jueves, 31 de enero de 2013

«Ncaja»: UN PROYECTO QUE OFENDE AL ARTE EN CUENCA



FOTOGRAFÍAS: DIEGO MUÑOZ ARÉVALO

Un huracán de controversias, ante el que es necesario mantener una buena alacridad mental, ha surgido con motivo de la realización de un proyecto bautizado con el nombre de «Ncaja», el cual no solamente atropella a la lengua castellana sino que trátase de una tomadura de pelo para todos los habitantes de la morlaquía.


Disfrazado como un proyecto multidisciplinario de arte urbano para espacio público ha resultado un fiasco para la gente, ora por la vulgaridad, ora por la falta de sentido estético, ora por la chabacanería con la cual es ejecutado en diferentes sitios del Centro Histórico de Cuenca, «Patrimonio Cultural de la Humanidad».


Prima facie, el experimento ha sido acremente vapuleado, pues el objetivo de socializar el arte a través de la instalación de una plataforma móvil de figura tridimensional que es una caja de madera de grandes dimensiones colocada pro tempore en diferentes espacios públicos de Cuenca, no se cumple ya que cada cierto tiempo este artefacto es instalado en una plaza o parque de la urbe, a fin de que los ciudadanos hagan graffitis, dibujen y pinten a su antojo, cuando en realidad solo escriben y dibujan o ilustran cosas de mal gusto, mientras sobre la caja se presentan grupos musicales y artísticos con la idea no conseguida de generar diálogo e intercambio entre la urbe y los creadores.


El proyecto ofrece no obstante «un encuentro entre diversas manifestaciones artísticas mediante la participación de músicos, fotógrafos, realizadores audiovisuales, artistas urbanos, bailarines, performers, DJ, diseñadores de sonido y escritores que propondrán y expondrán su obra in situ en este singular espacio rotativo: La Caja; la cual se convierte así en un artefacto de la memoria urbana en nuestro país».


Sin embargo, sibi tamen, a contrario sensu, dicho artefacto para nada se ha consolidado como relicario de la memoria urbana de Cuenca y el Ecuador ni la gente que acude a estos eventos es, per se, representativa de la comunidad cuencana o ecuatoriana en su conjunto, la cual permanece impávida ante el esperpéntico experimento, mientras una vez que la horripilante caja se la deja en el espacio público, por algunas semanas, personas inescrupulosas, sin ningún criterio ni formación, diem per diem, la manchan con garabatos, frases altisonantes, insultos y agravios, con lo cual de ninguna manera se está produciendo un intercambio interactivo entre los artistas y el público, sino mas bien se promueve con insolencia un grosero atentado al respeto que se merecen la propia ciudad patrimonial y sus habitantes y circunstantes, quienes tenemos que presenciar esta burda manifestación que no puede ser calificada de artística desde ninguna perspectiva.


¿Dónde queda entonces ese encuentro de diversas manifestaciones artísticas que se propone si la caja conviértese mas bien en la plataforma para el insulto soez, la filípica insidiosa, el ditirambo rocambolesco, el garabato espeluznante, el graffiti de mal gusto o la simbólica pared usada como papel o muralla de los canallas en una ciudad tradicionalmente culta que no debe ser ahora cual campo de batalla para la incultura?


Ergo, el artefacto entonces vuélvese mas bien una plataforma para los escritos, los dibujos y los graffitis de mal gusto, tal como lo prueban las imágenes de este comentario, mientras que la ciudad, «que es un territorio abierto y en constante cambio», como reza el marco teórico de este experimento, no puede quedar anclada al vaivén de horripilantes propuestas que llegan a constituirse en el bastión de una campaña insultante en la que ignotos ciudadanos, sin un elemental sentido de respeto propio y ajeno, no crean arte sino oprobio con los adefesios montados en cada uno de los lados de esta singular caja de la vergüenza.


Ex admirationem, serias instituciones de la urbe han sido sorprendidas con este burdo proyecto que atenta a la ciudad patrimonial: la I. Municipalidad de Cuenca, ETAPA, la Bienal de Cuenca, el Consejo de Seguridad Ciudadana, Unsión TV, la Casa de la Juventud, Maki, Espacio vacío, Bauhouse, entre otras. Serias denuncias ciudadanas acusan a Diego Carrasco Espinosa como el causante de haber apoyado este proyecto, pues cuando dirigía la Bienal de Cuenca predicaba, urbi et orbi, a los cuatro vientos, sobre la supuesta gran manifestación de arte urbano que entrañaba para él este experimento, demostrando una vez más su nula capacidad para dirigir a dicha institución a la que, como se recordará, llegó por el arte de birlibirloque.


Graves denuncias ciudadanas señalan que solo ETAPA EP ha entregado USD 15.000 para este proyecto. El monto asignado ha provocado un profundo malestar en las actuales autoridades de la institución, presididas por el Ing. Oswaldo Tamariz, las cuales opinan que la empresa resultó engarbullada para financiar esta tomadura de pelo, tal como lo prueba el documento adjunto firmado por el Econ. Oswaldo Larriva Encalada, ex Gerente de ETAPA, quien es el funcionario al que pasaron «gato por liebre» con este experimento de dudosa procedencia.

Se sabe que el artífice de esta fanfarronada es un ciudadano natural del pueblo de Zhumiral, en la provincia del Azuay, inquilino de la Casa «Ju Liminal», involucrada también en el proyecto, personaje que se hace llamar como «QUÉ ZHININ» y que en la vida real fue bautizado con el nombre de Patricio Zhinin, el cual, según afirman los denunciantes, salió a la luz pública por andar dañando paredes y puertas de las casas y edificios de la ciudad de Santa Ana de los Ríos de Cuenca con un graffiti que solo decía: «…….QUÉ?» y gracias a lo cual avezados pontífices del arte cuencano de los actuales tiempos llegaron a apoyarlo hasta auspiciar una muestra de arte urbano en «El Túnel Alternativo» de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Azuay, hoy dirigida por un grupo de ciudadanos que, alardeando de su supuesta juventud cuando la mayoría bordea o pasa los 40 años de existencia y se halla en la antesala de la edad provecta o cerca de ella (llegando incluso al medio siglo), no han  demostrado aún cómo debe manejarse ese centro cultural de la capital de la morlaquía.


Así es como en nuestra ciudad, ciertos «personajes» sorprenden todo el tiempo, a Raimundo y todo el mundo, y se burlan -gratis et amore- de la inteligencia de los cuencanos.


El variopinto abanico de garabatos sin sentido gestados alrededor de «Ncaja» desconcierta a muchos ciudadanos, a la vez que la incertidumbre, la inseguridad y la duda son las reacciones del público que –sea dicha la verdad- no siente sino estupefacción de una propuesta en la que el arte, in essentia, ha sido desplazado totalmente, pues es evidente que en las cosas montadas sobre la caja denótase un pésimo dibujo, una falta de elementales nociones de composición y perspectiva, un atropellamiento visual por el mal uso del color y sus múltiples posibilidades, mientras las instituciones, que deberían fomentar el desarrollo artístico de la localidad apoyando a proyectos creativos y honestos de actores culturales que contribuyen al prestigio de Cuenca, terminan dando soporte a experimentos atroces que en nada contribuyen al fomento de una buena expresión artística en la ciudad «Atenas del Ecuador», que derecho tiene de ser reivindicada ante estos inauditos proyectos con los que advenedizos personajes pescan a río revuelto in honorem invencibilis ignorantia et stultitia in Concha et super flumina Tomebamba.


DIEGO DEMETRIO ORELLANA
In Concha, octava Dominica septuagésima, currentis Anno Domini MMXIII
*************************

OPINIONES CIUDADANAS


RE: «Ncaja»: UN PROYECTO QUE OFENDE AL ARTE EN CUENCA 

sábado, 2 de febrero, 2013 16:32

Para: Diego Demetrio Orellana

Estimado Diego Demetrio Orellana:

Sigo con interés sus discusiones sobre temas de gestión cultural. Me pregunto si los ha consolidado en un libro. Si es así, favor guiarme para adquirirlo.

Saludos desde Nueva York,

X. Andrade

RE: «Ncaja»: UN PROYECTO QUE OFENDE AL ARTE EN CUENCA

viernes, 1 de febrero, 2013 19:12
De:
Ver detalles del contacto
Para:
"Diego Orellana" 

Ay mi querido Diego:

El problema es que a veces por diversas rutas, menos la más adecuada y transparente,  llegan a cargos importantes personas que no tienen idea de nada y por eso cuando viene «un ilustrado» en cualquier tema, les sorprenden y apoyan cosas que ni ellos mismo entienen y creen que por ello van a ganar notoriedad.

El problema de esos chicos que escriben garabatos, porque no llegan ni a grafiteros es general mi estimado amigo.  Acá en Quito también se vive algo similar y resulta imposible sancionarlos porque nunca se los coge in fraganti.

Un abrazo,

ANDREA ÍÑIGUEZ
*******************************

Re: «Ncaja»: UN PROYECTO QUE OFENDE AL ARTE EN CUENCA

viernes, 1 de febrero, 2013 11:42
Para:
Diego Demetrio Orellana
Comparto sus criterios

Felicitaciones por tocar un tema candente

Fernando
CARTOSIG
**************

  • Flavio Esteban Gonzalez Ordoñez 
    y además cierra el paso de la entrada de la escuela Alfonso Cordero Palacios... ¿Qué pasaría en el caso de un incendio? ¿por dónde saldrían las niñas de la escuela?
  • Diego Demetrio Orellana Exactamente, Yanny Tamara, esto se hace con los impuestos de los cuencanos, pues es dinero público y por eso es grave que se apoyen proyectos artísticos que no son aportes culturales con el dinero del pueblo que resulta así despilfarrado. 

    DIEGO DEMETRIO ORELLANA
    IN OCTAVA DOMINICA SEPTUAGESIMA, AD MMXIII
  • Flavio Esteban Gonzalez Ordoñez 
    No es exageración, si ponen un grupo de vagos a hacer bulla, encima de la caseta, diciendo que eso es arte...

  • Leonardo Fabian Ochoa Andrade Dineros públicos, Diego, que se están farreando y lo más grave pisoteando la cultura y el arte. Qué pena.
  • Fernando Vasquez S 
    Realmente el Municipio de Cuenca hace lo que le da la gana, pero recordemos siempre que el orden y respeto se empieza por casa, claro, pero cuando estos empleados del municipio tienen hambre corren a perseguir a los vendedores ambulantes para ver si les roban algo para llevarse, digo robarse, por si le quitan una canasta de frutas a una pobre vendedora ambulante, jamás lo devuelven, pero cuando estos señores del municipio ponen sus mesas en cualquier calle vendiendo Internet y estorbando el paso nadie dice. Seamos justos dando el ejemplo, señores del municipio.
  • Esteban Iñiguez 
    Eso sí es la verdad, pero este grupo de vagos no son todos los artistas y esos grupos de vagos tienen sus grupos de hip hop, que por más que hables estupideces reclaman su espacio en la escena. Los organizadores tienen la culpa por dar espacio a esos vagos pero, a la final, esos vagos son parte de la urbe y piden un espacio o el arte queda para la élite. Está bien la crítica y el arte es polémico, pero por lo menos están haciendo, gente diferente, un proyecto en el cual no son los mismos creadores ni los que se apoderan de los mismos proyectos... Nueva gente gestionando arte necesitamos, no la misma escena: cuetes y folklore todos los años ... ¿Saben cuánto se gastan en pirotecnia al año? Eso deberían investigar, lo que se gastó no es ni un 2 por ciento de lo que han gastado jaja, es una verdad...
  • Diego Demetrio Orellana Estimado amigo Leonardo Fabian Ochoa Andrade: concuerdo plenamente con su criterio, pues se están festinando los recursos públicos para pisotear al arte y la cultura con proyectos que no encajan con lo que débese entender como difusión cultural. Gracias por hacer opinión pública, usted que fue Contralor Regional del Estado y tiene conciencia plena de lo grave que resulta para la comunidad local este tipo de dispendios adversas culturalis aspectibus in Concha. 

    PAX CHRISTI IN ANNUS FIDEI

    DIEGO DEMETRIO ORELLANA
    IN OCTAVA DOMINICA SEPTUAGESIMA, AD MMXIII
  • Esteban Iñiguez
    ¿morlaquía cuencana?
  • Diego Demetrio Orellana Fernando Vasquez S: su criterio constitúyese en una denuncia grave, pues no está bien que los guardias ciudadanos perjudiquen a los vendedores ambulantes que se ganan la vida de manera informal. Ese tipo de actos viles débense sancionar. 

    Esperemos que Cuenca Alcaldía tome nota de su denuncia y que los concejales amigos: Jaime Moreno MartínezJoaquin PeñaPepita Machado estén alertas ante este tipo de desmanes inconcebibles.

    LAUS DEO IN ANNUS FIDEI

    DIEGO DEMETRIO ORELLANA
    IN OCTAVA DOMINICA SEPTUAGESIMA, AD MMXIII
  • Esteban Iñiguez 
    Propongan algo mejor; un proyecto donde los vagos no se sientan marginados y donde todos podamos sentirnos a gusto escuchando desde hip hop hasta metal, creando unión y respeto. Yo sé que no todos tienen los mismos gustos, pero hay que tener respeto y dejar que aquellos vagos tengan un espacio o qué, estamos entre nazis...
  • Flavio Esteban Gonzalez Ordoñez
    Pero si USTED mismo terminó sus estudios en una escuela de ocultismo Eliester Crowley, habla de nazis... a propósito es con Z no con c, QUÉ PENA...
  • Diego Demetrio Orellana Esteban Iñiguez: no creo que debemos llamar vagos a quienes hacen arte urbano o son parte de las nuevas expresiones culturales urbanas ad initium tertio millenio, y débese apoyar todo tipo de manifestación artística por parte de las instituciones culturales de la ciudad. 

    Lo grave del asunto es que proyectos como éste que han bautizado como Ncaja son los que se apoyan y, con ello, de ninguna manera se está promoviendo el desarrollo cultural de la capital de la morlaquía, la ciudad Atenas del Ecuador y Patrimonio Cultural de la Humanidad. 

    AD MAIOREM DEI GLORIAM IN ANNUS FIDEI

    DIEGO DEMETRIO ORELLANA
    IN OCTAVA DOMINICA SEPTUAGESIMA, AD MMXIII
  • Lolo Valencia Andrade 
    Estimado, se escribe con A no con E, Aleister Crowley, QUÉ PENA...
  • Flavio Esteban Gonzalez Ordoñez 
    Eso digo yo; está textualmente copiado de la biografía, sí señor, QUÉ PENA...
  • Esteban Iñiguez 
    ... La seriedad no está en una biografía de facebook, está en las acciones. Si usted quiere llamar a todos los artistas urbanos vagos puede ser, yo soy un artista urbano y gestor cultural y creo que su criterio es retrógrado, en todo caso vote por pastor Zabala, a ver si él le apoya...
  • Diego Demetrio Orellana Esteban Iñiguez: pero usted mismo es quien ha calificado de vagos a los artistas urbanos. Solo copio ex integro sus palabras: «propongan algo mejor; un proyecto donde los vagos no se sientan marginados y donde todos podamos sentirnos a gusto escuchando desde hip hop hasta metal, creando unión y respeto. Yo sé que no todos tienen los mismos gustos pero hay que tener respeto y dejar que aquellos vagos tengan un espacio o que estamos entre nazis».

    PAX CHRISTI

    DIEGO DEMETRIO ORELLANA
    IN OCTAVA DOMINICA SEPTUAGESIMA, AD MMXIII
  • Flavio Esteban Gonzalez Ordoñez 
    LO QUE USTED DICE TIENE INMENSA SEMEJANZA Y SIMILITUD EN FORMA Y FONDO CON LAS MANCHAS QUE ESTÁN EN LA LONA DE LA QUE EN UN COMIENZO FUE MI COMENTARIO. PARA MI CRITERIO ESAS RAYAS Y MANCHAS NO HAN SIDO HECHAS POR ARTISTAS URBANOS,PARA MÍ ESTÁN HECHAS POR VAGOS SIN CULTURA...
  • Diego Demetrio Orellana Flavio Esteban Gonzalez Ordoñez: seguramente están hechas por personas sin niveles educacionales, vagas o no, y su participación en la escena no representa esa interacción entre artistas y público que este triste proyecto «Ncaja» postula. 

    AD GLORIAM DEI IN ANNUS FIDEI

    DIEGO DEMETRIO ORELLANA
    IN OCTAVA DOMINICA SEPTUAGESIMA, AD MMXIII
  • Flavio Esteban Gonzalez Ordoñez
    POR SUPUESTO, PERO SE IMAGINA USTED QUE A LAS 24 HORAS DE COLOCADAS LAS LONAS YA ESTÁN MANCHADAS...POR RESPETO A LOS ARTISTAS, QUIENES SON LOS QUE SE SUBEN LA TARIMA A BRINDAR UN ESPECTÁCULO, SIN RESPETARSE A SÍ MISMOS... ES UNA LÁSTIMA...
  • Pattar Ayala
    Perdón por entrometerme. Tal vez no sea tan culto como muchos de aquí; a lo mejor ni siquiera puedo escribir bien, pero lo que sí sé es que el arte no solo es lo hiperrealista, bodegones, retratos, tallados y bueno, muchas cosas más, a lo mejor los tiempos han cambiado y las tendencias también, aún así, solo diré: si da Vinci, Picasso, Andy Warhol hicieran solo una de esas rayas o manchas no existiera ni siquiera este comentario porque esta sería un espacio totalmente cultural y esas manchas valieran mucho dinero; en fin, el punto es que nadie está en posición de decir y definir a nadie de vago. Tal vez todos tenemos un punto de vista diferente pero para poder decir algo, para poder criticar algo deberíamos empaparnos mucho más del tema; además, si hablan de morlaquía pues el día de este festival, en Santo Domingo, estuve ahí y pude ver cómo familias enteras miraban este espacio: personas de la tercera edad, personas discapacitadas, jóvenes, adultos, niños ¿o será que todos ellos también son vagos?
  • Diego Demetrio Orellana El mal gusto de un experimento artístico que representa per se una tomadura de pelo a la comunidad, auspiciado con dinero público, es lo que se cuestiona en este espacio.

    Las opiniones mayoritarias convergentes a mostrar rechazo hacia esta manifestaci
    ón artística confirman, in spiritus et veritas, que no es un proyecto con el suficiente aura popularis, mientras no se trata de defender posturas caducas del arte ya que éste evoluciona, diem per diem, pero también el arte contemporáneo puede ser de gran talento o de pésima categoría y para deteminarlo no necesitamos ser eruditos, sencillamente debemos revestirnos de sensus comunis o sentido común y sabremos que con experimentos de esta naturaleza pretenden burlarse, dentibus albis, de nuestra inteligencia. 

    Gracias por su opinión, Pattar Ayala, y gracias a todos por expresar coram populo vuestros respetables criterios. 

    LAUDEMUS AD DEUM IN ANNUS FIDEI

    DIEGO DEMETRIO ORELLANA
    IN OCTAVA DOMINICA SEPTUAGESIMA, AD MMXIII
  • Taller Diegomuñoz Increíble malgasto público en un trabajo sin pies ni cabeza; pienso igual a los tantos ciudadanos que creen que se está atropellando la palabra arte urbano o arte; esto es una muestra de gente que quiere sorprender en la ciudad de Cuenca y termina estrellándose contra el suelo, creo por falta de conocimientos; es atrevido pedir una suma de dinero tan grande para crear una copia mal echa de un burlesco graffitero que cree que el graffiti no es pintura y está alegado enormemente de ser un compromiso serio por el arte; comparto esta información porque indigna de verdad que se burlen de artistas serios comprometidos por generar un mundo creativo y sobre todo participativo e incluyente, una pena por ETAPA y todas las empresas que han sido sorprendidas por un pedigüeño proyecto de mal gusto y poca creatividad; paz en su tumba a esta caja donde es claro que muere el amor por el arte!!!
  • Juan Carlos Carpio 
    ¿Y en base de qué estética en particular se supone que concluyamos en que es el mal gusto?
  • Diego Demetrio Orellana Juan Carlos Carpio: No se requiere, creo yo, estudiar ningún tratado de Estética para definir que este proyecto es de pésimo gusto. Basta contemplarlo en la Plazoleta de Santo Domingo para saberlo guiados por nuestro «sensus comunis» o «sentido común».

    PAX CHRISTI, 

    DIEGO DEMETRIO ORELLANA
    IN OCTAVA DOMINICA SEPTUAGESIMA, AD MMXIII

    • Cristian F Carrillo Así esta la sociedad actual; yo pienso que debe haber un conocimiento más profundo del arte y está claro que cada ser es libre de expresarse en este caso por medio del arte, pero no por eso podemos hacer lo que se nos venga en gana; creo que un artista debe conocer por lo menos los medios estéticos y el trabajo que implica el mismo, el hombre debe evolucionar; está bien pero siempre manteniendo claro el camino en el que estás...
    • Diego Demetrio Orellana Gracias, Cristian F Carrillo, por sus expresiones que reflejan su vocación auténtica de artista y que demuestran sus sentidos reparos a este tipo de manifestaciones que no son más que tomaduras de pelo en la capital de la morlaquía. 

      LAUS DEO IN ANNUS FIDEI,

      DIEGO DEMETRIO ORELLANA
      IN OCTAVA DOMINICA SEPTUAGESIMA,
      AD MMXIII
      • María Arévalo Peña La idea de ubicar en la ciudad una caja itinerante en la que se cree y se recree el arte, me parece positiva y alternativa, pero llevada a la práctica, y ante los resultados de los que dan cuenta las fotos, concuerdo en que el invento ha devenido en un adminículo que sirve para desahogar los instintos dañinos de las personas que se solazan garabateando en espacios propios y ajenos. De modo que tiene alguna utilidad, pues las paredes de los edificios que estén cerca de esta caja se salvarán de las manifestaciones violentas de estos malos ciudadanos -que no artistas-. Sin embargo, considero que la propuesta, para tan poco provecho, es muy costosa.
      • Diego Demetrio Orellana Gracias a usted, María Arévalo Peña, por crear conciencia con su sensata opinión. Un abrazo fraternal, 

        PAX CHRISTI, 

        DIEGO DEMETRIO ORELLANA
        IN OCTAVA DOMINICA SEPTUAGESIMA, AD MMXIII

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada