jueves, 5 de noviembre de 2009

UNA VEZ MÁS «EL UNIVERSO» EN CONTRA DE LA HISTORIA


Santa Ana de los Ríos de Cuenca, noviembre 2 del año del Señor de 2009
In sollemnitate omnibus Fidelibus Defunctis

Dr. Carlos Pérez Barriga
DIRECTOR DE DIARIO «EL UNIVERSO»

Lcdo. Guillermo Muñoz
REPRESENTANTE DE DIARIO «EL UNIVERSO»
Guayaquil.

De mi consideración:


«Veritas lux est. Lux haec est rationes et eadem opera fidei, per quam ad veritatem naturalem supernaturalemque caritatis pervenit intellectus»

Diario «EL UNIVERSO», en su edición de ayer domingo 1 de noviembre del año 2009, publicó en la página 12A un segmento intitulado «GRÁFICA» en el que se realiza un homenaje a Cuenca por sus 189 años de Independencia. Al mismo tiempo, dicho artículo fotográfico se encuentra en la página web del diario con el nombre de «FOTOGALERÍA».

El reportaje se intitula «Catedral de la Inmaculada. Arte de más de un siglo» y no tiene firma de responsabilidad. Se trata de una página relacionada con la historia de la Catedral de la Inmaculada Concepción de la ciudad de Cuenca. No obstante, adversas veritas, dicho estudio contiene una serie de datos que alteran a la verdad histórica, a la cultura y a la lengua de Castilla.

Estas equivocaciones, debido a su gravedad, devienen en una ignominia para la ciudad de Santa Ana de los Ríos de Cuenca, por lo que es menester que se publique una «FE DE ERRATAS» para resarcir a la capital azuaya de los agravios irrogados a causa de aquellos datos incorrectos.

Para ello, en ejercicio de mis derechos ciudadanos y con estricto animus corrigendi, me permito enlistar, de verbo ad verbum, las graves e imperdonables faltas cometidas:

1.Ad initium, se escribió: «En el aniversario de Independencia de Cuenca, la iglesia con 124 años de historia como un referente de la religiosidad cuencana es uno de los lugares más visitados por los turistas».

Parte de lo afirmado no es verdad, pues -in stricta veritas- el templo catedralicio de Santa Ana de los Ríos de Cuenca tiene 123 años de historia y no 124 como vosotros afirmáis. Además, sólo hay que revisar diario «El Mercurio» del día viernes 2 de junio del año 1967 para observar que ese día se da cuenta que la Consagración o inauguración del templo catedralicio había sido el 1 de junio de 1967, por lo que desde esa fecha han transcurrido 42 años de vida del templo catedralicio.

Cuenta la Historia, magistra vitae, que dicha consagración se realizó con ocasión del IV Congreso Eucarístico Nacional, en un apoteósico acto en el que hubo hasta representante pontificio, pues el Santo Padre Paulo VI, Siervo de Dios, en aquel entonces reinante, delegó a la ceremonia de consagración del templo, a Su Eminencia, el Cardenal Julius Doephner, en esa época Arzobispo de Munich.

CATEDRAL DE CRACOVIA, LA CUAL NO FUE PARA NADA INSPIRACIÓN
DEL DISEÑO DE LA CATEDRAL DE CUENCA, ECUADOR.
*********

2.Pero en vuestro reportaje, líneas después se escribió: «Inspirada en la catedral de Cracovia, Polonia y diseñada por el sacerdote redentorista alemán Juan Bautista Stiehle, la construcción de la Catedral Nueva, dedicada a la Virgen de la Inmaculada Concepción, demoró alrededor de 100 años».

Lo transcrito, ad litteram, es una falacia inaceptable, pues jamás existió el padre redentorista Juan Sthiele sino el hermano redentorista Juan Sthiele, lo cual es muy diferente, mientras el templo catedralicio de Santa Ana de los Ríos de Cuenca no tiene ningún parecido con la catedral de Cracovia.

Efectivamente, la catedral de Cracovia, construida entre 1320 y 1364, es una iglesia gótica de tres naves con transepto, ábside y deambulatorio. En su interior guarda 18 capillas funerarias laterales de estilo renacentista, entre las que destaca la de Segismundo I, considerada la obra cumbre del arte renacentista en Polonia. Sin embargo, la estructura arquitectónica de esta edificación religiosa nada tiene que ver con el diseño de la Catedral de la Inmaculada Concepción de la tercera ciudad del Ecuador. Me permito adjuntarles una fotografía de la catedral de Cracovia para que vosotros confirméis la barbaridad que escribisteis en relación a la Catedral Nueva de Cuenca.

3.Un poco más abajo del escrito de marras se afirma: «Su historia tiene abolengo real. En junio de 1779, el rey de España, Carlos III, ordena su construcción, pero fue recién en octubre de 1885 cuando se inicia la obra».

Facilis descensus averni/ La bajada del infierno es muy fácil. Esto ya es el colmo y la falsedad de la afirmación se comprueba al revisar la vida del primer obispo de Cuenca, Monseñor José Carrión y Marfil, quien toma posesión del Obispado de Cuenca en 1779 y durante los primeros años de su labor pastoral, según cuenta la Historia, tuvo la idea de erigir una nueva catedral para la naciente diócesis de Cuenca, inspirada en la Catedral de Málaga, ciudad de la que era originario ¿De dónde se extrajo el dato de que el Rey Carlos III ha ordenado la construcción de la catedral de Cuenca?

Por otro lado, la construcción de la Catedral Nueva no empezó en octubre de 1885 como se afirma en el reportaje. El dato es fácil comprobarlo en una de las biografías más completas del Hno. Sthiele, publicada por sus hermanos de la Congregación del Santísimo Redentor, los hijos de San Alfonso María de Ligorio, obra publicada bajo la coordinación editorial del P. Rivera, C. SS. RR».

En dicha obra se relata, cum accurata diligentia, que los padres redentoristas de San Alfonso, quienes guardan los documentos relativos a la vida del hermano Juan Bautista Sthiele, conservan una carta del benemérito religioso redentorista, quien con fecha 12 de diciembre de 1886 cuenta que ese día se colocó la primera piedra del templo catedralicio. Al respecto, el Hno. Juan, en esta carta dirigida a su hermano Chrisostomus Sthiele en Dachingen, Alemania, dice: «El día 12 de diciembre de este año 1886 se celebró con una ceremonia muy grande la bendición de la primera piedra. Nuestro excmo. Señor Obispo hizo colocar una placa de mármol al lado del altar. Esta placa lleva su nombre y el mío en conmemoración a los fundadores (autores) de esta catedral». (Traducción del Alemán, por Werner Richter).
VITRALES REALIZADOS POR GUILLERMO LARRAZABAL ARZUBIDE
EN LA CATEDRAL DE CUENCA
******************

4.Más abajo se afirma: «Fue necesaria la venta de terrenos de la Curia, tomar rentas vacantes que no se cubrían en el Cabildo o la creación del impuesto, por 1940, de dos sucres por cada quintal de sal que ingresaba al Azuay».

Esta es otra imprecisión histórica, pues el impuesto creado para construir la catedral de Cuenca era de 0.20 centavos de sucre por cada quintal de sal. Para confirmarlo, basta revisar el Registro Oficial de aquel año, en donde se encuentra el decreto con el que el presidente Carlos Alberto Arroyo del Río creó dicho impuesto.

5.Al final de la nota «EL UNIVERSO» afirma: «La obra incompleta, a falta de dos cúpulas en el frontis del templo, tiene 105 metros de longitud y 43,5 de ancho con una capacidad para ocho mil fieles».

Parte de lo inmediatamente precedente constituye una nueva equivocación ya que en el frontis del templo se encuentran incompletas las dos torres frontales y, en la lengua de Castilla, hay una diferencia sustancial entre «cúpula» y «torre», por lo que la redacción de dicha expresión es inapropiada de maxima ad minima.
6.Ad infra, en uno de los pies de foto de las ilustraciones que exornan el artículo que comento, se escribió: «Esculturas. Los marcos de las puertas tienen detalles escultóricos como el de Jesucristo».

Esos detalles escultóricos fueron realizados por el artista español Manuel Mora Iñigo y no adornan los «marcos» de las puertas, pues éstas no tienen marcos. La escultura de Jesucristo que allí se muestra no se encuentra emplazada en las puertas de la catedral de Cuenca sino sobre los arcos de la fachada que permiten el paso de transeúntes en la puerta principal de la nave central, razón por la cual la redacción de esta expresión es abstrusa, de principio a fin.



7.En otro de los textos de las fotografías que ilustran esa mala investigación se hizo constar la siguiente imprecisión: «Maqueta. El modelo hecho en cedro entre 1895 y 1904 sirvió de guía para construir la iglesia conocida también como Catedral Nueva».

La maqueta en mención fue elaborada por el escultor cuencano Ángel María Figueroa, quien no se tomó 9 años para fabricarla y menos en el lapso comprendido entre 1895 y 1904, años de la Revolución Alfarista y época en la que la Iglesia de Cuenca no tuvo ni siquiera obispo titular de la diócesis. In illo tempore, era Administrador Apostólico de Cuenca Monseñor Benigno Palacios Correa, quien tuvo muchas limitaciones para continuar con la fábrica de la nueva catedral.

La Historia ha registrado que fue el X Obispo de Cuenca, Monseñor Manuel María Pólit Laso, quien decide continuar con los trabajos de la colosal obra arquitectónica y es en su obispado cuando el escultor Ángel María Figueroa realiza dicha maqueta, pero Pólit fue nombrado como Obispo de Cuenca en el año 1907, por lo que los datos consignados en ese extraño pie de foto contradicen, ad absurdum, a la verdad histórica.

Como veis, el reportaje motivo de esta crítica está pletórico de graves errores, motivo que me obliga a solicitar, de la manera más comedida, que tengáis la bondad de publicar la debida rectificación a estas equivocaciones que afectan a la verdadera historia y cultura de la ciudad de Santa Ana de los Ríos de Cuenca, urbe que ha resultado vilipendiada a causa de estos inaceptables deslices.

Espero entonces vuestra respuesta. Mientras tanto, suscribo con respeto haciéndoles partícipes de un cordial saludo in honorem Concha, semper fidelis et apud flumina Tomebamba.

Copiosa gratia et benedictionem in Christum Regem Universorum,

DIEGO DEMETRIO ORELLANA
COMISIONADO PROVINCIAL DEL FIDEH AZUAY

Datum Concha, in Annus Sacerdotalis in memoriam CL anniversaria Dies Natalis Sancte Ioannes Maria Vianney, ex aedibus FIDEH, districti meridionalis,ad initium mensis novembris, die II, reparate salute Anno Dominicae Incarnationis bismillesimus nonus, in sollemnitate omnibus Fidelibus Defunctis .
*************


«EL UNIVERSO» EXPLICA POR QUÉ SE COMETIERON ERRORES HISTÓRICOS EN CONTRA DE CUENCA:

De: "Tali Santos" TSANTOS@eluniverso.com
Fecha: jueves 5 de noviembre 2009

Señor Diego Demetrio Orellana
COMISIONADO PROVINCIAL DEL FIDEH
Cuenca.

Estimado señor Orellana:

Agradecemos su preocupación por la información que se publicó sobre la historia de la Catedral de Cuenca. He revisado las observaciones y quisiera comentarle lo siguiente: Los datos en los que se basa el reportaje en cuestión fueron proporcionados por el Archivo Histórico de la Curia Arquidiocesana de Cuenca; sin embargo, sí se comete en el texto un par de imprecisiones que usted advierte, pues, efectivamente, el diseñador de los planos de la catedral es hermano, no sacerdote; y los detalles escultóricos no son marcos, sino que están sobre las puertas. Consideramos que la fuente utilizada para este reportaje era válida, pues es el ente oficial que certifica como válidos estos datos.

Lamentamos que se interprete que, por estas imprecisiones que detallamos anteriormente, se considere que «El Universo» esté contra Cuenca y que sean equivocaciones graves que devengan en una ignominia para esta ciudad. Nuestra intención al publicar este reportaje es totalmente lo contrario.

Agradeciendo nuevamente su comunicación,

Atentos saludos,

Tali Santos
Editora de Fin de Semana
DIARIO «EL UNIVERSO»
***************************

RÉPLICA IN HONOREM CONCHA:

Santa Ana de los Ríos de Cuenca, noviembre 7 del año 2009
In vesperas sollemnitate XXXI Dominica per annum


Sra. Tali Santos
DIARIO «EL UNIVERSO»
Guayaquil.

«Veritas in vita nostra sicut lumen in coelo est»

De mi consideración:


Acuso recibo de su nota por la que se digna explicar, coram populo, que los errores históricos que diario «EL UNIVERSO» ha cometido en contra de la ciudad de Santa Ana de los Ríos de Cuenca, en el reportaje sobre la Catedral de la Inmaculada Concepción del día 2 de noviembre pasado, se deben a que han confiado en los datos que han sido proporcionados por la Curia Arquidiocesana de Cuenca, a través de su Archivo Histórico.


Aunque esto me parece el colmo, en verdad es sorprendente, ad summum, que la propia Curia de Cuenca haya tergiversado a la historia de la catedral de la urbe. No obstante, discrepo con usted cuando nada dice sobre los gravísimos errores de vuestra investigación y sólo admite que se equivocaron con el dato de que no se trata del sacerdote Juan Sthiele sino del hermano Juan Sthiele o cuando me afirma que, en efecto, las puertas no tienen marcos aunque otra vez se contradice al afirmar que «...los detalles escultóricos no son marcos, sino que están sobre las puertas».


Justamente, señora Santos, AD HOMINEM, al reconocer que se equivocaron, usted se ratifica en el error de vuestro diario, pues esos detalles escultóricos no están sobre las puertas sino sobre los arcos que permiten el paso de los transeúntes en la fachada del templo catedralicio.


Me sorprende sobremanera, ex admirationem, que su persona nada diga sobre las gravísimas equivocaciones que señalan que la catedral de Cuenca está inspirada en la catedral de Cracovia, que son 124 años de historia de dicha edificación religiosa cuando son, en verdad, 123; que la maqueta del templo catedralicio haya sido elaborada entre 1895 y 1904 cuando se la fabricó después del año 1907 y que el Rey de España Carlos III haya emitido un decreto para la construcción de la catedral de Cuenca cuando jamás ha existido esa real disposición y menos en el año de 1779.


Le agradezco por su respuesta, ex toto corde, y espero que os dignéis publicar una FE DE ERRATAS en vuestro diario acerca de estas graves imprecisiones que, como he dicho ya en mi denuncia, devienen en una ignominia para Cuenca aunque esa no haya sido la intención de EL UNIVERSO.

His cum affectibus vobis et gratia copiosa in Christus, sacerdos in aeternum secundum ordinem Melquisedec,


DIEGO DEMETRIO ORELLANA

COMISIONADO PROVINCIAL DEL FIDEH AZUAY



Datum Concha, in Annus Sacerdotalis in memoriam CL anniversaria Dies Natalis Sancte Ioannes Maria Vianney, ex aedibus FIDEH, districti meridionalis, mensis novembris, die septimus, reparate salute Anno Dominicae Incarnationis bismillesimus nonus, in vesperas sollemnitate XXXI Dominica per annum.

*************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada