martes, 3 de noviembre de 2015

CUENCA DEL ECUADOR: IN HONOREM LIBERTATIS

Todos los Santos, Cuenca - Ecuador

La capital de la morlaquía celebra hoy, 3 de Noviembre del año 2015, el centésimo nonagésimo quinto aniversario de su independencia y desde este espacio saludamos, ex tota fortitudine, a la urbe que, in aeternum, conformáse de pródigas campiñas por todos sus alrededores, mientras su configuración urbana es hermosa, con un centro histórico que es un relicario de cultura, arte e historia in honorem veritatis.
Vista de Cuenca en su parte septentrional


La ciudad es atractiva tanto antaño como hogaño y, ad initium tertio millenio, aún es posible de maravillarnos con la histórica descripción que sobre Cuenca hiciere, uno de sus célebres corregidores en la Colonia, don Joaquín de Merisalde y Santisteban, quien al ver las extensas planicies morlacas, en 1765, exclamó in scriptis: «…Hace a la vista tan hermosos lejos que no se halla otra planta de mejor sitio en toda la provincia…».


Huerto patrimonial de las Madres Oblatas


Casi al mismo tiempo, el Padre Juan de Velasco, S.J, escribía de verbo ad verbum: «Si hubiera de estar a los relatos fabulosos de algunos escritores que quisieran poner el Edén en algunas pintorescas regiones de América, me tentaría a colocar el paraíso terrestre en la provincia de Cuenca...». In illo tempore/ En aquel tiempo, el P. Velasco escribía la historia del Reino de Quito y nuestra urbe era ya una destacada ciudad de la Real Audiencia de Quito y su natural belleza era, tanto como hoy, el atributo esencial de su vera effigies.




El sabio Francisco José de Caldas, en su memorable visita a la urbe, escribió a inicios del siglo XIX ad peddem litterae: «La ciudad presenta a mis ojos el espectáculo más grande y una naturaleza, la más risueña».



Más tarde, Monseñor Federico González Suárez, el excelso historiador de la República y futuro Arzobispo de Quito, cuando vivía en Cuenca, entre 1872 y 1883, había escrito de nuestra urbe ad litteram: «...Gil Ramírez Dávalos no podía haber escogido mejor sitio para fundar la ciudad, que entonces solían llamar nueva Cuenca del Perú... Campos de primavera son, por cierto, aquellos en los que está edificada Cuenca... Y en este hermoso valle vive un pueblo que cree en Dios con fervor, ama la paz como otro ninguno, gusta del trabajo y se complace en ser hospitalario...».




En este vasto espacio geográfico que, ex admirationem, encantaba a Merisalde, al P. Velasco, a Caldas y a González Suárez surgió una comunidad dueña de indelebles señas de identidad y una gran personalidad histórica in patria nostra. El espacio en el que emplázase aún nos recuerda a la antigua Guapdondelig o «Llano grande como el cielo» de los cañaris, a la bella Paucarbamba o «Campo cubierto de flores» y a la vieja Tomebamba o «Valle del cuchillo», del incario, mientras sus grandes avenidas configuran centros neurálgicos alrededor de los cuales levántanse nuevos barrios y complejos habitacionales de la Atenas del Ecuador.


El huerto familiar con geranios, helechos, cactus y sauco blanco


La urbe, en cuyo himno defínesela como «Reina hermosa de fuentes y flores» es productiva para el cultivo de plantas de bellísima floración, hecho que demuestra su prodigiosa fertilidad. Algunas de ellas son típicas del sector, como los geranios runas, así llamados por el vulgo a una de las especies de «Geranium» más común en los jardines locales, en donde entremézclase mágicamente con diversos tipos de flores y plantas. De la familia «Geraniáceas», que tiene unas 750 especies in omnia Terra, el geranio de jardín suele ser del género «Pelargonium» y tiene tallos gruesos, suculentos y casi siempre muy aromáticos, mientras que las especies silvestres son plantas bajas, rastreras y sin olor. El «geranio runa» existe por toda la ciudad y en muchos huertos interiores de las viviendas. Hay de variados colores, mas el rojo y el fucsia intenso resaltan en varios espacios verdes de las casas de la localidad. Es utilizado con fines medicinales y, desde antaño, ha sido grande su fama como buen cicatrizante in puris naturalibus.
Claustro de Santo Domingo, Cuenca del Ecuador


No solo las emblemáticas casas de vieja solera son dueñas de un raro encanto, también los jardines interiores de sus conventos y monasterios son poseedores de una peculiar atmósfera que atrae las miradas de todos cuantos tienen la oportunidad de contemplarlos amabilis et singularis, para descubrir curiosos secretos de vieja data que, ipso facto, dan cuenta de la centenaria condición de la ciudad «Patrimonio Cultural de la Humanidad», urbe semper intemerata.


El Amancay o Flor del 3 de Noviembre


La flora del perímetro urbano de Cuenca, al interior de las edificaciones patrimoniales, es peculiarísima, por cuanto represéntase en un compendio de plantas de especies vegetales únicas, que han dado personalidad propia a los huertos de las viejas casas cuencanas.


Admirabilis semper Concha est in mundum universum/ Admirable es Cuenca en todo el mundo y cuando la urbe celebra sus 195 años de independencia valga la oportunidad para rendirle pleitesía. Es el día en que rememoramos la gesta libertaria de nuestros próceres; Tomás Ordóñez, Joaquín Salazar y Lozano, José María Vázquez de Noboa, Gerónimo Illescas, Javier Loyola, Pedro y Felipe Serrano, León de la Piedra, José Hidalgo de Cisneros, Joaquín Astudillo, Zenón de San Martín, Ambrosio Prieto, Vicente Toledo, Javier Loyola, Fernando Coronel, entre otros valientes luchadores que consiguieron nuestra libertad del oprobioso yugo español in diebus illis. Rememorar sus acciones es un deber cívico in honorem libertatis.

SALVE CONCHA IN HAEC SOLLEMNIS ANNIVERSARIA,

Diego Demetrio Orellana

Datum Concha, ad initium mensis novembris, die III, currentis Anno Domini MMXV, octava Dominica XXX per annum

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada