jueves, 1 de marzo de 2012

MARZO


Marte, Venus y las tres Gracias/ Jacques-Louis David

Museo de Bellas Artes de Bélgica.

*

En el calendario gregoriano es el tercer mes del año y tiene 31 días. La etimología enseña que esta palabra viene del Latín, idioma sempiterno y culto en donde se lo conoce como «MARTIUS» o «MARTII». En la antigua Roma lo consideraban como el primer mes en el calendario romano. En efecto, al comienzo de la fundación de la milenaria ciudad, dicho calendario tenía 10 meses y principiaba en marzo, pues enero y febrero fueron añadidos en el año 340 A.C. por el edil Flavio.

Martius tiene su origen en el nombre de Marte. Como se sabe, Marte es el dios romano de la guerra y su imagen, junto a la diosa Venus, inicia esta nota, en un bello cuadro neoclásico del pintor galo Jacques-Louis David.

Marzo es también llamado el «mes de la primavera» debido a que esta estación empieza el 21 de dicho mes en el Trópico de Cáncer.

Paisaje de la morlaquía en «El Cajas»

En la morlaquía, los dichos populares referidos al mes de marzo son curiosos y están vinculados con las tradiciones populares y religiosas, ya que en la ciudad de Santa Ana de los Ríos de Cuenca las personas se caracterizaron siempre por sus fuertes convicciones cristianas y católico romanas, las que hacían que se vinculara al mes de marzo con la Cuaresma; así, los viejos habitantes de la morlaquía adoptaron un dicho castizo que dice: «No hay marzo sin Cuaresma».

Por otro lado, nuestras abuelas contaban que marzo estaba siempre considerado como un mes de aguas, pues las lluvias eran comunes en esta época. Debido a ello, antaño solían decir, tanto allende los mares cuanto aqueste la morlaquía, este conocido dicho de la lengua de Castilla: «Marzo de lluvias cargado hace al año desgraciado».

San José, cuya fiesta es el 19 de marzo
Bartolomé Esteban Murillo (1617 – 1682)

Y como el 19 de marzo se celebra la fiesta de San José y en épocas de lluvias el caudal de aguas de las quebradas y ríos de la región crecía, favoreciendo la proliferación de los anfibios, nuestros antepasados acuñaron la expresión: «Por San José los sapos se comienzan a ver».

En España la lengua de Castilla fue más generosa con el mes de marzo y los dichos populares fueron siempre más profusos y creativos también, habiéndose trasladado sin inconvenientes a nuestro continente, como lo prueba el siguiente ejemplo:

«Marzo, los almendros en flor y los mozos en amor»

Y es que los almendros de flor, de porte arbóreo o arbustivo, se cultivan mucho por su profusión de flores vistosas, de color blanco o rosado y han sido capaces de inspirar el dicho tan curioso que ahora comentamos.

Por otra parte, los habitantes hispanos se guiaban de la superstición para atribuir gratuitamente a marzo un común peligro: el de que coincida con la Pascua, pues esta fiesta móvil de nuestra Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana a veces suele caer en la tercera semana de este mes, cuando la primera luna llena después del equinoccio de primavera está cercana o inmediata al 21 de marzo, hecho que determinó justamente, en la tradición religiosa, el cálculo para fijar justamente a la Pascua Florida de Resurrección.

«Pascua marzal, hambre, guerra o mortandad»

«Pascua marzal, miseria mortal»

«Pascua marzal, o por mucho bien o por mucho mal»

«Pascua Marcelina, hambre canina»

«Pascuas marzales, hambrientas o mortales»Asimismo, en la lengua castellana, algunos dichos populares referidos a marzo se han creado como una especie de pronósticos atmosféricos en donde es palpable, de profundis, la capacidad creativa para jugar con las palabras en la lengua castellana y definir a marzo en sus peculiares y esenciales características:

«Niebla en marzo, heladas en mayo»

«Nieblas en marzo, aguas en mayo»

«Si marzo ventea, abril cantalea»

«Si marzo marcea, abril aguanavea»



Basílica de la Sagrada Familia, Barcelona - España
*

«Cuando en marzo truena, cosecha de almendra»

«Febrero es loco y marzo no poco»

«Marzo ventoso y abril lluvioso/ sacan a mayo florido y hermoso»

Imagen típica de la Plaza de las Flores, Cuenca - Ecuador.
*

También, los habitantes de España decían, verbi gratia, que si en el mes de marzo hace buen tiempo, lo cual es propio del mes de mayo, en este último mes el tiempo será malo:

«Cuando marzo mayea, mayo marcea»

«De marzo al revés, cuida la res»

DIEGO DEMETRIO ORELLANA

Datum Concha, apud flumina Tomebamba, ad initium mensis martius, die I, reparata salute Anno Dominicae Incarnationis MMXII, in calendas martii.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada