Bautista Vázquez, mientras que lo que encontramos a la derecha de la edificación religiosa es la portería del convento dominicano y no la sacristía de la iglesia, la cual se encuentra en el interior, al fondo de la nave norte de la basílica ¿Cómo puede el biógrafo de Serrano confundir sacristía con portería y desconocer el nombre de tan tradicional plaza cuencana?


Contra Historia et cum admirabilis negligentia, en la página 55 se encuentra una fotografía de la antigua Gobernación de Cuenca y el texto que la ilustra, en la sección de referencias fotográficas, dice: «Edificio de la Gobernación, esquina de las calles Bolívar y Cordero. La construcción fue derrocada en el gobierno de la Junta Militar que tomó el poder en 1963…».

Eso no es verdad, pues cuenta la Historia que el derrocamiento de la antigua Gobernación de Cuenca fue en 1970, en la quinta presidencia de José María Velasco Ibarra, cuando era Gobernador de Cuenca el Oficial de Policía Adolfo García Vázquez, por lo que es inadmisible que se altere la historia para decir que dicha demolición se haya dado 7 años antes.


El texto correspondiente a la imagen de la página 68 es ridículo, de maxima ad minima, pues dice: «El balcón. Esquina de las calles Bolívar y General Torres. La casa esquinera ha sufrido varios cambios».

Esa edificación ya no existe en la actualidad; por lo tanto, conviene preguntarse: ¿qué cambios ha tenido una casa que ya no existe?


Oh Sancta Simplicitas: el pie de foto que corresponde a la fotografía de la página 76 es digno de baldón y oprobio. Veamos, pues dice así: «Interior de la iglesia de Santo Domingo, posiblemente en una ceremonia fúnebre».

En primer lugar, no es el interior de la iglesia de Santo Domingo sino de San Alfonso, de la comunidad del Santísimo Redentor. En segundo lugar, no se trata de una ceremonia fúnebre sino de una celebración eucarística en un día del Jubileo de las Cuarenta Horas, pues el Santísimo Sacramento del Altar se encuentra expuesto para la adoración de los fieles. Cualquier lector imberbe lo podría distinguir como para no entender por qué se confundió el curioso biógrafo de Manuel de Jesús Serrano.



Riddendo semper ante stultitia, en la página 78 hay una fotografía de la esquina de las calles General Torres y Presidente Córdova y la nota que la ilustra en la sección de referencias plantea dos fábulas inverosímiles en relación a esta calle cuencana que se llamó Calle de Hércules, durante la Colonia y luego, Calle de la Pola, pero según Leoncio Cordero Jaramillo, desde 1930 su nombre fue trocado por José María Vázquez de Noboa hasta que en el año de 1974 se la bautizó como Gonzalo Córdova o Presidente Córdova. Pero leamos, ad peddem litterae, el absurdo que se escribió: «Vista de la Calle Pola o de la Pola a la altura de San Francisco. Hacia 1933 se denominaba Vázquez de Noboa y ahora Presidente Córdova». Unos dicen que el nombre de Pola se deriva de Policarpa Salavarrieta. En cambio, para Carlos Aguilar Vázquez, tal denominación obedece al deseo manifestado por el doctor Antonio Arévalo Aguilar de honrar la memoria de Policarpa Sempértegui, hermosa joven de la que se enamoró el jurisconsulto».

¿De dónde aparecieron estas fábulas sobre la calle Presidente Córdova de Cuenca, cuando los más serios historiadores de la morlaquía que han escrito sobre las arterias cuencanas; en su orden, Octavio Cordero Palacios y Víctor Manuel Albornoz, nada dicen sobre el origen del nombre de Calle de la Pola? ¿Podemos dar credibilidad a unas referencias absurdas traídas al canto, ex abruptum, sin documentación sustentada en la historia de la urbe?



En la página 79 se encuentra una fotografía de los hermanos cristianos en su instituto lasallano de Cuenca y el texto de la referencia dice: «Hermanos cristianos en los patios de su colegio. 1920 c.».

Esto es un dato equívoco, pues en el año 1920 y hasta 1956 no existía ningún colegio de los Hermanos Cristianos en Cuenca, por lo tanto, esos religiosos lasallanos que aparecen en la fotografía de Serrano se encuentran en los patios de la Escuela «San José» de los Hermanos Cristianos, la cual existe desde la década de 1860 cuando García Moreno trae a esta comunidad francesa a Cuenca y les encarga la educación de la niñez cuencana, labor que hizo que la escuela lasallana de la capital de la morlaquía sea paradigmática y epónima desde siempre, in aeternum et in saecula saeculorum.



Semper contra veritas, en la fotografía de la página 81 se repite nuevamente esta equivocación cuando el biógrafo de Manuel de Jesús Serrano dice: «Revista de gimnasia escolar efectuada en los patios del colegio de los hermanos cristianos en la mañana del 24 de mayo de 1930, luego de un desfile realizado por las calles de la urbe al son de la canción Patria…».

Ya hemos señalado, ut supra, que para esa fecha no existía ningún colegio de los Hermanos Cristianos en Cuenca.



En la página 83 de la publicación que comentamos existe una fotografía de un río, en cuya nota explicativa de la sección de referencias dice: «Viejo puente sobre el Tomebamba». Sin embargo, las edificaciones que circundan dicho sector nunca han estado en aquel río, por lo que resulta aventurado e irresponsable precisar que aquel sea un puente sobre el Tomebamba. Efectivamente, se trata de un río probablemente cuencano o serrano, y no parece corresponder al Tomebamba como para afirmarlo con apodíctica certeza.


Una de las más graves equivocaciones de la publicación se encuentra en la página 88, en donde se reproduce una antigua fotografía de Manuel de Jesús Serrano y el texto de la referencia dice in errorem contra urbis: «Descenso hacia el Tomebamba, a la izquierda el convento de las Madres Oblatas, congregación fundada por el padre J. J. M. Matovelle».

Si bien se trata de un descenso hacia el Tomebamba, la edificación que se encuentra a la izquierda de la foto no es el convento de las Madres Oblatas, nunca lo ha sido, es la casa que existió antes de que se construyera el Hotel Crespo y el descenso que comentamos es la bajada que existía antes de que se hicieran las escalinatas de dicho hotel, por lo que confundir esa vieja casona con el convento oblato es un despropósito y constituye una falta de ubicación que sorprende en grado superlativo.


Pero, exceptis, excipiendis, en la página 92 existe un terrible atentado en contra de nuestra hermosa lengua de Castilla. En efecto, Jorge Dávila Vázquez escribe, cum horribilis stultitia, en la nota que ilustra la imagen de dicha página: «La avenida Solano desde el edificio del colegio Benigno Malo. En primer plano, una de las dos lagunas que existían en la época y que luego serían disecadas».

¿Cómo podemos confundir el verbo disecar con desecar? ¿No habrá sido mejor decir: «…En primer plano, una de las dos lagunas que existían en la época y que luego serían desecadas…?».

Finalmente, en la contraportada del libro se escribió otro dato falso que lo transcribo in scriptis et cum accurata diligentia: «El presente volumen, quinto de la colección de libros editada desde el 2008 por el Consejo Nacional de Cultura, bajo el título Fotografía del Siglo XX, está dedicado al primer fotógrafo cuencano, el doctor Manuel Jesús Serrano, con imágenes de la ciudad de Cuenca, desde la primera década del indicado siglo, hasta avanzados los años treinta del mismo».

Parte de lo dicho no es cierto, pues Manuel de Jesús Serrano no es el primer fotógrafo cuencano, pues ese sitial se lo merece Federico Guerrero Sojos, en la década de 1860. Quizás, no se habrá querido decir: ¿uno de los primeros fotógrafos del siglo XX? .


Señor Ramiro Noriega, Ministro de Cultura y Señor Irving Iván Zapater, editor de la colección «Imágenes del Ecuador»: La Historia merece respeto y reverencia y no se la puede alterar, per fas et per nefas, al socaire de la debida acuciosidad investigativa. Los verdaderos historiadores verifican los datos, comprueban las fuentes, confrontan las teorías y presunciones, consultan a quienes saben, a fin de evitar que la relación histórica sea adulterada en perjuicio de la comunidad a la que se sirve desde la pluma.

No se puede, a nombre de Cuenca, burlarse de la inteligencia de los lectores y convertir a la pluma en una especie de escalpelo que adora la carne que devora para alterar a la historia de una ciudad con tanta personalidad y trascendencia dentro del país y hacerla que sea objeto de oprobio y vergüenza pública. Lo esencial en la vida es el amoris veritatem o amor a la verdad.

Otra obra de la colección Imágenes del Ecuador

Lo fundamental de la existencia es que el hombre tiene muchos medios para progresar en el conocimiento de la verdad, de modo que puede hacer cada vez más humana la propia existencia/ Multiplices sunt facultates quibus uti potest homo ut veritatum cognoscendarum foveat progressionem, unde exsistentiam suam humaniorem reddat.

Los verdaderos hombres de letras no deben ofender a nuestra bella lengua de Castilla, los que aman de veras a Cuenca no pueden hacer eso, pues dentro del horizonte de la autoconciencia personal, el hombre, cuanto más conoce la realidad y el mundo y más se conoce a sí mismo en su unicidad, le resulta más urgente el interrogarse sobre el sentido de las cosas y la verdad de la historia para no ultrajarla cuando con la pluma educamos a la comunidad a la que obligados estamos a servir.
Otra obra de la colección Imágenes del Ecuador

No es posible que con esta obra el Consejo Nacional de Cultura haya ofendido a la ciudad de Santa Ana de los Ríos de Cuenca, al publicar horrorosos atentados en contra de su historia y la lengua de Castilla. Lo menos que podéis hacer ante tamañas equivocaciones es una FE DE ERRATAS, in honorem urbis, para evitar que la obra intitulada «Cuenca 1, Manuel J. Serrano» se constituya en un motivo de vergüenza y fuente de dudosa credibilidad para los investigadores, los fotohistoriadores, los ciudadanos y, sobre todo, los niños y jóvenes de nuestro país, que derecho tienen de ser correctamente formados en asuntos de nuestra historia.

Esperando entonces, cum respectum pro Historia et lingua, que publiquéis al menos una FE DE ERRATAS ante tamaños errores en contra de la historia de Cuenca, en reivindicación de la «Atenas del Ecuador», me suscribo con respeto, mientras os hago partícipes de mi saludo cordial y mis sentimientos de consideración y cortesía.


Testificandae igitur veritatis officium est concreditum nobis, universos homines, sicut cooperatores veritatis/Testimoniar la verdad es, pues, una tarea confiada a nosotros, hombres del universo, como cooperadores de la verdad.


DIEGO DEMETRIO ORELLANA
COMISIONADO PROVINCIAL DEL FIDEH AZUAY

Datum Concha, apud flumina Tomebamba, in Annus Sacerdotalis in memoriam CL anniversaria Dies Natalis Sancte Ioannes Maria Vianney, ex aedibus FIDEH, districti meridionalis, ad initium mensis Ianuarii, die IV, Anno Dominicae Incarnationis bismillesimus decimus, in vesperas sollemnitate S. Epiphanīa.
****************
OPINIONES CIUDADANAS
****************************
Por consideración a los lectores de este blog, la siguiente opinión ha sido editada in honorem respectum pro humani generis.
***************
DE: "JORGE DÁVILA VÁZQUEZ."
PARA: "DIEGO DEMETRIO ORELLANA"
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: martes, 5 de enero, 2010 21:46
*******
Señor (?) Orellana:

En fecha anterior le dije que no me interesaba recibir sus correos y que tuviera a bien eliminar mi nombre de su lista...

Ahora, le dirijo una nueva misiva... para decirle, con meridiana claridad, que a mí, me harta su seudo sapiencia latinista... De tontos es achacar a incompetencia una errata; de tontos, creerse dueños de la verdad; de tontos, en fin, buscar empañar el prestigio de la gente...

Dedíquese a algo útil y... cese de ir todo el tiempo escarbando, envidiosamente, por ahí, porque un mal día puede encontrarse con alguna ingrata sorpresa.

Y le advierto que en ningún caso esto significa el principio de una correspondencia o una polémica de ningún tipo con Ud., pues ya le he dicho que no tengo el menor interés en alternar con hombre tan sabio como importante en el ámbito de la cultura nacional.

Jorge Dávila Vázquez.
***********************
DE: "ANDREA IÑIGUEZ"
PARA: "Diego Orellana"
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: martes, 5 de enero, 2010 20:12

Caray Diego, cada vez admiro más su conocimiento y su capacidad de encontrar los errores. Ojalá y todos los que los cometemos, porque me incluyo, aprendamos.
Andrea Íñiguez Ch.
*******************
DE:
PARA:DIEGO DEMETRIO ORELLANA
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: miércoles, 6 de enero, 2010 03:32

Felicitaciones Diego por ese minucioso trabajo de corrección. Aportes como el tuyo obligarán a quienes deseen publicar algo a ser más cuidadosos con lo que escriben.

Aprovecho esta notita para desearte un feliz año 2010.

Oswaldo.
***********************
DE: EULALIA VÁZCONEZ
PARA: DIEGO DEMETRIO ORELLANA
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: miércoles 6 de enero, 2010, 20:10
Hola DIEGO:
Me parecieron interesantes tus observaciones. Son serios cuestionamientos basados, eso sí, en una investigación técnica. Me gustaría, Diego, que cuando te contesten me lo hagas saber. No sé si lo harán... claro.... pero veamos qué reacción tienen.
Un abrazo.
Eulalia.
************************
DE: HUGO COBOS
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: miércoles 6 de enero, 2010, 13:58
Gracias por enviarme el análisis sobre el trabajo de Dávila acerca del libro de fotos publicado. Qué bueno el estudio.
Espero seguir recibiendo sus trabajos. Aprendo mucho.
Saludos,
Hugo Cobos
******************
DE: MARCELO ANDRADE
PARA: DIEGO DEMETRIO ORELLANA
ASUNTO: RE. UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: miércoles 6 de enero, 2010, 21:05
Hola Diego, espero que esté todo muy bien en su vida, le agradezco otra vez que me haga llegar este tipo de reflexiones para notarlas de la manera más noble; me parece que se deben hacer notar estas sugerencias por que tienen el fin de mejorar la calidad de los productos que son ofertados a la ciudadanía, y si es un aporte importante para la cultura me parece muy satisfactorio que las faltas se transfieran a una fe de erratas para ser modificadas y que sean acogidas con la mejor disposición en bien de la comunidad.
Un abrazo,
Marcelo.
*********************
DE: MARÍA BELÉN MONCAYO
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: miércoles 6 de enero, 2010, 22:52
Seguramente tienes razón en cuanto a la investigación...
María Belén Moncayo
Directora General Archivo ESCORIA
Quito-Ecuador
****************************
DE: GALO CÁRDENAS RODAS
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: miércoles 6 de enero, 2010, 22:57

Gracias,
Saludos cordiales.

Atentamente,
Dr. Galo Cárdenas Rodas
GERENTE GENERAL
COLOAUSTRO S.A.
Asesoría Legal Empresarial
******************************
DE: ARTESANÍAS LLANO GRANDE
ASUNTO: RE. UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: miércoles, 6 de enero, 2010, 23:48
Interesante. Gracias por escribir.
****************************
*
DE: TERESA MARTÍNEZ
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: miércoles, 6 de enero, 2010, 23:56
Interesante. Les deseo una feliz entrada en el año nuevo.
Teresa Martínez
FUNDESARTE
******************
*
DE: FELIPE GEOVANNY DURÁN ALEMÁN
PARA: DIEGO DEMETRIO ORELLANA
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: Sábado, 9 de enero, 2010 00:27

Hola Diego:
Usted siempre oportuno con las observaciones muy estudiadas; esta vez me alegro que se haya dirigido al mismo Sr. Ministro de Cultura, para que de una vez por todas se de cuenta que en nuestra ciudad sí existen personas observadoras y que saben de historia, no solo local sino nacional e internacional.
En Quito hay una creencia que solo ciertas vacas sagradas de Cuenca saben historia; y es con ellas que se debe contar para estos menesteres. Usted sabe que existe en nuestra ciudad una Subsecretaría de Cultura, la que tiene registrada a los «cultores de cultura comarcana» y solo con ellos cuenta. Cordero Íñiguez, Dávila Vázquez, son para ellos los únicos que pueden opinar y escribir.
Estoy seguro que el Ministerio de Cultura, esta vez ordenará el retiro de una obra que contiene muchos errores y que llevan a la desorientación histórica de los hechos y a sentar malos precedentes a los que ya nos vamos acostumbrando, por ese supuesto derecho de no tocar vacas sagradas: historiadores, literatos, poetas, etc. de Cuenca.
Quiero comentarle, ya que se ha mentado el nombre de «Víctor Manuel Albornoz», que su nombre verdadero fue Manuel Victoriano, porque así fue bautizado y así consta en su partida de nacimiento en el Perú.
Termino deseando que este año sea para usted lleno de felicidad y prosperidad y que el Todopoderoso lo colme de bendiciones.
Sinceramente, su amigo,
Felipe Durán A.
********************
*
DE: "Walter Sinchi"
ASUNTO: RE. UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: Sábado 9 de enero, 2010, 10:40

Gracias por su información y mas que todo por informar que lo que se dice o publica tiene errores sobre nuestra historia y que merecen ser revisados de parte de los historiadores para que quede fe de una verdadera historia de un pueblo que sí se basa a la información que amablemente hacen los que la escriben.
Su papel de rectificación y defensa de la verdad, acorde con sus conocimientos e investigaciones, debería dar paso a la rectificación obligatoria por parte de quienes han cometido aquel error y es del ser humano aceptar las equivocaciones y rectificaciones por el bien de una sociedad civilizada.
Un saludo fraterno a su persona y a quienes tienen que ver con la iluminación educativa e histórica de nuestro pueblo y sociedad.
Quienes deseen saber de nosotros, los cuencanos, merecen conocer la verdadera historia y su origen.
Atentamente,
Walter Sinche
International Ecuadorian Alliance
Executive Director
(347) 684 7340
*******************
*
DE: "Ing. Eduardo Cardoso Martínez" noreply-comment@blogger.com
PARA: DIEGO DEMETRIO ORELLANA
FECHA: Domingo 10 de enero, 2010, 05:52

Ing. Eduardo Cardoso Martínez ha dejado un nuevo comentario en su entrada "UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA...":
Estimado Diego:
Gracias por incluirme en su correo y darme a conocer sus valiosos análisis e investigaciones. Sus observaciones y las rectificaciones sugeridas a la obra atribuida al licenciado Jorge Dávila Vásquez, auspiciada por el Consejo Nacional de Cultura y el Ministerio de Cultura del Ecuador, titulada "IMAGENES CUENCA 1 -Fotografía de Manuel J. Serrano", me parece que están debidamente sustentadas en una investigación seria y versada de la verdadera historia que esta conlleva; así como creo válidas sus puntualizaciones sobre la información, apreciaciones e interpretaciones incluidas en la obra, y las correcciones sugeridas para los textos y pies de foto del documento en referencia.
Estoy de acuerdo con usted en que si este libro que ya está en circulación contiene los deslices detectados, anotados y criticados por su persona, merece por lo menos que se le incluya una fe de erratas para que pueda seguir llegando a las manos del público, caso contrario sería preferible que se lo saque de circulación.
Una verdad histórica no debería ser alterada por errores humanos o por falta de una estricta y cuidadosa documentación de sustento.
Me solidarizo con usted, al tiempo que respaldo su actitud frontal para dejar constancia de sus análisis y puntos de vista.
Atentamente,
Ing. Eduardo Cardoso Martínez.
**********************************
*
DE: WILLY DE BLACK
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: Domingo 10 de enero, 2010, 09:50

Es bueno criticar y poner atención en los errores...

WILLY DE BLACK
*************************
*
DE: RADIO CUENCA/ DANIEL ARTURO PINOS GUARICELA
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: Lunes 11 de enero, 2010, 12:20
**
SALUDOS SEÑOR ORELLANA
Su mail lo leímos detenidamente en nuestra radio.
Un cordial saludo,
Daniel Pinos
Radio Cuenca 1180
Cuenca - Ecuador.
********************
*
DE: PABLO RAMÍREZ CASTILLO
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: Lunes 11 de enero, 2010, 13:10

Muy respetado Sr:
Entiendo su desencanto con la obra y puedo ver que es usted muy culto, pero, en mi humilde opinión, debería dejar de usar latín en sus escritos... Espero no se ofenda con mi comentario.
Muchos saludos.

Msc. Pablo Ramírez Castillo
*****************************
*
DE: JOSÉ LUIS CHAMBA SUIN
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: Lunes, 18 de enero, 2010 18:34

Gracias por el mensaje... Está muy pleno, gracias, pero es chévere.
*
José Luis Chamba
**********************************
DE: PEDRO MORENO AZCÁZUBI
ASUNTO: RE: UNA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA QUE ULTRAJA A CUENCA
FECHA: Martes, 19 de enero, 2010 10:45
Esto es una vergüenza. Qué pena que existan escritores irresponsables que no puedan hacer una investigación seria cuando escriben ¿Cuántos miles de dólares le pagó al señor Dávila el Consejo Nacional de Cultura para que haga una mala investigación de la historia de la fotografía en Cuenca? Los ecuatorianos debemos saber esto, ya que se ha gastado el dinero del pueblo para pagar por una investigación que ha hecho quedar mal a Cuenca, una ciudad considerada centro cultural de prestigio.
Gracias por hacerme saber de estas cosas. Aprendo mucho con los mensajes del FIDEH.
Pedro Moreno Ascázubi
**************************
EL CONSEJO NACIONAL DE CULTURA REALIZA UNA FE DE ERRATAS PARCIAL DE LA OBRA «CUENCA 1. MANUEL DE JESÚS SERRANO»
****************************************
El pasado día jueves 14 de enero del año 2010, en los patios de la Corte Superior de Justicia de la capital azuaya, en el acto de presentación de esta obra que ofende a Santa Ana de los Ríos de Cuenca, el Consejo Nacional de Cultura ha entregado a la comunidad una FE DE ERRATAS incompleta, en la que se consignan algunas de las equivocaciones de la publicación con sus respectivas correcciones.
.
Lamentablemente, in honorem veritas, debemos denunciar que esa FE DE ERRATAS está incompleta, pues el Consejo Nacional de Cultura nada dice acerca de los errores más graves cometidos por Jorge Dávila Vázquez en contra de la historia de Santa Ana de los Ríos de Cuenca.
.
Coram populo, publicamos, ex integro et ad peddem litterae, el texto de aquellas erratas incompletas:
.
LOS EDITORES DEL LIBRO DE FOTOGRAFÍAS «IMÁGENES CUENCA 1» LAMENTAN QUE EN EL LIBRO SE HAN DESLIZADO UNAS ERRATAS CUYO DETALLE ES EL SIGUIENTE:
.
Página 31, primera columna, primera línea, donde dice: «época de su grado doctoral(1908) era Remigio Crespo Toral.» debe decir: «época de su grado doctoral(1908) era Alfonso María Borrero Moscoso».
.
Página 101, detalle de la foto de la página 45, primera línea, «Nótese» por «Nótense». En la misma página, detalle de la foto de la página 50, segunda línea, donde dice: «sacristía de la iglesia» debe decir: «portería de la iglesia».
.
Página 102, detalle de la foto de la página 55, segunda línea, debe decir: «fue derrocada en 1970».
.
Página 105, detalle de la foto de la página 76, debe decir: «Interior de la iglesia de San Alfonso, posiblemente en un día del Jubileo de las Cuarenta Horas».
.
Página 106, detalle de la foto de la página 88, debería suprimirse lo que sigue: «a la izquierda el convento de las madres oblatas, congregación fundada por el padre J.J. M. Matovelle». Y en el detalle de la foto de la página 92, en la segunda línea, donde dice: «que luego serían disecadas», debe decir: «que luego serían desecadas».
***********************************************

3 comentarios:

  1. Me parece que si en verdad, està cambiada la historia como denuncia el Sr. Orellana, lo correcto serìa corregir los errores y reconocer que se està irrespetando a la historia de Santa Ana de los cuatro rios de Cuenca

    ResponderEliminar
  2. LA VERDAD OS HARA LIBRES, CON ESTO QUIERO DECIR QUE SE DEBE RECONOCER Y SI SE HA COMETIDO UN GRAVE ERROR COMO SE LO DEMUESTRA, EL SR. JORGE DAVILA VAZQUEZ, IRVING IVAN ZAPATER Y RAMIRO NORIEGA MINISTRO DE CULTURA ECUADOR, DEBERIA REALIZAR FE DE ERRATAS, PARA ACLARAR SUS EQUIVOCACIONES, ESTO ES DE GENTE DE BIEN, RECONOCER SI NO LO HACEN LA HISTORIA LOS JUZGARA

    ResponderEliminar
  3. Ing. Eduardo Cardoso Martínezlunes, enero 11, 2010 12:13:00 p. m.

    Estimado Diego:

    Gracias por incluirme en su correo y darme a conocer sus valiosos análisis e investigaciones.

    Sus observaciones y las rectificaciones sugeridas a la obra atribuida al licenciado Jorge Dávila Vásquez, auspiciada por el Consejo Nacional de Cultura y el Ministerio de Cultura del Ecuador, titulada "IMAGENES CUENCA 1 - Fotografía de Manuel J. Serrano", me parece que están debidamente sustentadas en una investigación seria y versada de la verdadera historia que esta conlleva; así como creo válidas sus puntualizaciones sobre la información, apreciaciones, e interpretaciones incluidas en la obra, y las correcciones sugeridas para los textos de los pies de foto del documento en referncia.

    Estoy de acuerdo con usted en que si este libro contiene los deslices detectados, anotados y criticados gracias a su estudio e investigación, merece que por lo menos se incluya la fe de erratas para llegar a manos del público. Caso contrario sería preferible que no se permita su circulación.

    Una verdad histórica no debería ser alterada por errores humanos o por falta de una estricta y cuidadosa documentación de sustento.

    Me solidarizo con usted, y al mismo tiempo respaldo su actitud frontal para dejar constancia de sus análisis y puntos de vista.


    Atentamente,


    Ing Eduardo Cardoso Martínez

    ResponderEliminar