viernes, 20 de junio de 2014

IN MEMORIAM: P. GENARO PATIÑO LEDESMA


«Algo se muere en el alma cuando un amigo se va y va dejando una huella que no se puede borrar». Con estas palabras debemos despedir a quien fuera un dilecto amigo, el Reverendo Padre Genaro Patiño Ledesma, quien ha partido a la Casa del Padre hodie, ante lucem, sexta feria de Corpus Christi.

Ad gloriam Dei, el actual párroco de la parroquia «Domingo Savio», hoy «San Juan Pablo II», es el R. P. Genaro Patiño Ledesma, quien ejerció su ministerio in persona Christi capitis hasta el pasado día domingo 15 de junio del año del Señor de 2014. 

El P. Genaro nació el 19 de septiembre de 1942, en Latacunga, cuando su padre ocupaba un cargo de telegrafista por esos lares, y a poco fue bautizado en Santa Ana de los Ríos de Cuenca, urbe en la que ha desarrollado su vida. Sus estudios elementales los cursó con los Hermanos de las Escuelas Cristianas de San Juan Bautista de La Salle. Así, la primaria la realizó en la escuela «San José», mientras que la secundaria hízola en el colegio «Hermano Miguel» de la capital azuaya. A temprana edad mostróse ya como un adolescente con especial inclinación para la poesía, al ganar un concurso intercolegial sobre el Hermano Miguel de las Escuelas Cristianas, mientras prefigurábase su actividad literaria en el parnaso de la morlaquía y delinéabase, ex tota fortitudine/ con todas las fuerzas, una singular vocación para la vida religiosa, que lo hubo de llevar a consagrarse al Señor, Pontifex sancte, innocens et impollute/ Pontífice santo, inocente e impoluto. Ingresó entonces al seminario «San León Magno», de la Arquidiócesis de Cuenca, y ordenóse sacerdote el 30 de mayo del año del Señor de 1967.



En 1980, en la Universidad Católica de Chile, hizo un curso de Planificación Curricular. Post factum, en la Universidad Católica de Cuenca obtuvo el grado de licenciado en Pedagogía, en 1982, mientras en la Universidad Iberoamericana de México alcanzó un masterado en Didáctica Universitaria, en 1986. Egresó de la Universidad Católica «Santiago de Guayaquil», donde realizó estudios de Pedagogía, pues siempre ha sido un personaje dedicado a la actividad intelectual de vita et moribus. Tanto es así que hoy, ad initium tertio millenio, es uno de los presbíteros que más brilla como un intelectual y religioso del mundo cultural dentro del clero arquidiocesano de Santa Ana de Cuenca, mientras parte de su vida la ha dedicado a la docencia en algunas instituciones educativas de la urbe.


Ya como sacerdote del clero secular, ab initio, inmediatamente luego de su ordenación, fue coadjutor de la vicaría foránea de Santiago de Gualaceo y luego desempeñóse como párroco de Ludo, superior del seminario menor «San Luis», profesor de Ontología del seminario mayor «San León Magno», párroco de San Bartolomé, Nabón, Checa, Tarqui, LLacao, en donde permaneció 17 años, y Sidcay, que lo tuvo 9 años como cura de almas, antes de llegar a ser párroco de la parroquia «Domingo Savio». Ha sido también delegado episcopal para diáconos y profesor de Sicología del seminario mayor «San León Magno». Debido a su sencillez, su don de gentes y su presteza para colaborar solidariamente en donde se lo requiera, como pastor de almas, es frecuentemente buscado para oficiar el santo sacrificio de la misa en variados sitios y lugares de Cuenca y, dominicalmente, celebra la santa misa en Telerama, la cual es transmitida por televisión para toda la región.

A capite ad calcem/ De la cabeza a los pies, el P. Patiño es un hombre polifacético de vigorosa curiosidad intelectual, hecho por el que incursionó en el mundo de las letras, en donde  destácase como un escritor de novelas y relatos, género para el que confiesa tener una profunda vocación debido a su habilidad para narrar anécdotas y vivencias, mientras desde el horizonte de la poesía han surgido algunos libros de versos que circulan en el parnaso de la morlaquía, a la vez que ha escrito dramaturgia, pues son ya algunas las obras de teatro por él creadas a lo largo de su vida. Al momento, in Anno Domini MMXIII, ha escrito 28 publicaciones en el ámbito bibliográfico de la «Atenas del Ecuador», mientras, a la vez, es articulista de diario «El Mercurio» desde el año 1975 y en su columna, pluma en ristre, es una voz autorizada para opinar sobre diversos asuntos del convivir local y nacional.


Amante del arte, de la cinematografía, de la lectura y la buena música, es también un hábil pianista que deléitase, diem per diem, con la interpretación musical de famosas y célebres obras de los grandes genios de la música clásica, a la vez que es un magistral intérprete de la armónica, instrumento que, semper admirabilis, lo ejecuta con prodigioso talento y maestría y para el que ha compuesto bellas obras musicales que denotan una fina sensibilidad y un exquisito oído musical, siendo además un viajero que ha recorrido numerosos destinos en el planeta, con únicas experiencias que ampliaron su mente y su visión del mundo, por lo que resulta un gran conversador de asuntos que entrañan un notable acervo cultural para su «vera effigies» o «verdadera imagen», la cual exórnase también con una habilidad idiomática de políglota, pues habla tres idiomas: Castellano, Inglés y Francés, a la vez que es un apasionado estudiante de la lengua alemana, a la que dedica sus afanes todos los días.

Ha sido miembro de la fundación cultural «La Palabra» y hoy es el presidente del grupo literario «Ábrego», desde donde comparte, urbi et orbi, sus intereses intelectuales y sus creaciones literarias. En el año del Señor de 2009 ganó un valioso galardón: el segundo premio del Concurso Mundial de Poesía Mística de España, hecho que lo realza como un sacerdote de profunda fe cristiana in Concha et in universa Terra, siendo de veras ésta la faceta que lo identifica de profundis como un hombre para los demás, al servicio de Dios, a quien ha consagrado su vida, y del prójimo, para cuyo bienestar tiene una especial vocación de ayuda fraternal in nomine Domini

A la hora de su encuentro con el Señor, cuando ha caído el telón de su prolífica vida, cantamos un  canto de alabanza al Señor con quien, ad gloriam aeternam, goza ya de la celestial alegría de los bienaventurados in nomine Iesu, Pontifex ad interpellandum pro nobis.


REQUIESCAT IN PACEM AD GLORIAM DEI, 
DILECTISSIMUS AMICUS PATER GENARO PATIÑO LEDESMA, 
SACERDOS SEMPER VIVENS IN CORDIBUS NOSTRIS
IN MEMORIAM

Al amigo leal, R.P. Genaro Patiño Ledesma
Pastor bonus et fidelis/ Pastor bueno y fiel

Por todos los caminos
Amado y apreciado
Develas el mensaje
Radiante de la fe
En nombre de Jesús.

De Dios omnisapiente
Alcanzas de profundis
Verdades esenciales
Inmensas de sapiencia,
De gracia y esplendor.

Genaro te llamaste
En la vida del siglo;
Naciendo iluminado 
A la gloria de Dios
Refulges cual estrella
Omnipotente y fija.

Para guiar al mundo 
Al camino del bien
Tuviste para todos
Inmenso amor fraterno,
Ñañito solidario
O hermano de la fe.

Las gracias celestiales
En las que ahora vives
Derramas abundantes
En amplios horizontes
Sanando nuestros males
Mil veces a porfía
Amén.

DIEGO DEMETRIO ORELLLANA
DATUM CONCHA, APUD FLUMINA TOMEBAMBA, IN SEXTA FERIA OCTAVA CORPUS CHRISTI, ANNO DOMINICAE INCARNATIONIS MMXIV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada